Exposición: 1939. Exilio republicano español

Iñaki Alrui*. LQS. Enero 2020

«Este es el lugar de la tragedia:
frente al mar, bajo el cielo, en la tierra.

Este es el puerto de Alicante, el 30 de marzo de 1939.
Las tragedias siempre suceden en un lugar determinado,
en una fecha precisa, a una hora que no admite retraso».

Max Aub en Campo de los Almendros (El laberinto mágico)

Ha terminado 2019, el 80 aniversario de la triste victoria del nazi-fascismo europeo sobre la utopía española, 80 años del forzado exilio, un éxodo masivo que entre muchos países llevó a l@s republican@s español@s a Francia, México, Argentina o Estados Unidos.

Y sorprendentemente —o tal vez no— no ha sido hasta el último mes del año cuando el Ministerio de Justicia ha inaugurado una exposición sobre esta diáspora que se inició en 1939. Una exposición de muy corta duración para la gran cantidad de contenido e información que contiene: desde principios de diciembre hasta el 31 de enero de 2020.

Exposición

Durante 2019, se han realizado varias exposiciones y actos con esta temática, pero esta que nos ocupa es verdaderamente monumental, centenares de piezas repartidas entre recuerdos, testimonios, fotografías, objetos personales, archivos sonoros y audiovisuales, cuadros, publicaciones… Una suma general del largo recorrido, sin retorno en la mayoría de los casos, que vivieron l@s defensor@s de la libertad en la España republicana. Un camino que parte desde la angustia de abandonar tu tierra, entre la muerte y la derrota. Un camino siempre marcado por el espíritu de libertad que regaló a los países de acogida y al mundo entero una maravillosa producción artística, científica y literaria.

No voy a describir los contenidos expuestos, solo citar las pinturas de Picasso, Miró, Maruja Mallo, Ramón Gaya, Josep Renau, etc., o las fotografías de Robert Capa, Agustí Centelles y otros muchos fotógrafos, en las que nos encontramos cara a cara con la realidad de tantísimos héroes anónimos de la libertad… ¡Hay que verla!, y que cada cual saque sus propias conclusiones de esta maravillosa didáctica de la memoria que es la exposición: 1939. Exilio republicano español.

En el mismo lugar otras dos exhibiciones de menor tamaño se hacen complementarias: Caminos del exilio, reportaje fotográfico de las columnas de refugiados en Francia (extraído de negativos del fotoperiodista Philippe Gaussot que quedaron olvidados en una maleta durante décadas, hasta que un hijo del autor dio con ellos tras su fallecimiento). La última exposición, La sangre no es agua, se compone de fotografías de Pierre Gonnord, que ha retratado ochenta años después a refugiados y refugiadas, en algunos casos a sus descendientes, recogiendo también su testimonio.

Pedagogía para la memoria

¿Para cuándo un museo que aborde de manera permanente nuestra historia?, me pregunto cada vez que visito las siempre fugaces exposiciones sobre nuestra historia reciente.

Madrid, y el Estado español en general, necesita un relato veraz de la historia, un museo permanente de nuestra historia reciente que pueda visitar cualquier persona, pero sobre todo las nuevas generaciones. Un museo que explique lo que ha sido el siglo XX en España, restaurando especialmente lo que fue la II República y el golpe de Estado contra ella. Y esa necesidad es ahora más urgente que nunca. Debemos sentar las bases de la Verdad, Justicia y Reparación, tenemos la obligación de hacer pedagogía nuestra historia.

“Un pueblo sin memoria está condenado a ser dominado”
Adolfo Pérez Esquivel

Exposición de conmemoración del 80 aniversario del exilio republicano español.
“La Arquería” en Nuevos Ministerios, Madrid. Hasta el 31 de enero.

Más artículos del autor
Miembro de la Asamblea de Redacción de LoQueSomos
En Twitter: @IkaiAlo

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario