El cuarto poder sin poder

Cuarto poder

Por Betzie Jaramillo. LQSomos.

Malas noticias para la noticia

¡Dejadme en paz! es el grito sordo que se escucha en el último informe de Digital News Report 2022 sobre la percepción de las noticias en el mundo y en España están especialmente hartos, mucho más que en la mayoría de los 46 países analizados. Lo dicen claro y con cifras en la sección española del reporte. No quieren noticias del covid ni de la guerra de Ucrania o de política y las evitan deliberadamente. No les creen, no les interesan, les deprimen, no les sirve y por primera vez los que desconfían de las noticias en general (39%) superan a los que confían en ellas (32%). Las cifras se disparan en los jóvenes (51%). Estas malas noticias sobre las noticias arruinaron la falsa ilusión de los buenos datos de confianza de los años de la pandemia que nos tuvo encerrados, aislados y pendientes de la información sobre el covid. 2022 retoma la imparable cuesta debajo de los últimos años y no se atisba solución para frenarla.

La gran dimisión de los lectores tituló Vanesa Jiménez, directora adjunta de CTXT, al incierto momento que vive la prensa. Lágrimas de tinta negra en todos, los pequeños, medianos y grandes. Sí, las grandes marcas del periodismo, incluida la televisión y la radio, tampoco se salvan y todos caen en confianza. El que más, Tele5, aunque ninguna de las grandes marcas supera el 50% según DNR2022. Normal que no confíen si se tiene en cuenta que la mayoría percibe que esos medios no son independientes y los dominan el poder político (61%) y empresarial (57%). Sólo nos supera Grecia en desconfianza. Si se agrega el creciente desinterés informativo, el panorama es de “Winter is coming” para el cuarto poder. Resistiendo tras el muro que los separa de un futuro impredecible, buscan remedios en el jardín de las redes sociales para volver a captar la atención. En ellas vive el público joven que en un 60% prefiere informarse en TikTok, Facebook, Whatsapp, Twitter, Twitch, Instagram etc. Todos buscan esa apreciada y despreciada audiencia, atrapar su atención esquiva que los salve del derrumbe.

No lo tiene fácil, la atención anda distraída. Atraparla es como intentar cazar una mosca de vuelo errático. Cada día, los cerebros de los 5.000 millones de personas conectadas a internet son asaltados por una armada de mensajes con munición de todo tipo. Ofertas, memes, gatitos, opiniones, publicidad, fakes, convocatorias, podcasts, newsletters, notificaciones, aplicaciones, música, películas, vídeos, puzzles que intentan impactar en la zona de la atención. En medio del humo y el ruido, las noticias sólo son una bala más en medio de esta batalla por conquistarla. Las noticias, el ladrillo con que se construye el periodismo, están perdiendo el pegamento: confianza e independencia. Y la torre vigilante del periodismo se tambalea peligrosamente. Es una mala noticia para las empresas de prensa a las que no le salen las cuentas y pésima para los ciudadanos con un cuarto poder sin poder ante el abuso. El Digital News Report 2022 sólo constata lo que hay, no ofrece soluciones. Si se le ocurre alguna, no dude en compartirla en loquesomos.org.

Más articulos de la autora

Síguenos en redes sociales… Mastodon: @LQSomos@nobigtech.es Diaspora*: lqsomos@wk3.org Telegram: LoQueSomosWeb Twitter: @LQSomos Facebook: LoQueSomos Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar