La pluma y la espada unidas, jamás serán vencidas

Por Nònimo Lustre. LQSomos.

Diez estampas femíneas en sus collages.
Historia de la mujer occidental: de la mutilación a la esclavización pasando por los magnicidios…

Hasta que Gengis Kan arrasó Europa y, hasta que, algo más tarde, los otomanos asediaran Viena y el sultán Mehmet II conquistara Bizancio/Constantinopla (1453), la península europea se empeñaba en mirar a Oriente con el odio desplegado por los Cruzados. Incapaz de salir de su aldeanismo -indiferencia ante las tendencias planetarias-, su intelligentsia discutía enfervorizada pero escolásticamente los vínculos –y los combates- internos entre los poderes religiosos y los civiles. Las guerras de religión tardarían más de un siglo en asolar a tirios y troyanos pero una niña francesa evidentemente iluminada -léase, una psicópata-, ya las apuntó mientras que un cortesano florentino se divertía imaginando la mejor manera de que los Poderosos sacaran provecho de las guerras que se avecinaban. Eran Juana de Arco, la pucelle d’Orléans (ca. 1412-1431) y, décadas después, Niccoló di Bernardo dei Machiavelli (1469-1527) De la coyunda entre una perturbada y un cortesano, nació la Europa contemporánea.

Hasta hace un siglo, no se supo cómo clasificar a Juana de Arco (mártir desde 1456 y santa desde 1920) ¿Fue una cristiana fanática o una nacionalista avant la lettre? Este bizantinismo fue resuelto merced al fiero método del nudo gordiano: se la canoniza y, automáticamente, pasa a poseer las dos dignidades, la chauvinista y la zelota. Seguramente fue analfabeta -como el 95% de sus coetáneos-, condición casi inseparable de aquel su fanatismo religioso al que llegó iluminada por las órdenes que recibió de pseudo-deidades populares como el arcángel Miguel o santa Margarita. Pero, asimismo, su raigambre rural la empujó al proto-nacionalismo francés, un rasgo muy enrevesado pues la mitad de Francia estaba en manos de aristócratas ‘galos’ aliados de los Invasores británicos. De hecho, fue capturada por los borgoñones quienes la entregaron a un duque inglés quien, a su vez, delegó en un obispo franco-inglés el proceso que la condujo a la pira –encendida por sicarios ingleses resguardados por frailes y sicarios de Borgoña.

Sea como fuere, adelantándose a las propiamente llamadas ‘guerras de religión’ desatadas por Lutero y combatidas por Trento, santa Juana convirtió la guerra de los Cien Años en una extravagante guerra religiosa donde un fraile mendicante, pionero de la seguridad alimentaria, instaba a cultivar frijoles por su rápida maduración. Item más, en 1430 la sanguinaria Juana amenazó a los husitas con “eliminar su locura y sucia superstición, arrebatándoles su herejía o sus vidas”. Asimismo, instó a los ingleses a marchar con ella a Bohemia a exterminar a los feligreses remanentes de Jan Hus (c. 1371-1415)

[Por cierto, en una enésima contradicción europea, la Cruz de Borgoña o Aspa o Cruz de San Andrés, es la divisa que hoy enarbolan la Casa Real de Borbón y la extrema derecha europea –justicia poética, la mojama de Franco salió de Cuelgamuros cubierta con el estandarte de los traidores borgoñones]

Por su parte, Maquiavelo, optó por limar la razón religiosa inmersa en la real politik. No la erradicó sino que la relegó a excusa subyacente. De ahí que entendiera el moralismo del dominico Savoranola como un detritus del Medioevo y de ahí que ligara su suerte a los Medici con los sobresaltos propios de la cortesanía.

Resumiendo que es gerundio: una mujer prendió la fogata de la religión y un funcionario la sustituyó por la razón de Estado –pretexto hipócrita para el opaco expansionismo bélico. Así empezó a construirse Europa y así seguimos.

Ilustraciones: Izqda, Juana de Arco con toga. A la drcha, Maquiavelo con armadura.

En el principio, estuvo la violación
Seguida por el despedazamiento
Casquerías
Del feminicidio imperial al proletariado decimonónico
¿Adornar o acorazar?: la ingrata moda femenina
La prostitución, madre de la filosofía
El curioso impertinente
Miscelánea de hembras, varones y viceversa
Terrorismo cristiano contra la razón mítica

· Otra serie de collages sobre la reproducción animal y humana

Más artículos del autor

Síguenos en redes sociales… Mastodon: @LQSomos@nobigtech.es Diaspora*: lqsomos@wk3.org Telegram: LoQueSomosWeb Twitter: @LQSomos Facebook: LoQueSomos Instagram: LoQueSomos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar