Ingenuidad crónica

Las calles de mi barrio son una inmensa terraza de bar que no tiene fin. Mi habitáculo es una delegación de la empresa en la que -tele- trabajo sin gesticular. Un doctor emite su diagnostico por teléfono, y me receta… No es que todo fuera a ser mejor, es que ni si quiera ha vuelto la (A)normalidad cotidiana. Iñaki Alrui

Un comentario en “Ingenuidad crónica

  • el 20 junio, 2021 a las 15:17
    Permalink

    Sí, la A(normalidad) pero además con una vuelta de tuerca, la de la «digitalización» que se repite como mantra y se adora sin criterios.
    Además de lo escrito (consultas médicas telefónicas o «mediante foto» como yo mismo espero de un dermatólogo) ya vamos conociendo de qué va la digitalización:

    -La Banca digitalizada reduce plantillas y exige al usuario colaborar voluntariamente con la patronal respectiva (¡creatividad! y complemento del trabajo de quienes van a la calle).
    -Los Transportes públicos (privados) presionan en la España Vacía para que los billetes de viaje se saquen por internet…y se cierran taquillas en los pocos lugares en que existen.
    -Y sí, se tele-trabaja y la fuerza de trabajo se atomiza; y se dirige por internet a los sindicatos correspondientes para resolver problemillas.
    (etc. etc. etc.)

    La digitalización-mala se extiende al servicio del capital.
    La digitalización buena no contrarresta los perniciosos efectos destructivos de «la mala».

    Respuesta

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar