Investidura, o como Unidas Podemos está cavando su propia fosa

Acacio Puig*. LQS. Junio 2019

Hay que admitir la ausencia de reflexión crítica debilita, y sin reflexión crítica solo se cohesiona a la gente más pasiva -e inoperante- políticamente

Que el PSOE es un partido de centro social liberal y Unidas Podemos una formación meramente socialdemócrata, hace tiempo que “no es un secreto” para la militancia alternativa, pero las reticencias de UP a apoyar la investidura de Sánchez tienen consecuencias serias no solo para Unidas Podemos: también las tienen para el conjunto del electorado de centro y de izquierda entre el que me encuentro.

Iglesias dice que es el PSOE quien tiene “más que perder” si no atiende sus exigencias. No es cierto. Pierde Iglesias, pierde Unidas Podemos y perdemos todas y todos quienes hemos rechazado en este país un gobierno de la derecha. En Podemos ya se han levantado voces críticas desde diversas trincheras pero desconozco si también ha sido así desde las filas de IU… ¡Espero que sea así!

Y espero que sea así porque unas nuevas elecciones supondrán un retroceso del centro y de la izquierda. Escribía yo hace días * que el comportamiento electoral del pueblo de izquierdas es significativamente distinto del de la base electoral de las derechas. Ignorarlo es simplemente suicida. El pueblo de izquierdas cuando rechaza el galimatías en que chapotean “sus partidos” –los que dicen que lo representan- simplemente pasa de todo, simplemente se abstiene y piensa… ¡que les den!

Eso ya ocurrió durante las elecciones de 2015: una oportunidad perdida de desalojar al gobierno Rajoy por la puerta grande y también de “¿frenar?” la deriva derechista de Ciudadanos. Algunos compas de Castilla con quienes debatí ese asunto no compartían esa opinión; decían entonces que “las bases” de Podemos no iban a entender semejante opción. Sin embargo, fue “la ambición- en el puesto de mando” de Iglesias, la que volvió en 2015 a no entender las prioridades políticas de un proyecto de transformación social (que no eran otras en ese momento que construir organización, en la base, con inserción territorial y desarrollo de políticas precisas y hacerlo compartiendo contextos orgánicos unitarios aunque diferenciados, con la militancia de IU –también muy necesarios para preparar las siguientes embestidas electorales– como hemos comprobado en 2019).

Se convocaron las nuevas elecciones de 2016 y las ganó el PP. Y finalmente, el PP solo pudo ser desalojado por la moción de censura originada por los escándalos de corrupción de un partido ya caracterizado como organización criminal.

Pero durante ese tiempo precioso, en que se gestaba un Unidas Podemos con escasa base orgánica y mucha ambición vacua de “máquina electoral”, la derecha de este país se endurecía volviendo a retomar los rescoldos ideológicos del Antiguo Régimen, de la dictadura franquista. Y tras la moción de censura y durante el efímero gobierno Sánchez se inició el período en que la derecha pasó a desplegar una oposición institucional implacable, agresiva, mentirosa, centralista y amenazantemente represiva. Como gato panza arriba se preparaban para volver al mando por la puerta grande.

Cierto que Sánchez no cumplió lo prometido (¿no es siempre así el comportamiento del centrismo socialdemócrata?). Ni derogó la contrarreforma laboral, ni tocó la ley mordaza ni dialogó una auténtica salida política a la crisis en Catalunya (Sánchez “dejó hablar a la judicatura”… que como bien sabemos mantiene tuétano franquista, centralista, monárquico y depredador de derechos). ¿Qué decir del “Valle de Franco”? Sin coraje político, el gobierno socialdemócrata abandonó la pelea por limpiar a fondo el Valle de todos los ecos de un régimen sangriento, de un régimen de raíces militar-fascistas. Una falta de coraje político que nos avergüenza como víctimas y combatientes contra la dictadura, también una losa de temores e ignorancia que pesa sobre el conjunto de la población –aunque no sea consciente al 100% de ello.

De modo que la derecha se diversificó, pero manteniendo unas señas de identidad tan comunes que convierten en “chiste” el diferenciar sus componentes (¿Extrema derecha? ¿Ultra-derecha? ¿Centro-extrema derecha? ¿Extrema derecha liberal?)… Mismos perros con diferentes collares. Los matices que los diferencian no son significativos ni significantes. Y mantuvieron posiciones institucionales en 2019, en todos los ámbitos, a pesar de los avances socialdemócratas y los retrocesos de la coalición Unidas Podemos.

¿Y qué ocurrencias nos ofrece Unidas Podemos?: ¡Qué quiere ministerios!… y preguntamos ¿Ministerios para qué? Porque, quienes han hecho campaña electoral con la Constitución entre los dientes (UP) y se presentan como garantía “socialdemócrata fetén” de las derivas del centro-PSOE tienen hoy escasa credibilidad…y día a día, la pierden con esa obsesiva quimera de alcanzar ministerios. No parecen estar en condiciones de valorar la urgencia de un gobierno de centro y de una oposición social e institucional de izquierda, además de la “resistible parda oposición” de PP, C’s y Vox.

No quieren admitir, en Unidas Podemos, que la ausencia de reflexión crítica debilita, que sin reflexión crítica solo se cohesiona a la gente más pasiva -e inoperante- políticamente. No quieren admitir que si no hay por su parte rectificación de objetivos y tareas habrá descomposición. Y que esa descomposición no afecta solo a la nueva casta en que se han transformado, sino al pueblo de izquierdas y nuestra larga marcha hacia la emancipación.

Y dicho sea de paso, que el PNV pida algo, es normal y que Bildu y ERC se mantengan expectantes y exigentes a medio plazo es algo no solo razonable sino muy necesario, dada la entidad de las políticas democrático-radicales que defienden y que apoyamos quienes votamos Ahora Repúblicas en las pasadas elecciones europeas… (Ah! Ça ira, ça ira, ça ira !)

* Elecciones y construcción de la izquierda

Acacio Puig, artista plástico. Militante de la izquierda revolucionaria, represaliado por el franquismo, activista memorialista de la asociación «En Medio de Abril». Es editor del blog Afinidades Anticapitalistas

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

7 comentarios sobre “Investidura, o como Unidas Podemos está cavando su propia fosa

  • el 22 agosto, 2019 a las 11:25
    Permalink

    Desde dentro el Poder cambia a la gente que dice que se mete en él para cambiarlo dede dentro.

    Respuesta
  • el 1 julio, 2019 a las 23:34
    Permalink

    ¿Y qué papel les asigna Podemos a los trabajadores, a la gente universitaria, en esas calles, además de votar y aplaudir a éste o al otro?

    Respuesta
  • el 28 junio, 2019 a las 18:08
    Permalink

    Postureo es seguir mirando al siglo XX y no atreverse a pelear el XXI, el presente es lo que vivimos y el que marca el futuro. Tricolor para arriba, tricolor para abajo, mucho discurso perfecto, ideas claras y mirando al pasado… eso es postureo

    Respuesta
  • el 28 junio, 2019 a las 10:22
    Permalink

    Si llamas «postureo» a permanecer en esas putas calles desde los remotos años sesenta; si llamas «postureo» a haber sido detenidos con Franco y con esto que lo llaman democracia y no lo es; si llamas «postureo» a mantenerse fieles a las banderas de aquellos hombres y mujeres que paralizaron en el pasado a las fuerzas fascistas a las puertas de las ciudades; si llamas «postureo» habernos comido todos aquellos libros de Mao, de Politzer, de Marta Hernecker, de Benedetti, de Marx, de Lenin, de Thomas Mann, de Galeano…Si llamas «postureo» a haber votado contra la OTAN, a todas las opciones que se dicen de izquierdas en estos últimos 40 años; si llamas «postureo» a haber mantenido una actitud antifascista desde aquel referéndum de 1969; si llamas «postureo» a votar hoy todavía UP, después del desplome del Muro y de la izquierda en general, después de la movida del chalé, después de las diversas rupturas de IU, del desastre de Madrid; si llamas «postureo» a haber perdido en el camino casas, negocios, amigos, mientras otros se hacían con un buen pellizco gracias a los votos de los perdedores de todas estas movidas;si llamas «postureo» a las caídas, encarcelamientos, torturas, para que hoy vosotros tengáis unos confortables sillones en el Congreso o cualquier sede de partido, ordenadores, prensa que abre sus micrófonos y sus páginas, a poco que abráis la boca, en tanto nosotros somos sancionados por hacer una puta pintada contra esto y contra aquello. Si llamas «postureo» a salir cada año a homenajear a los fusilados y a los arrojados a las simas donde fueron arrojados aquellos que en el pasado dieron sus vidas para que vosotros hoy podáis expresaros libremente en los medios y en el Congreso… es que militamos en ideas diferentes.

    Respuesta
  • el 27 junio, 2019 a las 14:17
    Permalink

    Es muy bonito opinar desde fuera…. Y luego hablamos del ejemplo que está dando Portugal… Menos tonterías de banderas y postureos del 14 de abril, y más transformar la realidad. Gobernar es comprometerse

    Respuesta
  • el 27 junio, 2019 a las 11:19
    Permalink

    Te refieres a las procesiones dogmáticas que se celebran el 14 de abril??? Algunas no nos habíamos dado cuenta de por dónde venían los cambios: ja, ja, ja

    Respuesta
  • el 27 junio, 2019 a las 10:09
    Permalink

    ¿Y qué se puede esperar de dos organizaciones a las que «se les olvida» celebrar el 14 de Abril en las calles de esta isla, además de no celebrar ni una sola manifestación desde la caída de Primo de Rivera?

    Respuesta

Deja un comentario