Holy Diver: Super Deluxe Edition

Por Mariano Muniesa. LQSomos.

Ronnie James Dio: la leyenda del santo buceador

El lunes 16 de mayo se celebró el llamado día internacional del heavy metal aunque ignoro qué organismo tomó tal decisión eligiéndose tal fecha por ser la de la muerte de Ronnie James Dio en 2010. Con independencia de la oportunidad o no de la elección de esa fecha, para mí muy discutible, lo que no cabe poner en cuestión es quien propusiera tal decisión indudablemente conocía bien lo que el cantante neoyorquino supuso para la historia del heavy metal y la veneración de la que fue, es y será objeto para siempre entre los seguidores de este género.

Ronnie James Dio, vocalista de una larga trayectoria pero que solamente adquirió relevancia primero a comienzos de los años 70 en el grupo Elf y posteriormente como frontman de Rainbow y Black Sabbath, inició su carrera en solitario en 1983 con la edición de un álbum mítico en la historia del heavy metal, “Holy Diver”, que va a ser objeto de una reedición especial este próximo y ya inminente verano anticipado al mes de mayo, con motivo del que hubiera sido el 80 cumpleaños de Ronnie. Más concretamente, se pondrá a la venta el 8 de julio, dos días antes de la fecha en la que nació, el 10 de julio.

Este Box-Set de cuatro CD’s, denominado “Holy Diver: Super Deluxe Edition”, contiene entre las novedades más atractivas y los alicientes más interesantes para el coleccionista, el disco de 1983, una remezcla del álbum original llevada a cabo por Joe Barresi (Slipknot, Avenged Sevenfold), un álbum en vivo grabado en 1983 y un compendio de tomas descartadas, versiones, rarezas y caras B de singles que en su día no entraron en el LP. Además del lanzamiento de la caja de CD’s y su edición digital, la nueva mezcla de Barresi estará disponible en vinilo de 180 gramos como un conjunto de doble LP, incluida la cara B “Evil Eyes” como corte extra. El lado cuatro contará con un grabado de la mascota de Dio, el demonio Murray en modo picture-disc.

El álbum en vivo es la grabación del concierto que el grupo ofreció el 28 de diciembre de 1983 en el Selland Arena de Fresno, California, aproximadamente medio año después de que saliera el álbum. El tracklisting contiene por supuesto canciones de “Holy Diver”, así como las favoritas de los fans de (“Children of the Sea”, “Heaven and Hell”) y Rainbow (“Man on the Silver Mountain”). En cuanto al disco de “outtakes”, en él se incluyen versiones inéditas de “Invisible”, “Straight Through the Heart” y una versión de “Rainbow in the Dark” con un solo de guitarra alternativo. También incluye una versión temprana de “Evil Eyes”, que luego apareció en el segundo álbum del grupo, ‘The Last in Line’.

“Holy Diver” es un álbum que aunque no logró llegar a posiciones excesivamente altas en los charts en el momento de su edición, con el tiempo su legado le otorgó la vitola de verdadero clásico, y es probablemente el disco que contiene más canciones que todos sus seguidores consideran sus himnos más emblemáticos. Tal vez porque algunas de sus canciones más conocidas, como la propia “Holy Diver” o “Don’t Talk To Strangers”, fueron compuestas por Dio siendo todavía miembro de Black Sabbath, con la esperanza de que Tony Iommi las aceptase y las incluyera en un futuro álbum de los de Birmingham que nunca se llegó a grabar tras la abrupta y amarga ruptura entre el cantante y Black Sabbath a finales de 1982 durante las mezclas del álbum en directo “Live Evil”. Tras su salida del grupo y aprovechando una oferta que se le había hecho por una importante compañía discográfica para grabarle un álbum en solitario justo en medio de la bronca con los Sabbath, formó Dio con su compañero de banda en los Sabs, el batería Vinny Appice, el guitarrista de Sweet Savage Vivian Campbell –actualmente guitarrista de Def Leppard- y el bajista Jimmy Bain, quien había tocado con Dio en Rainbow.

Cuando la revista Rolling Stone clasificó según su criterio los 100 mejores álbumes de heavy metal de todos los tiempos en 2017, “Holy Diver” ocupó el puesto 16. “Después de establecerse como un vocalista de hard rock de primer nivel a través de sus períodos de finales de los setenta y principios de los ochenta en Rainbow y Black Sabbath, Ronnie James Dio realmente ascendió al panteón del metal con su debut en solitario en 1983”, se escribió en la celebérrima publicación norteamericana. “Más vigorosamente metálico que cualquier cosa que haya hecho antes” –continuaba la reseña-“los himnos conmovedores de ‘Holy Diver’’ como “Stand Up and Shout”, “Rainbow In The Dark” y la inmortal canción que daba título al disco colocaron a Dio dejando una huella indeleble principal tanto en la fantasía al estilo de Dungeons & Dragons como en la crítica social contemporánea”.

De hecho, su leyenda con el tiempo ha adquirido tales dimensiones que es de los pocos discos cuya controvertida portada ha servido de inspiración a “Holy Diver”, una novela gráfica de 120 páginas publicada por la prestigiosa editorial de comics Z2, con dibujos de Scott Hampton (Gotham County Line) y guión escrito por Steve Niles (30 Days of Night, Winnebago Graveyard).

Dio grabó y produjo “Holy Diver” en los Sound City Studios en Van Nuys, California a lo largo de enero de 1983 y se lanzó el 25 de mayo de aquel mismo año. El primer sencillo fue la canción principal, pero fue el segundo sencillo, el poderoso y adictivo “Rainbow in the Dark”–hay expertos que afirman que esta era otra composición pensada inicialmente para Black Sabbath-que conectaba más fuertemente con la audiencia heavymetalera y fue todo un impacto. “Stand Up And Shout”, todo un cañonazo para los directos y la más bluesera “Gypsy” son otras de las que se recuerdan entre las mejores del disco. En cuanto a sus letras, tal vez en este disco como en ningún otro se mostró su habilidad para caminar en la cuerda floja entre la espiritualidad y la oscuridad. ‘Holy Diver’ presenta una gran cantidad de referencias al bien y al mal y, en muchos casos, no está claro que lado prevalecerá: “No te escondas en las puertas/ Puede que encuentres la llave que abre tu alma / No vayas al cielo porque en realidad es sólo el infierno.” (“Don’t Talk To Strangers”).

Aunque sin embargo, más allá de cualquier metáfora, el arco iris se destacó como uno de los símbolos más poderosos del disco, algo que Dio había usado antes en su banda de blues Elf. “Un arco iris es un fenómeno natural que es tan impresionante y tan poco habitual, que nunca deja de generar una reacción en todos nosotros”, dijo en 2005. “Los arco iris siempre me han hecho darme cuenta de lo insignificantes que podemos ser en el gran esquema de las cosas sobrenaturales.”

Este lanzamiento hará sin duda las delicias de todos los heavymetaleros de pro. Pero me atrevo a recomendar su escucha a quienes no sean especialmente aficionados a los sonidos metálicos y por supuesto, carezcan de prejuicios. Apuesto a que van a llevarse una agradable sorpresa.

Más artículos del autor

Síguenos en redes sociales… Mastodon: @LQSomos@nobigtech.es Diaspora*: lqsomos@wk3.org Telegram: LoQueSomosWeb Twitter: @LQSomos Facebook: LoQueSomos Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar