¿Hacia dónde marcha Paquistán?

Paquistán

Por Guadi Calvo. LQSomos.

El ex Primer Ministro de Paquistán, Imran Khan, fue atacado con “una ráfaga de un arma automática”, la que no solo alcanzó a herir a Khan, en una pierna, sino también a varios acompañantes. En la refriega murió un hombre de su escolta y el atacante fue detenido por la multitud que acompañaba a Khan

El hecho se produjo en la ciudad de Wazirabad, en el este de la provincia de Punjab, donde el partido de Khan, fundado por el mismo en 1996, el Pakistán Tehreek-e-Insaaf o PTI (Movimiento paquistaní por la justicia), concentra su gran base electoral. Se conoció que Khan de setenta años, fue trasladado de urgencia a un hospital de Lahore y que se encontraba fuera de peligro.

El ex primer ministro de Paquistán, derrocado en abril pasado, en una componenda, según el mismo lo denunció, entre el Departamento de Estado norteamericano, partidos opositores a su gobierno y el ejército, fue sorprendido por el atacante en el último día de la marcha que bajo el lema haqeeqi azaadi (verdadera libertad), había partido desde Lahore hacia Islamabad, el pasado veintiocho, una distancia que no alcanza los 400 kilómetros, y que se puede cubrir en algo más de tres horas, aunque Khan demoraría una semana pasando por diferentes ciudades, pueblos y centros urbanos de su provincia Punjab.

Este tipo de marchas ha sido frecuente en la historia política de Paquistán, y cada una de las que se realizó, siempre con sentido opositor al gobierno de turno, estuvo rodeada de rumores de ley marcial, tensiones y amenazas de violencia y desmanes, que por lo general no se han dado.

Con esta marcha, Khan pretendía forzar a las autoridades que asaltaron el poder el pasado diez de abril, a adelantar las elecciones, previstas para octubre del año próximo, y que el ejército, un verdadero estado independiente dentro de Paquistán, acepte a un candidato de consenso como su jefe. Este había sido el punto, que precipitó la crisis que terminó con el derrocamiento del Khan, tras perder el apoyo de los militares se le “fabricó” una moción de censura en el Parlamento.

Acusándolo de corrupción y vínculos con el terrorismo (Ver: Paquistán, Los males perpetuos del colonialismo). Además, la comisión electoral de Paquistán inhabilitó a Khan, para postularse a cargos públicos durante cinco años.

Tras conocerse el intento de magnicidio, las protestas surgieron de manera espontánea, a lo largo de todo el país, reproduciéndose bloqueos en las principales rutas y multitudinarias manifestaciones en muchas ciudades, incluida Islamabad.

Según comunicó el equipo de asesores de Khan, para este viernes se preparaban más marchas y protestas, las que finalmente estallaron después de la oración del mediodía en Karachi, Lahore, Faisalabad, Rawalpindi, Khyber Pakhtunkhawa, Multan, Gujranwala, Peshawar, Quetta, Swat, la ciudad natal de Khan, Mianwali, mientras comercios, mercados y escuelas permanecieron cerradas en varios de estos distritos, donde también se han producido heridos y detenciones.

Esperando que a la llegada de la columna encabezada por Khan a Islamabad, se produjeran importantes disturbios, por lo que el gobierno del actual Primer Ministro, Shehbaz Sharif, organizó la “recepción”, con más de veinte mil hombres de la policía, el Frontier Corps o FC (Cuerpo de Frontera) y Rangers, armados con pistolas de gas lacrimógeno, balas de goma, armas de fuego, pistolas de pimienta, pinturas en aerosol, unos 374 vehículos de transportes y equipos especializados en detenciones, desplegado en diferentes zonas de la ciudad. Aunque el grueso de las fuerzas, permanecían apostadas sobre la New Margalla Road, la avenida principal de la capital.

Por su parte, los organizadores de la marcha, habían pedido a sus acompañantes, que fueran provistos de máscaras antigás, sábanas, frazadas, toallas, ropa extra, carpas, hondas, bolas metálicas y machetes para responder al recibimiento que le darían la policía a su llegada.

Tras la abrupta finalización de su mandato, Imran ha incrementado de manera notoria su popularidad, especialmente después de que se evidencie la burda maniobra de los Estados Unidos, opositores y el ejército.

Voceros del Khan, revelaron que horas después del atentado, su jefe, les había confesado que tenía información acerca de la posibilidad de un ataque y que acusaba abiertamente al Primer Ministro Shehbaz Sharif, el Ministro del Interior Rana Sanaullah y el mayor general Faisal Naseer, como responsables intelectuales del hecho. Por lo que, de no ser removidas, se lanzaría una ola de protestas a nivel nacional. Además de informar que el PTI, no detendría la marcha y reanudaría Wazirabad hacia Islamabad, por lo que en las primeras horas de este viernes ya se reunían en el lugar del ataque, para seguir la marcha hacia la capital. A pesar de que el ministro Sanaullah, lo negó en declaraciones de última hora del jueves.

Las culpas de Imran Khan

Paquistán con una población cercana a los 230 millones de habitantes, de absoluta mayoría musulmana, con armamento nuclear, un ejército prácticamente autonómico, que, a lo largo de los 75 años de existencia de la nación, ha marcado el ritmo político del país, con sucesivos golpes de estado. Cuando Khan, asumió el cargo de Primer Ministro, se convirtió en el segundo, desde 1947, en recibir el mando de un gobierno civil.

Por otra parte, el servicio de inteligencia Inter-Services Intelligence (ISI), como brazo fundamental del ejército, ha penetrado en todas las instituciones del país, controlando medios informativos, empresas privadas y que además de contar con fluidos relaciones con agencia occidentales como la CIA y el británico MI6, y tiene aceitados contactos con diferentes grupos terroristas vinculados a al-Qaeda y el Daesh, e incluso el Talibán, con quien desde siempre ha mantenido una relación de amor u odio, según quien mande en Kabul y en Islamabad.

Sus fronteras son particularmente calientes cómo por el norte con Afganistán, con quien comparte 2700 kilómetros, por el oeste Irán con 900 kilómetros y por el sur con India, también potencia nuclear, con quien además de tener un largo conflicto por Cachemira, que lo llevó a mantener tres guerras e incontables escaladas bélicas, cuenta con una frontera de tres mil kilómetros. En el interior del país, las cuestiones clánicas y tribales tampoco son sencillas e incluso existen varias provincias con intenciones separatistas que las que mantiene guerras larvadas, con picos de extrema violencia, como en la provincia de Baluchistán, aunque además Islamabad mantiene relaciones tensas con las provincias de Sindhudesh, Cachemira, Gilgit-Baltistan y Jinnahpur, y la extensa región conocida como áreas tribales bajo administración federal en la frontera con Afganistán, cuyos límites son tan cambiantes como el clima de las montañas donde se asientan.

El país, además de tener índices de pobreza que alcanzan al treinta por ciento, en estos últimos años está sufriendo, como pocos, las consecuencias de la crisis climática, que han producido oleadas de calor extremo, sequías e inundaciones jamás vistas. La última de estas inundaciones produjo treinta mil millones de dólares en daños a la economía, habiendo dejado once millones de personas frente a la inseguridad alimentaria.

De haberse concretado el asesinato de Khan, no habría sido la primera de semejante relevancia, ya que, en 2007, la ex Primera Ministra Benazir Bhutto, fue asesinada tras un mitin electoral en la ciudad de Rawalpindi. Su padre, también Primer Ministro Zulfikar Ali Bhutto, fue ahorcado en 1979, después de haber sido derrocado por un golpe militar. Aunque si de magnicidio hablamos, el primero se remonta a 1951, apenas cuatro años después de la partición con India, cuando fue asesinado Liaquat Ali Khan, primer jefe de gobierno y fundador del Paquistán moderno. Aunque la lista de políticos asesinados, entre los que aparecen ministros y gobernadores provinciales, desde que se creó Paquistán en 1947, es mucho más extensa.

Por lo que la inestabilidad política, no es casualidad, sino un destino para Paquistán. Por lo que Khan, intentó, desde que asumió el cargo de Primer Ministro, revertir ese trágico destino. Tras imponerse en las elecciones de 2018, habiendo sido uno de los personajes más populares de su país, por ser una estrella internacional como jugador de cricket, tras asumir el cargo, condenó su gobierno por haberse distanciado de Washington, y acercarse a Beijing y Moscú. El inició de la contraofensiva rusa en Ucrania, lo encontró de viaje oficial a ese país.

Entre otras culpas de Khan también, se computa haber mantenido a su gobierno lejos de las políticas del Fondo Monetario Internacional (FMI), y que a pesar de que después debió aceptarlas, dada la inercia financiera y las presiones políticas, internacionales y locales, aumentando los precios del petróleo y las tarifas eléctricas, poco tiempo después consiguió, volverlas a subvencionar llevando, algo de alivio al sufrido pueblo paquistaní. Es importante señalar para descubrir quien se encontraba tras de abril, el nuevo gobierno volvió a restablecer las medidas ordenadas por el Fondo.

Es interesarte hacer un paragón del golpe parlamentario y el atentado sufrido por Khan, con sus colegas latinoamericanos, que han desarrollado políticas similares respecto a los Estados Unidos y el FMI, cómo el hondureño Manuel Celaya en 2009, el presidente de Paraguay Fernando Lugo, 2012, la persecución sufrida por el ecuatoriano Rafael Correa tras la finalización de su mandato en 2017, al igual que la sufrida por Lula, al que consiguieron encarcelar, tras el proceso de destitución a Dilma la Vana Rousseff en 2016, y la persecución judicial, que todavía no acaba contra de la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, quien al igual que Khan, sufrió un intento asesinato, a manos de un lumpen subnormal, alentado y financiado por el poder real.

Las consecuencias que deberá afrontar el país centroasiático, tras este intento de magnicidio, son todavía desconocidas por lo que es imposible presagiar ¿hacia dónde marcha Paquistán?

* Escritor y periodista argentino. Publicado en Línea Internacional

Paquistán en LoQueSomos

Síguenos en redes sociales… Mastodon: @LQSomos@nobigtech.es Diaspora*: lqsomos@wk3.org Telegram: LoQueSomosWeb Twitter: @LQSomos Facebook: LoQueSomos Instagram: LoQueSomos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar