La abuela estira la salchicha al abuelo

De regreso al patio

Del  Centro de Día “Comuneros”

Los abuelos caminan

Añorando rescatar

Las horas perdidas

Con pasear al perro de los críos

Circundan rutas de miradas

Hasta el asiento

Y, como en vertiginosa noria

La abuela acarrea

La salchicha del abuelo

Como una recién casada

En su noche de bodas

Extiende su mano izquierda

Hasta su bragueta

Con un tic nervioso que no acierta

¡Acertó¡ que le brama la ilusión

De ver algo grande, ¡glande¡

Para la inmensidad de su amor

Que ni añade

Ni quita nada de eso

 

-“ Estás muy machote, amado

Le dice pasándole la mano derecha

Por el hombro

Y, ¡ay¡,  contempla desde ahí

Que todo es pellejo

Y que los huevecillos vacilan

Como los huesos de aceituna

En su boca con prótesis dental

Y en su débil desconcierto

La vieja sintroniza con él

–                     los dos toman sintrón-

Rompe la cantera de sus sueños

Y le entran necesidades

De besos, de cariños

Y le pregunta:

-¿Qué hacemos con esto, Pellé?

 

En unos instantes él rompe

Los ciegos sentimientos

Y le mete las manos

Por entre la braga para él de esparto

Guía sus dedos

 

 

 

Por entre el balbuceo

De los grandes y pequeños labios

Y le dice:

-No te puedo ver el Chisme

Porque si me agacho

A ver quien me levanta.

-Sí, replica ella. Mejor será decir

“ A ver quién te la levanta”

Pues como dice mi vecina:

“Todo sube, menos la de mi marido”

De esta conversación

Saliendo la primera sonrisa

De los viejos

 

El sintió la áspera brisa del sarro

La intemperie añeja del ano

Y el vertiginoso y fiero vestigio

De los sintrónicos besos

De su boca en sus labios

Labios en otros tiempos

Depredadores de alboradas

de gallina en gallo

¡ Qué espléndido abanico¡

Ella sintió  las huellas  del falso falo

En el espolón de su gruta

Rozando su Pepita

en el cabo de buena esperanza

O Picha de las Chicas

Como canta  en Iscar “El Chotillo”

-De esta gallina se hace buen caldo, le dijo él

-De ese gallo, no se saca nada, le replicó ella

Echándole saliva al glande

Como cuando al llegar  a casa

Le esperaba

Con arengas y exabruptos incluidos

Por haber tomado unas copas

Antes de la comida o de la cena

Y le agarraba de los huevos

¡Qué devoción¡ allá ella

Se mostraba grave con esmero

 

 

 

Las silenciosas plegarias del culo

No se hicieron esperar:

La salchicha

Padre de sus sentimientos

En un instante

Le rozaba el cielo del paladar

Culebrillas se apareaban

En  espermáticos besos

El color de la breva

Invitaba a su dulzura sabrosa

Y  una ermita mozárabe era

Tomada por modelo

En el viejo se sentía

Como un Rebuzno tres veces repetido

Y la vieja, como una puta

Del modo más solemne y circunspecto

Se desgañitaba en ayes

Bien recio

-Déjalo. Pellé

-Déjalo, Carmina, ni te canses

Que ahora no somos más que dos pellejos

Como tú bien dices

Heredados de las huellas del Amor

De otros tiempos

Prosiguiendo:

A tu coño menguante le sobra el aliento

Aunque he de agradecer

El ansia, la presura

De elevartela hasta el cielo

Imitando al Asno con jactancia

-Sí, Tiburcio, Pellé,

Tu salchicha, mi instinto

Con qué piedad aquí entre mis pechos

Que no es más que un recuerdo

De otros amaneceres

Ocultos en horizontes

De huevos hueros

 

– Airémonos unos cuescos, Carmina

Que nuestros trinos

Amanecen viajeros

Y quieren susurrar a los patos

 

 

Que hacen el amor en el Río Vena

Excitando a las flores

A la inspiración y aspiración

Del consuelo

De nuestro recuerdo en el tiempo

De aquella magia de tus manos

Pintando chorizos y morcillas

Bordados de sueños

Y yo los chichis y castañas

Con hilos de esperma y de saliva

Poniéndoles al fuego.

 

Otras notas del autor

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar