La gran mascarada del inútil ególatra «en funciones»…

Joan Martí*. LQS. Septiembre 2019

…Y las portadas de los periódicos

Al cabo de 5 meses de fracaso en el intento de formación de gobierno, los periódicos hablan de fracaso de «los» partidos, refiriéndose a todos en una equidistancia sonrojante que insulta al sentido común. Y es que el ecosistema mediático-político español permite esta farsa inmensa en la que un fantasma sin ideología conocida, capaz de una idea y de su contraria en un par de minutos, que ha resultado objetivamente inútil para formar gobierno tanto apoyándose en la izquierda como haciéndolo con la derecha, lleve en permanente campaña electoral desde hace 15 meses cuando fue aupado al poder por la carambola de la unión de varios partidos que le prestaron el poder a cambio de nada, o de desalojar al tal Rajoy.

Desde entonces, el tipo, promocionado por la mafia mediática al servicio del IBEX 35 y de los poderes fácticos del país que le ven como servicial defensor de sus intereses, lleva usando en su provecho el Estado que le prestaron, con su consejo de ministros mediático-publicitario de los viernes, promulgando decretos y órdenes ministeriales en el BOE, apareciendo en portadas de periódicos y telediarios cada día como eterno presidente «en funciones» que no ha sido elegido por no querer o no poder, manejando a su antojo el CIS propaganda de Tezanos, la Televisión pública, la Fiscalía general del estado de la que dependen jerárquicamente los fiscales del país que deciden a quien sí y a quien no se acusa, viajando en avión del estado, representándonos en el exterior y fotografiándose glamorosamente con jefes de gobierno y de otros estados.

El ego de este indigente intelectual, sin embargo, no tiene límites y, ya puestos, considera que el poder es suyo y solo suyo y, si con los 132 diputados de su partido no tiene para formar gobierno, es capaz de provocar deliberadamente nuevas elecciones al cabo de 5 meses de las anteriores simplemente para intentar conseguir unos cuantos más para ver si ello le permite:
1) Seguir en el poder, que en su egolatría delirante cree que le pertenece.
2) Mantener el gigantesco trozo de pastel del empleo público y prebendas del que disfrutan los cuadros de su partido en la lotería nacional del enchufismo.

Lo sonrojante de la situación es cuando estas obviedades son ocultadas por el cártel económico-mediático del país, que valida el delirium tremens de este fantasma mediático alto, guapo y sin ideología. El problema es que casi el 60% de la ciudadanía española se «informa y educa» a razón de varias horas diarias de telebasura, abducida por la vacuidad morbosa del glamour de la política nacional del dimes y diretes, y luego entrega su voto a un individuo objetivamente inútil para la función que le asigna el estado, ególatra delirante que pasa de los intereses de estos ciudadanos que le votaron.

El drama, no obstante, es que haya también gente progresista de ideas y de corazón que, estando o pudiendo estar mínimamente informada, le de el voto a este ególatra-fantoche-inútil-montaje concediéndole la marca «de izquierdas», o por el voto útil o similares majaderías que insultan al sentido común; ese es el drama, puro surrealismo…

Más artículos del autor
* LQSomos en Red

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Un comentario sobre “La gran mascarada del inútil ególatra «en funciones»…

  • el 20 septiembre, 2019 a las 10:32
    Permalink

    Pedro está atrapado entre la patronal, la Corona y la «clerecía» de Ferraz. «Para la poca leche que da la vaca que se la tome el ternero».

    Respuesta

Deja un comentario