Ecuador: a cien años del bautismo de sangre. II parte

Ecuador

Por Diego Farpón. LQSomos.

Implantación del modo de producción capitalista y lucha de clases
II parte: Gran Guerra, crisis y organización del proletariado

IV-La Gran Guerra

Hace un siglo las consecuencias de la Gran Guerra -la guerra que iba a acabar con todas las guerras y que dos décadas después pasaría a ser llamada I Guerra Mundial ante el estallido de otra gran guerra- hacían estragos. La situación para el Ecuador no será excepcional: como señalamos anteriormente, mediante la exportación del cacao la economía guayaquileña implantó las relaciones de producción capitalistas y, no sólo eso, sino que adquirió protagonismo internacional. En otras palabras: la economía guayaquileña ha ligado su futuro, en lo fundamental, al futuro del cacao. A su vez, el proletariado -que incluye movimientos de población de la sierra a la costa en busca del novedoso salario- está atado, irremediablemente, al cacao.

Ahora vamos a observar unos datos:

“En el mercado de Nueva York, el precio de cacao bajó de un máximun de 26 ¾ centavos de dólar por libra en marzo de 1920 a 12 centavos en diciembre de ese año, y a un mínimo de 5 ¾ centavos en 1921 (…)”.

El precio del cacao cae en picado. Y a su vez:

“(…) mientras en 1916 se había exportado más de un millón de quintales de ese producto, [el cacao,] en 1923 sólo se exportaron 640 mil. Y la caída de los precios, sumada a la merma del volumen de las exportaciones, hizo descender el valor de éstas, de 20.220,000 dólares en 1920 a $ 9.360,000 en 1921, $ 10.600,000 en 1922 y 7.580,000 en 1923” (el proceso de dominación política en Ecuador, Cueva, Agustín).

La situación económica es, pues, explosiva: la implantación del modo de producción capitalista en el Ecuador se ha realizado bajo la dominación y dependencia del cacao, y el mercado mundial, agotado tras la Gran Guerra, no es capaz de absorber los niveles de producción que permitan mantener la dinámica de la economía ecuatoriana.

V- La competencia mundial

Añadamos un último elemento: el mercado mundial lleva aparejada la competencia y la especulación. El cacao no tardó en ir más allá de sus originales lugares de producción. De esta manera, lo que en principio pudiera parecer un camino de rosas para la acumulación capitalista en determinados países -Brasil, Ecuador, Venezuela- no tardó en ser una feroz lucha por el mercado mundial. Y el cacao se puso en marcha. En primer lugar, el cacao llegó al Caribe. Más tarde daría el salto al continente africano.

A principios del siglo XX el cacao africano sufrió un fuerte impulso, en algunos países que, además, aún eran colonias, lo que les daba ventajas tributarias. La Gran Guerra reorganizó el mercado mundial del cacao, y los países de África, sometidos a la dominación y explotación coloniales, desplazaron el eje de la producción mundial desde América hasta sus tierras.

VI- Lucha democrática y organización del proletariado en el Ecuador

A finales de 1905 -de hecho el último día, el 31 de diciembre- se fundó la Conferencia Obrera del Guayas: el sindicalismo ecuatoriano se ponía en marcha. Entre sus reivindicaciones encontramos elementos propios del movimiento obrero en sus inicios, tales como lograr la semana laboral de seis días o la jornada laboral de ocho horas.

Como sabemos, ningún modo de producción es puro. El modo de producción capitalista en este o aquel país está atravesado por las contradicciones que, a lo largo de la historia, le han golpeado, así como por las herencias del pasado, que lo han moldeado.

Poco a poco, a medida que se implantan capitalismo y proletariado, a medida que la burguesía se constituye en realidad dominante, la clase busca caminos mediante los cuales enfrentar la explotación capitalista. Hay, pues, en esta época una mezcla de organizaciones artesanales, del viejo mundo que no quiere perecer, y obreras, del nuevo mundo que, en estos años, está pariendo el Ecuador.

“Los elementos de las clases medias, el pequeño industrial, el pequeño comerciante, el artesano, el labriego, todos luchan contra la burguesía para salvar de la ruina su existencia como tales clases. No son, pues, revolucionarios, sino conservadores. Más todavía, reaccionarios, pues pretenden volver atrás la rueda de la historia. Todo lo que tienen de revolucionario es lo que mira a su tránsito inminente al proletariado; con esa actitud no defienden sus intereses actuales, sino los futuros; se despojan de su posición propia para abrazar la del proletariado” (El Manifiesto Comunista, Engels, Marx).

El inicio del siglo XX ve nacer algunas organizaciones que expanden el ideario anarquista y el socialista. En 1909 tendrá lugar el I Congreso Obrero Ecuatoriano.

En 1911 el movimiento obrero ecuatoriano se movilizará, por primera vez, el 1º de mayo.

I parte: la importancia del cacao en la historia del Ecuador

Otras notas del autor

Síguenos en redes sociales… Mastodon: @LQSomos@nobigtech.es Diaspora*: lqsomos@wk3.org Telegram: LoQueSomosWeb Twitter: @LQSomos Facebook: LoQueSomos Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar