El Bosón del Opus

 

Ahora que la ciencia anuncia haber desvelado por fin la existencia del Bosón de Higgs o “partícula Dios”, uno de los mayores misterios de la materia, quizá sea posible incidir en la auténtica naturaleza metafísica del Opus Dei y su capacidad de manipular la realidad desde éste su gobierno. Así quizá, con la revelación de ese tabú fáctico, algún día podamos rebelarnos en serio y todos juntos contra la contrariedad, aunque no sea necesariamente revueltos. Más bien como puñados de arroz que como masa de cemento. Mientras tanto, miserere nobis. Abonando estamos el diezmo espiritual de 10.000 millones del ala y con el agua al cuello. Con ello compramos cilicio, penitencia y purgatorio. Porque el anhelado reino de los cielos queda demasiado lejos. Tan lejos por lo menos de la bajada de la prima de riesgo.

 

 Decididamente, a sentarse a la derecha de Dios Padre sólo pueden aspirar los ricos de este convoluto. 

 

 – El hallazgo de la divina partícula maldita

 

* Director del desaparecido semanario "La Realidad"

 

Más artículos del autor

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar