India: millones de ‘dioses’ contra Allah

India

Por Guadi Calvo*. LQSomos.

La cada vez más caliente situación política de la Unión India, que parece contagiarse de la crisis climática, que este año ha provocado, al igual que en Pakistán, temperatura de más de 46 grados en vastas regiones del país, tampoco consigue apagar los incendios provocados por las declaraciones de los funcionarios del BJP

El activismo anti musulmán del Primer Ministro indio Narendra Modi, y el de su partido el Bharatiya Janata Party o BJP (Partido Popular Indio) parece haber dispuesto que los trecientos millones de dioses, que se dice, tiene el hinduismo se han puesto en marcha contra Allah.

Una vez más como cuando fue Ministro Principal (gobernador) del estado de Gujarat entre 2001 y 2014, Modi, prácticamente inauguró su gobierno con una matanza, tras un confuso episodio que había dejado unos sesenta karsevaks (devotos) hindúes que regresaban de una peregrinación, generado varios días de disturbios en la ciudad de Ahmedabad que se saldaron con la muerte de cerca de 800 musulmanes y unos 250 hinduistas. Tras convertirse en Primer Ministro de la Unión India, en 2014, Modi junto al BJP, continuó articulando medidas políticas y constantes operaciones mediáticas contra la comunidad islámica, intentado de alguna manera provocar una limpieza religiosa, como si fuera posible obligar a los más de 220 millones de musulmanes que la componen a abandonar India, para instalar su ansiada Hindutva, la versión supremacista del hinduismo. En esa dirección articuló la Ley de Enmienda de Ciudadanía (CAA, por sus siglas en inglés), que, con la aparente excusa de otorgar la nacionalidad a miembros de minorías llegadas desde Afganistán o Bangladesh, apuntaba a revocar la ciudadanía de los musulmanes indios, o los continuos avances contra la autonomía de Cachemira, un estado de mayoría islámica.

Una de las últimas provocaciones, llegaron de parte de Nupur Sharma, portavoz del partido de gobierno, el pasado 26 de mayo, cuando en un encuentro televisivo donde se discutía la posibilidad, cada vez más real, sobre la posible demolición de la mezquita Gyanvapi, construida en el siglo XVII, en la ciudad sagrada para el hinduismo de Varanasi, en el norteño estado de Uttar Pradesh, donde según los hindúes se levantaba el templo Kashi-Vishwanath dedicado al Dios Shiva, por lo que ahora pretenden reconstruirlo. Un detalle nada menor si se recuerda que en 1992, en una disputa similar en la ciudad Ayodhya, también en Uttar Pradesh, una turba de seguidores de la Hindutva alentada por dirigentes del BJP atacó y demolió la mezquita de Babri, del siglo XVI, provocando un espiral de violencia que dejó más de dos mil muertos. Los instigadores finalmente fueron absueltos en el 2020 y ahora en el lugar de la mezquita se levanta un templo a Rama, la máxima deidad Hindu, financiado por el gobierno de Modi.

Al calor de la discusión en un programa televisivo, el vocero oficialista hizo algunos comentarios insolentes acerca de Aisha, la esposa del profeta Mahoma, lo que no solo provocó la protesta de los musulmanes locales, sino que también de países como Omán, Qatar, Kuwait, Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos, Indonesia y Malasia, los que formalizaron su disgusto convocando a los respectivos embajadores de India, mientras distintos grupos de esos países han llamado al boicot contra India.

Modi acorralado por la nueva crisis, dada su dependencia de hidrocarburos provenientes del Golfo, además de que en esos países se asienta una gran migración india, que gracias a sus remesas se mantienen miles de familias en la Unión, se vio obligado a hacer a un costado a Nupur Sharma y Naveen Jindal, otra importante figura del BJP, quien se había burlado del Mahoma en un tuit. El alejamiento de estas dos figuras no dejó de acarrear tensiones al interior del gobierno y su partido.

Las torpes declaraciones de los ahora ex funcionarios del BJP, provocaron que tras las oraciones del viernes 10 de junio, se generaron violentas protestas, en Ranchi, capital del estado de Jharkhand, las protestas dejaron dos musulmanes asesinados por las fuerzas de seguridad y centenares de heridos. En el estado de Uttar Pradesh, se realizaron manifestaciones en numerosas ciudades y cerca de trescientas personas fueron detenidas. En Bengala, donde los enfrentamientos se extendieron todo el fin de semana, los manifestantes bloquearon rutas y vías férreas, al tiempo que un mercado, una comisaría y una oficina del BJP fueron incendiados.

Tras las manifestaciones también se comenzaron a generar diferencia hacia el interior de la comunidad musulmana mientras que el imán de la Gran Mezquita Jehan-Numa de Nueva Delhi, el Syed Ahmed Bukhari, distanciándose de los manifestantes, pidió su detención, exigió que cesen las protestas, temiendo que el incidente se convierta en una nueva ola de violencia contra su comunidad, en esa misma dirección el Jamaat Ulama-e-Hind, (Consejo de teólogos musulmanes indios) la organización socio-religiosa más antigua y más grande de los musulmanes indios, fundada en 1919, se prepara para emitir una fatua firmada por unos mil de los hombres del Consejo, para que prohíba a su los fieles cualquier protesta violenta en nombre del profeta. En contraposición el Consejo de la Unión de los Musulmanes de India ha reclamado que se procese al ahora ex-portavoz del BJP, al tiempo que se ha pronunciado contra la violencia policial hacia los manifestantes.

Las observaciones del Syed Bikhari, se corporizaron en el estado de Uttar Pradesh, donde desde el día doce se han denunciado numerosas torturas contra los manifestantes detenidos, al tiempo que el Ministro Principal del ese estado Yogi Adityanath, ordenó la demolición con excavadoras de las viviendas de varios de los detenidos, sin aviso previo, ni aval judicial.

En la capital india el Vishva Hindu Parishad o VHP (Consejo Hindú Mundial,) llamó a los fieles hindúes a los templos para orar al dios guerrero Hanuman, en protesta por las manifestaciones musulmanas. Mientras el principal impulsor de las acciones contra la comunidad musulmana de la India, Narendra Modi, que a lo largo de toda su carrera política ha inyectado odio contra el islam, produciendo una profunda grieta entre las comunidades que durante años vivieron en paz, ha optado por un silencio atronador.

Más fuego en el interior de la India

La cada vez más caliente situación política de la Unión India, que parece contagiarse de la crisis climática, que este año ha provocado, al igual que en Pakistán, temperatura de más de 46 grados en vastas regiones del país, tampoco consigue apagar los incendios provocados por las declaraciones de los funcionarios del BJP.

Al-Qaeda en el subcontinente indio, (AQIS) ha prometido llevar a cabo ataques suicidas por los comentarios “insultantes y difamatorios” contra la compañera del profeta. En su comunicado informa que: “los terroristas ahora deberían esperar su final en Delhi y Bombay, en Uttar Pradesh y Gujarat” y que “los corazones de los musulmanes de todo el mundo están sangrando y llenos de sentimientos de venganza”.

Si bien esta franquicia de al-Qaeda, creada en 2014, que ha tenido un relativo apoyo de países vecinos como Pakistán y Bangladesh, no ha logrado afianzarse en la comunidad musulmana de India, sin poder ejecutar ningún ataque de importancia hasta el momento, a pesar de las cada vez más agresivas campañas del hinduismo y las políticas de marginación por parte del estado. El vacío que le ha hecho la comunidad musulmana al AQIS, cómo también al Daesh, de gran crecimiento en países de Asia Central podría revestirse y los mensajes integristas podrían finalmente hacer pie entre los más jóvenes de la comunidad.

Por otra parte, tras el anuncio del gobierno de nuevo plan de reclutamiento militar, se produjeron importantes disturbios en varios estados de la Unión como en Bihar, Rajasthan y Uttar Pradesh, donde miles de jóvenes aspirantes a ingresar a las fuerzas armadas, atacaron edificios públicos, saquearon oficinas y asaltaron docenas de estaciones de tren, lo que obligó a la suspensión de unos treinta servicios diarios.

El gobierno del primer ministro, Modi, pretende crear un esquema llamado Agnipath (camino de fuego), que comenzará en tres meses, con el que se intenta reducir la edad promedio de las fuerzas armadas de casi dos millones de efectivos, convocando a personas de entre 17 y 21 años con contratos de cuatro años con excusa formal de modernizar a las fuerzas armadas haciéndolas más eficaces.

El Agnipath, reducirá las pensiones y los salarios, por lo que se podrán liberar fondos para la adquisición de más tecnología. Sin confirmar si el obsoleto sistema de conformación de la mayoría de las unidades del Ejército basadas en regiones, castas o clases, será también modificado.
De ahora en más solo un cuarto de los 45 mil reclutas incorporados que se los conocerá con el nombre de Agniveer, a cambio de los 60 mil de hasta hace dos años, mantendrán su puesto en las fuerzas armadas, mientras quienes se deban retirar recibirán una suma fija de casi quince mil dólares, en lugar de la pensión y otros beneficios.

El anunció a provocado mayormente protestas entre jóvenes de origen rural, para quienes era habitual unirse a las fuerzas armadas, donde de poder ingresar conseguían un contrato por un mínimo de diecisiete años y una pensión al jubilarse.

Los estallidos principalmente dados en estados pobres del país se dan con el reinicio de las incorporaciones que habían quedado congeladas por la pandemia. La gran mayoría de aspirantes a reclutas se quejan de que tras los cuatros años de servicios quedarán con muy pocas posibilidades de conseguir trabajo en otras actividades, dado el desempleo y pobreza en sus estados, los que no han podido acompañar el crecimiento generalizado que ha tenido el país en estos últimos años y cuyos trescientos millones de dioses parecen seguir ignorado a millones de almas.

* Escritor y periodista argentino. Publicado en Línea Internacional

India – LoQueSomos

Síguenos en redes sociales… Mastodon: @LQSomos@nobigtech.es Diaspora*: lqsomos@wk3.org Telegram: LoQueSomosWeb Twitter: @LQSomos Facebook: LoQueSomos Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar