La mano negra: historia viva

Por Pepe Gutiérrez-Álvarez. LQSomos.

El 14 de abril de 1884, siete hombres fueron asesinados a garrote vil en Jerez de la Frontera, Cádiz, acusados de pertenecer a una sociedad secreta de finalidades terroristas llamada “La Mano Negra”.

El cine apenas si había dicho nada al hasta que finalmente el testimonio llegó bajo en el formato modesto, pero especialmente preciso de un documental, dirigido por Paco Palacio siguiendo un guion de Antonio Lorca que se basaba en el libro La mano negra, de José Luís Pantoja y Manuel Ramírez López, que se cuentan entre las personas autorizadas a decir lo que saben, aunque quien lleva la voz de la narración es el actor Juan Diego.

El documental reconstruye los hechos a través de los documentos, sobre todo judiciales, ya que las víctimas no tuvieron más voces que sus protestas y lamentos por el trato infligido por unas autoridades, al frente de las cuales se encontraba Antonio Cánovas del Castillo, que, no por casualidad, da el nombre a la principal fundación creada por la jerarquía del Partido Popular. Hay una pregunta que recorre la película de principio a fin, y esa es ¿Qué era La Mano Negra? ¿Existió realmente o fue una invención de las fuerzas represivas? No está descartado que pudiera existir alguna sociedad embrionaria que empleara un lenguaje amenazante contra los poderosos. La investigadora Clara E. Lida, autora de La mano Negra, uno de los primeros grandes estudios sobre el hecho, asegura en su intervención de que ella no tenía constancia de ninguna, pero que conocía sociedades de este tipo, sin que esto se tradujera en nada parecido de lo que las autoridades y los diarios llegaron a atribuir a los inculpados. Con un lenguaje preciso y calmado, Juan Diego va desgranando los hechos que en parte son escenificado en los lugares emblemáticos donde sucedieron los episodios, y apunta invariablemente hacia el montaje policial, hacia la cerrazón y la crueldad de las clases dominantes que temían a la Internacional más que a nada, y que no consideraban aceptar ni las más modestas mejoras laborales. El alcance de la crueldad del gobierno quedó patente cuando relevó a uno de los inculpados que había enloquecido mientras esperaba la ejecución, por otro.

El balance de los hechos queda claro desde el momento en que se consideran las consecuencias. La represión de las autoridades abarcó a unos 6.000 campesinos detenidos, juzgados sin apenas pruebas y finalmente deportados a Filipinas. Se trataba de una maniobra que mostraba que el Estado y los terratenientes necesitaban de la “amenaza terrorista” para eliminar de raíz cualquier movilización en el campo andaluz. Tal como señaló el representante de la burguesía agraria al fiscal del proceso, “ya es hora de anteponer la justicia a la libertad”. Quizás, como dijo el embajador francés, el marqués de Moulins, La Mano Negra no era más que “un nombre nuevo para un malestar que agita desde hace mucho tiempo”. Y que se volvería a manifestar, encontrando una y otra vez una misma respuesta.

La «ficha»

La mano negra. Año 2005. Duración 90 min. España.
Dirección: Francisco Palacios. Guion: José Luis Pantoja, Manuel Ramírez López.
Fotografía: Daniel Sosa. Con las intervenciones de Juan Diego.

TG Descargar con Telegram desde RebeldeMule_Documentales

La injusticia y sus diferentes manifestaciones se han asumido como claves universales del propio devenir de la historia. En el siglo XIX se auspició en todo el mundo la formación de los primeros movimientos y asociaciones obreras y campesinas, que luchaban por la mejora de sus condiciones laborales. Se acusaban condiciones de explotación y extorsión salarial, jornadas laborales de 16 o 18 horas, insalubridad y peligrosidad en el trabajo. En España, el movimiento obrero empieza a desarrollarse en las postrimerías del siglo XIX. Aceptado a regañadientes en casi todo el territorio nacional, los terratenientes de Jerez de la frontera, viendo peligrar su situación, decidieron combatirlo con todas las armas a su alcance. En complicidad con las autoridades del país, no dudaron en detener y encarcelar a miles de trabajadores, y en procesar, en un juicio plagado de arbitrariedades, a 15 jornaleros por el supuesto «Crimen de la parrilla» y su pertenencia a una supuesta organización llamada «La Mano Negra», de la que nunca se pudo demostrar su existencia.

Más artículos del autor

Síguenos en redes sociales… Mastodon: @LQSomos@nobigtech.es Diaspora*: lqsomos@wk3.org Telegram: LoQueSomosWeb Twitter: @LQSomos Facebook: LoQueSomos Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar