Está floreciendo mi pumar en la terraza y se acaba noviembre

Adolfo Pastor Monleón*. LQS. Noviembre 2018

Mi primer sentimiento es hacer versos que canten la belleza de las flores,
pero mi pensamiento discursivo me lleva a la tristeza de contemplar un mundo que hemos trastocado, un mundo loco y terco que hace nacer las flores en invierno, hacer frío en verano, secar las primaveras y el otoño, destruir los pueblos con diluvios y transformar las praderas en desiertos.

Qué mundo tan dispar y de contrastes: Luchan por la poltrona con trampas y mentiras en vez de servir a nuestros pueblos, incumpliendo las leyes, y nos amenazan que tenemos que cumplirlas o iremos a prisión.

Han creado división y han desgarrado los países con sus desigualdades, más ricos cada día los más ricos y muchos pobres más los que son pobres…

Y dicen que la ley son las fronteras que se han de respetar, si no es el fin del mundo, y se olvidan que la tragedia la están creando ellos dentro del corazón y en nuestras mentes.
Y a pesar del desespero, la esperanza.

Se secarán las flores que han nacido al tuntún sin dar fruto a su tiempo y volverán a nacer en primavera las nuevas y, con fuerza, harán nacer sus frutos en verano…

Así esperamos con fe en los pueblos nuestros: que sean más justos y más libres sin seguir el mal ejemplo de gobiernos y los fuercen a pensar y que se escondan en la niebla del olvido y que nazcan nuevos gobernantes transparentes que luchen con sus gentes y juntos den sus frutos a su tiempo.

Otras notas del autor

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario