Eugenio Noel: un antecedente radical del movimiento anti-taurino

Los éxitos del movimiento anti-taurino en Cataluña han culminado recientemente con la puesta en práctica de la prohibición de las corridas de toros en dicha comunidad. El hecho, por cierto, tiene antecedentes: durante el siglo XVIII y en diferentes momentos, los ministros ilustrados Aranda y Jovellanos prohibieron también los toros, aunque en toda España.

En contra de lo que quizás se piense comúnmente, el movimiento anti-taurino o, como se llamó a principios del siglo XX, anti-flamenquista tiene sus activistas y sus favorecedores desde hace ya bastante tiempo.

El hombre más activo en esta pequeña historia fue sin duda el excelente escritor republicano Eugenio Noel (1885, Madrid – 1936, Barcelona), cuya vida transcurrió en medio de la pobreza y entre polémicas, ataques a su persona y procesos abiertos por sus escritos y conferencias. Sus principales escritos sobre el tema fueron reeditados en 1967 por la editorial Taurus con el título de Escritos anti-taurinos. Además, fue autor de numerosas novelas cortas y de una de las mejores novelas del primer tercio del siglo XX: Las siete cucas.

El escritor, en palabras del periodista libertario Eduardo de Guzmán: “emprende una lucha desaforada y singular contra la llamada fiesta nacional y sus partidarios.”

Las campañas de Eugenio Noel contra la fiesta de los toros se extendieron por toda la geografía española, desde Bilbao o San Sebastián hasta Córdoba o Sevilla. Fue reclamado como conferenciante en Ateneos, Círculos Republicanos, Casas del Pueblo, casinos, teatros y hasta en fábricas.

Azorín, que definía las corridas de toros como “estúpido espectáculo” escribió que “cuantos no amamos esa fiesta cruel y estulta, cuantos despreciamos los toros, debemos ver con viva complacencia la campaña que contra los toros y el flamenquismo  viene haciendo Eugenio Noel”. Otros escritores como Miguel de Unamuno o Jacinto Benavente, expresaron su simpatía por la labor de E. Noel y mantuvieron correspondencia con él sobre el tema. 

“Toros y loterías y el Papa en medio: ahí tenéis un país europeo del siglo XX”, así describió nuestro autor a España en el artículo “Loterías y toros” de la revista “El Flamenco” que él mismo fundó en 1914. En cierta ocasión describió la plaza de toros como “la cloaca máxima del embrutecimiento nacional.”

“No necesita más España – escribió en el artículo ¨¡Oh, el arte de los toros!¨- Tiene toreros a quienes aclamar y todo lo demás, ¿Qué importa?…No mas universidades. ¿De qué sirven?”.

Comentario que quizás quiso recordar a sus contemporáneos el hecho de que Fernando VII cerró las universidades de su reino y abrió las escuelas de toreo.

“Yo no entiendo – afirmaría también -, que una cornada de toro idealice a un hombre.”

El actual movimiento anti-taurino tiene sin duda en Eugenio Noel al más esforzado,  activo y valeroso antecedente; un hombre comprometido y un excelente escritor que vivió y murió en la miseria como consecuencia directa de su empeño por mejorar culturalmente a su pueblo y a su patria.

*Mas info sobre Eugenio Noel

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar