Fatalidad

En el ser humano se disparan automáticamente mecanismos de alarma y defensa cuando se enfrenta a animales que le pueden producir algún daño. Sin embargo, por un erróneo instinto estético, está totalmente a merced de los más fieros depredadores de su propia especie.

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar