Existencial

Hubo un momento muy largo (en la historia) en que fuimos víctimas de la propaganda. Su furor proselitista laminó cerebros como las afiladas cuchillas siegan la hierba de los prados. Hoy, al fin, somos los hijos predilectos de la publicidad.
Según la nueva biblia, el lujo es liberación, y arruinar al semejante un placer orgiástico de muerte.
Según la interpretación de esta nueva Biblia, los pobres son una enfermedad, una pandemia imprescindible para el sostenimiento de la liturgia caníbal del mercado. Patxi Ibarrondo

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar