Irán: Asesinatos de estado continuados

Por Hamid Hosseini*. LQSomos.

Las Autoridades judiciales de Irán ejecutan a un joven que solamente tenía 15 años cuando fue arrestado

El sábado 3 de julio, tres presos condenados a la pena de muerte en la prisión de Urmía, Bahauddin Ghasemzadeh, un menor de edad, David Ghasemzadeh y Anvar Abdullahi fueron trasladados a celdas individuales para cumplir sus condenas.

Davood y Bahaoddin Ghasemzadeh eran de la ciudad de Salmas. Estos jóvenes fueron detenidos en diciembre de 2009 acusados de matar a dos personas en un conflicto tribal. Bahaoddin tenía 15 años en el momento de su arresto y en un proceso judicial sin garantías fue condenado a la pena de muerte junto a su hermano y otro amigo Andar Abdollahi, En 2012. Amnistía Internacional entonces denunció que la pena de muerte para Bahaoddin fue basada sobre sus confesiones forzadas que no tienen algún valor jurídico. Bahaoddin después de su condena En una ocasión pudo escapar y dirigirse al Kurdistán iraquí. Las fuerzas de seguridad iraní arrestaron a su hermana, su madre y otro hermano exigiendo que Bahaoddin regresara a cambio de la liberación de su familia. Bahaoddin regresó al país un mes después. Durante este período, Davood Ghasemzadeh, su hermano, sufrió graves lesiones en la columna vertebral y la médula espinal debido a fuertes golpes de los agentes de la prisión.

En junio de 2018, las Asociaciones pro Derechos Humanos informaron sobre el deterioro del estado físico de los dos hermanos encarcelados. Davood Ghasemzadeh había contraído una infección en el pie debido a una lesión en la médula espinal y a las malas condiciones en la cárcel, y después de que las autoridades penitenciarias le prohibieran acceder a los servicios sanitarios ambos hermanos escribieron una carta dirigida a las autoridades judiciales y en ella exigieron recibir los servicios adecuados sanitarios o que ejecuten sus sentencias.

El sábado 3 de julio la Amnistía Internacional advirtió sobre el peligro inminente de la ejecución de los tres condenados y pidió a las autoridades judiciales de Irán de revocar la pena de muerte de los tres jóvenes.

La República Islámica de Irán ignoró las peticiones que recibió de todo el mundo para suspender la ejecución de Bahaoddin y su hermano y Anvar Abdollahi y en la madrugada del domingo 4 de julio ejecutó las penas de muerte en la prisión de Urmía.

Recientemente, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michel Bachelet, criticó duramente los abusos contra los Derechos Humanos en Irán, diciendo: «En Irán, más de 80 menores de edad están en el corredor de la muerte y al menos cuatro de ellos están en peligro inminente de ejecución».

Según las organizaciones internacionales defensores de los derechos humanos, Irán ocupa el primer lugar la tasa de ejecuciones en el mundo en términos de población per cápita.

Según el Centro de Estadísticas de Irán, al menos 236 ciudadanos fueron ejecutados en el período de un año (1 de enero de 2020 al 20 de diciembre de 2020) y otros 95 fueron condenados a muerte. Entre los ejecutados se encuentra la ejecución de dos menores.

Según el mismo informe, más del 72% de las ejecuciones en Irán no se informan públicamente y que las organizaciones pro Derechos Humanos los denominan ejecuciones «secretas».

* Hamid Hosseini es portavoz de la Asociación Iraní Pro Derechos Humanos.
Otras notas del autor
Irán – LoQueSomos

Síguenos en redes sociales… Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar