Firmad, malditos, firmad

Firmad…

Por Betzie Jaramillo. LQSomos.

Renta Básica Incondicional

Una renta básica por existir, por estar aquí, para todos. Así de claro es lo que pretende la Renta Básica Incondicional impulsada por la Iniciativa Ciudadana Europea. Y sí, es sin condiciones. Sin necesidad de justificar si eres pobre o rico, joven o viejo, sano o enfermo, parado o con trabajo. No como las 19 páginas que tiene la Solicitud de Ingreso Mínimo Vital, que parece un interrogatorio/confesión de tu vida de miserable. Porque lo de probar que eres pobre no es nada fácil. Si eres huérfano o no, si vives en piso o en cueva, si estás preso, con cuántos vives y qué relación tienes con ellos (pariente, conyugue, pareja de hecho, amigos…y también tienen que declarar su situación) y aportar certificados de todo y todos. Esa puede ser una de las razones por las que en la UE, en promedio, un 50% de los que cumplen con los requisitos de pobreza ni siquiera solicitan las prestaciones mínimas, como el Ingreso Mínimo Vital. La RBI no pide nada, es más, ni siquiera tienes que pedirlo. Se les da a todos y punto. Sea millonario o sintecho. ¡Qué guay! dirán muchos, ¡Una locura! alegarán otros.

La idea de la RBI flota como una brisa en el ambiente desde hace muchos años, pero es ahora cuando se ha convertido en vendaval. Es un cambio posible de la relación de las personas con el sistema, un nuevo contrato social que garantice la “existencia material”. Nadie se sentiría encadenado a destinos que parecen condenas, permitiría organizar la vida sin el miedo tan triste de la pobreza. No es un bono, es dinero en efectivo sin condiciones. Al que no tiene nada, le permite sobrevivir y alejarse de la miseria. Al resto, se suma a sus sueldos, otras prestaciones o rentas. Y mientras más suman, pagan impuestos. “¡Se lo gastarán todo en drogas, alcohol!” rugen desde la ultratumba. Pues no, y así lo demuestran los muchos experimentos de dar dinero a los sintecho. Julen Bollain, autor de Renta Básica: Una herramienta de Futuro, cuenta que en Londres se entregaron 3.000 libras a 13 homeless y se sentaron a ver en qué se lo gastaban. Un años después, más de la mitad vivían bajo techo, todos estaban más sanos física y mentalmente y tenían proyectos de futuro. El gasto total del experimento fue de 50.000 libras frente a los 400.000 que gastaba el Estado en asistentes sociales, procesos judiciales y servicios sociales. Los resultados son similares en todos los países donde se hacen estos experimentos sociales y derriban el muro de prejuicios sobre los pobres. En Catalunya han dado un paso adelante y lo harán con la población sin distinciones. Durante dos años, 5.000 personas entrarán en el Plan Piloto de la Renta Básica, que dirige el sociólogo Sergi Raventós. Los adultos recibirán sin condiciones 700/800 euros mensuales y los niños, 300 euros. Parece que la idea ya no suena a utopía radical y se va acercando a la realidad presente.

Advertencia: ya casi no hay tiempo para experimentos y planes pilotos, por eso la Iniciativa Ciudadana Europea necesita reunir un millón de firmas antes del 25 de junio. Al menos siete países deben conseguir un umbral de apoyos para que la Renta Básica Incondicional se convierta en propuesta formal a iniciativa popular. En España faltan poco más mil firmas para alcanzar ese umbral y puede aportar su firma aquí https://rentabasicaincondicional.eu/ y hacer el seguimiento aquí https://eci.ec.europa.eu/014/public/#/screen/home/allcountries. Cuanto antes, mejor. Que cuando ya estemos pataleando en el tsunami de la crisis climática, la sustitución de trabajadores por la robotización, la escasez generalizada y la bronca mundial nos pille con esa renta que nos asegure “la existencia material”. Que sin lo material estamos muertos, no existimos.

Firmad, malditos, firmad.

Más articulos de la autora

Síguenos en redes sociales… Mastodon: @LQSomos@nobigtech.es Diaspora*: lqsomos@wk3.org Telegram: LoQueSomosWeb Twitter: @LQSomos Facebook: LoQueSomos Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar