En Rojavâ: encuentros y reflexiones desde Suleymanyeh

Rojavâ

Por Agencia Mp3*. LQSomos.

Esté lunes, 13 de junio de 2022, las Brigadas Internacionales en Solidaridad con el Pueblo de Rojavâ tuvieron oportunidad de reunirse con la delegación de la Federación Norte de Siria en Suleymanyeh

Las primeras dos horas de reunión se centraron en la situación tras el comienzo de repliegue de fuerzas turcas a lo largo de la frontera entre Bakur y Rojavâ. Las fuerzas de autodefensa se sienten preparadas para anestesiar al ejército de ocupación y a los batallones paramilitares que acompañan los intereses imperialistas de anexión de territorios que se reproducen en la mente genocida-fascista de R. T. Erdogan.

Tras haber parado los pies y eliminar al Estado Islámico en 2015, argumentan que la liberación de muchas aldeas, pueblos y ciudades donde no existe un predominio étnico kurdo; sino árabe, sirvió para dar a conocer el funcionamiento del Confederalismo Democrático y, en especial las mujeres, activasen dinámicas de empoderamiento hacia la ruptura con el sistema patriarcal predominante en Oriente Medio; en especial en las zonas donde Daesh ocupó en mayor grado temporal. La colección de trabajos en base a mutuo conocimiento de los muy o poco diferentes contextos, argumentan: dotó de un más firme vuelo a unas alas de libertad basándose en pilares de democracia radical y sistemas de autogobiernos horizontales con representación igualitaria de mujeres y hombres.

Adentrándose en la inminente ocupación turca, alegan que el Gobierno turco no aprovecha que la mira internacional esté puesta en Ucrania para solapar los desastres que comporte un nuevo enfrentamiento. Es cierto que alrededor de 2015 y con la expansión del Estado islámico, la óptica no estaba encima de los intereses expansionistas fascista-otomanos; mas no se han completado dos años tras quedar en evidencia que la agresión sufrida por el pueblo de Armenia en la región de Arstakh-Nagorno Karabaj, fue titireada por los hilos de Turquía y Aliyeb, presidente de Azerbaiyán, respondía al ejemplo de complicidad que en Kurdistan es perfectamente extrapolable a la dinastía Barzani.

La reunión transcurrió sobre las vidas humanas, posibles víctimas y/o familias que hayan de huir de su hogar con la desesperanza de quizá no regresar; el proceso de democracia horizontal y las dinámicas de diario empoderamiento de una Revolución, a todas luces feminista y rupturista con los esquemas patriarcales pasados, luchan por perseverar los avances en términos ecológicos que han contrarrestado los ataques que sufre el medio ambiente debido a los intereses que en materia económica pueden sustraerse y quedar impunes debido al peso de interés que radica en otros Estados miembros de la OTAN.

La apertura de presas, el desvío del cauce de los ríos o la creación de ciudades artificiales, suponen grandes brechas en la herida medioambiental. Además, el miedo subyace en quienes ocupan esas nuevas ciudades; el gobierno turco suministra lotes de vivienda a la agenda de líderes paramilitares creadores y protagonistas de la desestabilización de la zona. Si bien no hay una procedencia geográfica concreta; si la hay económica. Divisas saudíes, qataríes y fortunas de miles de millones que desde los señores de la guerra, tienen enlace directo con bandas terroristas que, si no responden a las siglas del ISIS; sí lo hacen a la activación de células dormidas/silenciadas.

En la evolución de la Revolución, tras la proclamación de la Federación, una de las prioridades a tratar desde las primeras páginas es la cuestión sexual e identitaria.
La KongraStar (de la que más adelante hablaremos) aglutina a las diferentes asambleas de mujeres que trabajan en los diferentes espacios alrededor de la administración. Nos explican que los pasos a seguir tienen una dificultad que trasciende en allanar un camino lleno de piedras con muchos y afilados picos: «No han pasado más de ocho años y hemos de recordar que dentro de esta revolución permanente, la cultura patriarcal sigue vigente en nuestras vidas. A este patriarcado lo nutre la fuerte cuestión religiosa; hay una generosa ambivalencia: independientemente de la cuestión étnica; hay mujeres kurdas, sirias y asirias que profesan el Islam y el Cristianismo dentro de sus diferentes variantes; a ello se le une la negación y represión que los colectivos dentro de las siglas LGTBIQ+. Está en la agenda, no lo dudamos. Pero hay esquemas que desgraciadamente van muy lentos e iremos activando dinámicas en base a la respuesta y sensibilidad frente a un, a todas luces, tabú social. Está en la agenda y se abordará lo más temprano que se pueda. Que Turquía invada nuestras tierras sería demencial ante los progresos realizados en asignaturas de libertad y respeto desde y hacia toda la ciudadanía».

* Brigadas de trabajo en Solidaridad con Rojavâ. Vía Albar Arraitz San Martín, participante en la Brigada de Solidaridad

Primera crónica. Voluntarios en Rojava: romper el bloqueo
Segunda crónica: Marcha global por Kurdistán
Tercera crónica: ¡Nos cerraron el paso, pero no hemos fracasado!

Síguenos en redes sociales… Mastodon: @LQSomos@nobigtech.es Diaspora*: lqsomos@wk3.org Telegram: LoQueSomosWeb Twitter: @LQSomos Facebook: LoQueSomos Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar