España: Inmigrantes rotos

Estamos en plena campaña electoral y, entre el alud de promesas y propuestas con las que los políticos nos ensucian los oídos y la inteligencia, destaca por su virulencia y carga xenófoba, la referente a la inmigración.

Desde el “esto es una avalancha” hasta el “aquí no cabemos todos” pasando por el “vienen a imponernos su cultura” o el “con los inmigrantes ha crecido la delincuencia”, el mensaje que más profundamente está calando a pie de calle es el injusto “vienen a quitarnos el trabajo”.

Evidentemente, de la extrema derecha española y de sus correligionarios insulares, no podemos sorprendernos por su discurso xenófobo de “mano dura” que culpa a los inmigrantes de todos los males que aquejan a España y colonias. Pero lo que se niegan a decirnos o reconocer es que esos males vienen de muy atrás. No sé porqué, me estoy acordando ahora mismo de un 18 de julio de 1936 que nos sumió en una terrible noche que duró cuarenta años y, casi treinta y tres años después de que muriera el genocida Franco (1975), “padre putativo” (no le saquen doble lectura aunque la tenga, eh) de los Rajoy, Acebes, Zaplana, Soria, etc. las consecuencias de la dictadura las seguimos pagando en todos los ámbitos de la sociedad. Los hijos-herederos del dictador se encargan de que así sea defendiendo sus privilegios de siempre y pisoteando cualquier interés popular. Si tienen que apelar a la “mano dura”, lo hacen, si tienen que recurrir a meter miedo a la población, también. Ahora el “coco” viene en patera, en cayuco o en barcos nodriza o llega en avión con visado de turista, mucha ilusión y poco dinero: la inmigración; una inmigración que es consecuencia directa del expolio al que fueron sometidos los países de origen de los inmigrantes cuando en España “no se ponía el sol”.

Estos “demócratas” de, por mucho que les fastidie, “sangre roja y corazón a la izquierda”, se olvidaron (les interesa no remover mucho la historia no vaya a suceder que se llenen de mierda) que su “papá putativo” fue el cruel responsable de otra “llegada a mansalva” de españoles, canarios, etc. a países que los acogieron con los brazos abiertos y donde nunca fueron considerados extranjeros; iban sin papeles, sin contrato de trabajo y sin “regularizar”; la única documentación que portaban estaba escrita en sus rostros: miedo, hambre, angustia, soledad y desesperación. Lo mismo que traen en sus caras “nuestros inmigrantes”.

En sus maltrechas maletas de madera o de cartón piedra guardaban la esperanza y la ilusión de poder trabajar y comenzar una nueva vida. Lo mismo que guardan “nuestros inmigrantes” en sus mochilas.

Más tarde hubo otra “avalancha” de peninsulares y canarios: Francia, Alemania, Suiza, Italia, América Latina, etc. se vieron “invadidas” por la “chusma española” pero ningún país de acogida les obligó a firmar un ridículo “Contrato de Integración”. Nadie gritó aquello de “aquí no cabemos todos” (¿le suena Sr. Rajoy, descendiente de emigrantes?) o “los españoles vienen a imponernos su cultura”. Tampoco se alarmaban los autóctonos de esos países con la “delincuencia”. Los españoles iban a trabajar, a buscarse una vida mejor que la dictadura de Franco les negaba. Como intentan hacer “nuestros inmigrantes.

Tantas y tan injustas son las proclamas catastrofistas que gritan desde la extrema derecha los herederos de Franco, con el tímido asentimiento y silencio cómplice de los mal llamados socialistas (si Pablo Iglesias levantara la cabeza…), que acaban por calar en el ciudadano de a pie creándoles una conciencia xenófoba y racista. Hasta el punto de que los problemas de paro y crisis económica que sufre ese ciudadano los achaca directamente a los inmigrantes y no a la mala gestión económica del gobierno de turno, a la política usurera de los empresarios ni a la complicidad vergonzosa de los sindicatos.

Vienen a quitarnos el puesto de trabajo” se oye decir en las calles a personas que, si bien es posible que se encuentren en paro, no serían capaces de realizar las tareas que realizan los inmigrantes ni de soportar las condiciones de esclavitud que ellos soportan.

Tenemos casos como el de los invernaderos, en El Ejido (Almería), donde se ven forzados a trabajar largas jornadas bajo plásticos con temperaturas que no bajan de 40º; donde tienen que vivir hacinados en barracones y donde el salario que reciben es miserable.

Estas condiciones de trabajo se dan en muchas comunidades autónomas y en otras actividades pero, como ejemplo, quiero comentar un caso sangrante en Gran Canaria y que conozco muy de cerca.

Una joven argentina, casada y con tres criaturas. Le ofrecen trabajar en el campo: le pagan por ocho o diez horas diarias (sábados incluidos) el “sueldazo” de ¡veintitrés euros por día! A la misma inmigrante le ofrecen trabajar en un bingo; esta vez tiene más suerte y ganará más: ¡veinticinco euros por DOCE HORAS DIARIAS! De nuevo le sale trabajo en el campo y la mujer, desesperada por trabajar, quiere probar suerte: el “patrón” le paga treinta euros con la condición de que aceptara sus requerimientos sexuales. ¿Cómo? Si, el derecho de pernada aún parece ser que sigue vigente.

¿A quien le está quitando el puesto de trabajo esta inmigrante argentina? ¿Qué trabajador/a autóctono aceptaría esos empleos? ¿A qué se ve obligada la trabajadora si tiene que pensar en los tres hijos pequeños, en pagar el alquiler de su vivienda y en enviar algo de dinero a la familia que dejó en Argentina? Por cierto a esta mujer la contrataba para esos “menesteres” una cosa muy parecida a las ETTs (Empresa de Trabajo Temporal) sin domicilio social declarado, sin entidad jurídica conocida y que abona los miserables salarios que adeuda con cheques sin fondo (soy testigo de ello).

Este caso concreto se puede generalizar a muchas otras actividades como la construcción o la hostelería. Empresarios piratas que contratan inmigrantes sin “regularizar”, sin hacerles contrato de trabajo, sin darles de alta en la Seguridad Social, sin permitirles ponerse enfermos porque van a la calle, etc.

La pregunta es la siguiente: ¿quien roba a quien? Un inmigrante no roba ningún puesto de trabajo. La necesidad lo apremia. Pero estos empleadores sin escrúpulos no solamente roban al trabajador dinero y dignidad sino que también roban al Estado, defraudan a Hacienda y roban a otros honrados empresarios del ramo al establecer esa competencia ilegal y desleal en cuanto a la mano de obra.

La culpa del paro la tienen los inmigrantes? ¿Qué hacen los ayuntamientos, cabildos, gobiernos autónomos y gobierno central que no establecen una política de control y castigo para estos empresarios ladrones y esclavistas? ¿Dónde están los inspectores de trabajo y de Hacienda? ¿Por qué no se presentan sin previo aviso en los centros de trabajo y exigen los contratos y papeles legales de los trabajadores? ¿Por qué no se les persigue y sanciona ejemplarmente por vulnerar la legalidad laboral y esclavizar a los inmigrantes (trata de blancos y negros y mujeres… trata de pobres) con prácticas de hace dos siglos?

Claro, dirán algunos; los inmigrantes no denuncian esa situación y nadie se entera. Pero el control y fiscalidad, la denuncia de esas prácticas lo deben realizar las instituciones pertinentes; los inmigrantes ya tienen bastante con su miedo a destacarse por la posible expulsión. Y tienen bastante con dejarse robar, sin protestar, cuando caen en manos de estos pistoleros si quieren llevar las migajas de su sueldo a sus familias.

Pregunta idiota que se me ocurre esta semana. Si gana Rajoy las elecciones… ¿organizará contra los inmigrantes otra “Noche de los cristales rotos” como la organizada por los nazis en Alemania hace 70 años? Ya se sabe… si cogen miedo, pues eso.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar