Los Juanes

No nos tienen miedo.

Ninguno.

Millones de personas no suponen una amenaza para esos pocos.

No quieren descifrar el lenguaje de la humanidad que habla tan claro, que aúlla tan estridente, que se duele por los siglos de los siglos.

No nos tienen miedo, esto es lo único cierto.

No vamos armados.

Sólo se asustan un poco los que saben que están de paso, los que cada cuatro años deben batirse en duelo con sus aliados, pero los amos, los que siempre estuvieron, los que ayer rieron frente a los paredones manchados de coágulos  hoy ríen de nuevo frente a los suicidios y desahucios.

Son los juanes, los sin miedo, los hijos de la grandísima que no tiemblan.

Lo tienen todo: la memoria, los tribunales, la información, las jaurías, las cárceles, los empleos, la salud, la educación.

Acorralados, enjaulados, les dejamos hacer esta guerra donde lo que primero invadieron fueron nuestras ideas.

Si fuéramos conciencia, si pudiéramos por una vez juntar los trozos que reventaron a fuerza de traiciones, verían entonces de qué es capaz un pueblo humillado por decreto, por decreto desollado.

* Si vis pacem

Viñeta de J. Kalvellido

Otras notas de la autora

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar