El desencanto

Por Pepe Gutiérrez-Álvarez. LQSomos.

Sigue siéndolo…
Una de las películas más insólitas del cine español. Inicialmente pensada como un cortometraje, pero la calidad del material rodado y el interés de lo que se contaba animaron al realizador y al productor -Elías Querejeta- a dar el salto del corto al largometraje.

Las confesiones, recuerdos y reflexiones de la viuda y los hijos del poeta Leopoldo Panero en torno al concepto de familia, de la sociedad, de la cultura y la figura del padre superaban en mucho la anécdota personal para convertirse en una extraordinaria disección de un tiempo y un país. Creyendo que podía ser tema para un cortometraje, Jaime Chávarri le contó al productor Elías Querejeta que la familia de su amigo Michi se había visto obligada a vender pertenencias de su padre para sobrevivir. La familia no era otra que la de Leopoldo Panero, poeta de la generación del 36 y luego considerado por algunos como el poeta oficial del franquismo. Su viuda, Felicidad Blanc, y sus hijos Juan Luis, Leopoldo María y Michi parecían dispuestos a expresarse ante las cámaras, con la condición de no saber ninguno lo que los otros hubieran dicho. Logró el director que los cuatro se confesaran íntimamente, sin rubor, desvelando recuerdos, ajustando viejas cuentas, levantando polvo escondido bajo las alfombras… Impresionados con el resultado, productor y director acordaron que el proyecto debía ser un largometraje documental, por insólita que entonces fuera una propuesta semejante.

Tras nueve horas rodadas a lo largo de un año y cinco meses de montaje, El desencanto se concluyó, como recuerda Emilio Toibero, «poco después de que un largo proceso tromboflebítico acabara con la existencia del generalísimo Francisco Franco», lo que quiere decir que cuantos hicieron la película trabajaron «atravesados por la inevitable descomposición, tensa y mortuoria» del franquismo. El mismo año en que se estrenó se aprobó en referéndum la llamada Ley de Reforma Política, mientras que a Santiago Carrillo le detenían disfrazado con una peluca… Al film «empezaron a sacarle significado político quienes en la muerte del padre encontraron una sinonimia con la muerte de Franco… La sociedad española estaba entonces en total decadencia», le comentó Jaime Chávarri a Ruth Baza.

Siempre bajo la sombra alargada del padre muerto, personaje que la película nunca muestra, con excepción de la estatua cubierta por una lona sujeta con cuerdas, como convidado de piedra, la viuda y los tres hijos desgranan ante las cámaras aspectos de su familia, que para el menor de ellos, Michi Panero, representan «la sordidez más puñetera que he visto en mi vida», la historia de un derrumbamiento, el final de una época. En uno de los encuentros más duros de la película, Leopoldo María asegura que a la muerte del padre «no nos convertimos en la metáfora paterna, sino en su realidad». Felicidad Blanc reconoció en una entrevista de Tomás Delclós que durante el rodaje «mis hijos se confabularon contra mí: cuando Leopoldo me responsabilizó de haberlo enviado a un psiquiátrico, lo hizo a traición. Antes de rodar habíamos quedado en hablar de otras cosas, de recuerdos… Al verme atacada me puse muy nerviosa».

Sobre la personalidad de Felicidad Blanc, quizás el personaje más inquietante de la familia, a pesar de su elegante serenidad, o precisamente por ella, escribió Jorge Semprún: «Luminosa y oscura como una madre; tierna y cruel como una madre; comprensiva y cerrada como una madre; estimulante y castatriz como una madre. Hay que oírla a ella misma, hay que verla, hay que ponerse a la escucha de estas voces que nos hablan de nosotros, de lo más turbio y soterrado de nuestra intimidad».

Que El desencanto es una película que va más allá «del circuito cerrado de la familia Panero» fue defendido, entre otros, por Fernando Lara: «Sus testimonios conforman un relato en el que aparece la configuración más íntima de la familia burguesa española, sus módulos de comportamiento, su sistema de relaciones. Los problemas exactos de estas personas pueden no identificarse plenamente con los del espectador por estar llevados a un clímax que quizá supere la media habitual, pero el entramado es el mismo, el trasfondo idéntico».

La película muestra «la célula primaria del franquismo», aunque, según Chávarri, «lo único que enseña El desencanto es una parte de la máscara que se lleva en la vida».

La “ficha

El desencanto. Año 1976. Duración 97 min. País España.
Reparto: documental con intervenciones de Felicidad Blanc,
Juan Luis Panero, Leopoldo María Panero, Michi Panero.
Dirección y guion: Jaime Chávarri. Música: Franz Schubert
Fotografía: Teodoro Escamilla. Productora: Elías Querejeta

Leopoldo Panero, poeta, murió en Astorga, donde había nacido, en el año 1962. Catorce años más tarde, las personas que más íntimamente estuvieron ligadas a él, Felicidad Blanc, su viuda, y sus tres hijos, recuerdan aquel caluroso día de agosto. El recuerdo queda sometido a algo más que aquella fecha. Surgen otras vivencias. Y a través de la palabra y del recorrido por habitaciones, objetos, calles y lugares perdidos, se desvela la historia de unos años y de unas personas unidas por vínculos familiares que en ningún momento huyen de la expresión de sus diferencias y sus identidades.

Más artículos del autor

Síguenos en redes sociales… Mastodon: @LQSomos@nobigtech.es Diaspora*: lqsomos@wk3.org Telegram: LoQueSomosWeb Twitter: @LQSomos Facebook: LoQueSomos Instagram: LoQueSomos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar