El fósforo

La vida, intramuros, es una lucha constante, recoger escombros de lo que va quedando y construir con casi nada. Apenas unos huesos, unas miradas, unos recuerdos.

Pero es que además, la vida extramuros, más allá de las ruinas que hacen tropezar las rutinas del amor y de la familia, es hoy día, tan profundamente descorazonadora que sólo nos queda inocular miedo a los que nos convierten en parias sin pudor y sin decencia.

Tan simple como complicado.

 Y yo me pregunto, ¿Cuál será la llama que encienda toda esta tierra?

¿Cuándo será ese momento precioso en el que este archipiélago de luchas se convierta en una sola?

A la vista de todos está que los pueblos no pueden más. Ni los vascos, ni los andaluces, ni los gallegos, nuestros pueblos no pueden llevar más hambre, más cárcel, más cadenas cargadas a sus espaldas.

Con la dignidad tan encorvada, ya no duele mirar de frente.

Sólo hace falta un fósforo para prender fuego.

Uno sólo que prenda.

Uno sólo para que teman.

Un fósforo, ahora, que  la mordaza y la miseria están tan calientes.

* Si vis pacem

Otras notas de la autora

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar