Los partos de la Bestia

“Poesía e imagen a contracorriente, sin autocensuras, ni mordazas impuestas”

Poemario editado en 2011 ¡y parece que fue ayer! versos vivos, llenos de actualidad, que apuntan contra la miseria del régimen, prosa activa(ista) contra el silencio.

Los partos de la bestia, es un trabajo autoeditadode Silvia Delgado, que  cuenta con las insustituibles ilustraciones de Kalvellido y prólogos de Juan Antonio Delgado y Belén Gopegui.

Diez partos y un epilogo que encadenan 126 páginas que dan libertad a una locuaz voz poética que habita y vive en los textos. Una voz poética que se enfrenta al poder, que grita contra la injusticia, que canta ¡rebeldía!. Versos de rabia, desde la verdad de nuestros días.

“… En estos versos,
con este canto,
escupo en tu frente,
te arranco los huesos,
y los convierto en ceniza.
Aquí, ahora mismo,
por los siglos de los siglos
yo te maldigo.”
(El poder)

Dicen que ya no hay poetas, o pocas poetas, pero la realidad no es así, existir existen, hacen, escriben, son, están. Otra cosa es lo que el sistema hace para que no “existan”, que pasen desapercibidos, que sean ignorados, algo habitual en estos regímenes que se llaman democráticos, donde a través del aislamiento mediático se oculta a investigador@s, a luchador@s, ensayistas y por supuesto a poetas. La batalla del lenguaje la ha ganado el capitalismo salvaje, nos han robado hasta nuestras palabras.

El siglo de la información es la época de la manipulación, donde  en la mayoría de los casos no leemos a personas que escriben, si no a productos fabricados por el mercado con un fin muy claro, entretener y alinear. Por eso es tan necesario buscar, escarbar, para separar el grano de la paja. Es necesario que  distingamos las afirmaciones razonables de la mera propaganda.

Leer a Silvia Delgado se convierte en un hábito diario desde el momento en que se conocen sus textos, un agradable ritual de búsqueda en su blog para descubrir las “opiniones de una poeta en pie de guerra”. Poesía de compromiso llena de reflexión, lejos del exotismo.

“ No están todos los faunos dormidos,
acaso unos pocos, alertados,
disfraza la noche de vigilia.
No están todos dormidos
ni están sus labios cansados,
ni sus sueños dejan de ser deletreados.
No.
Cuando los lobos acechan
cuando aprieta el paso la manada
y una sed roja de siglos
seca los manantiales
rompen los faunos a cantar…”
(Terrorismo)

Las viñetas de Kalvellido son el punto añadido a este trabajo con su contribución de manifestación descriptiva, la representación visual realista de la escena, el complemento plástico del texto; con el epilogo nos concede una versión del “Guernika” que detona en nuestros ojos.

“… Ten cuidado si no ves a los bastardos,
si no señalas el fondo,
si pasas de largo,
si tienes los ojos cansados,
si eres un lacayo.
Ten cuidado, amigo, amiga, tened cuidado.
Está amaneciendo y en el nuevo día
no habrá lugar para los que clavan el puñal
ni para los que lo afilan.”

(Ten cuidado)

L@s que quieran tener el placer de la lectura en papel, de esta edición que se recoge enLos partos de la bestia, puede contactar con la autora a través de su blog: Si vis pacem. ¡No te arrepentirás!

Gracias Silvia por esas barricadas de letras enlazadas que hacen frente al capitalismo salvaje y belicista.

 La Resistencia no esta ni cautiva, ni desarmada, hay poetas en rebeldía.

No entiendo la poesía que calla,
no entiendo sus versos limpios,
sus palabras despiojadas.
No entiendo la poesía sin conciencia.
No entiendo esa poesía inmaculada sin muertos sobre la mesa, sin cicatrices,
no entiendo la poesía que no cuenta la sangre derramada,
que no escucha millones de lamentos en cadena.
No entiendo la poesía que teme asomarse a la tierra.
No entiendo la poesía de camisa limpia,
de amor a secas,
de paz en tiempos de guerra.
No entiendo la poesía que ha perdido el habla
mientras fuera, aquí mismo,
corren descalzos hombres y mujeres,
mientras fuera, aquí mismo,
gritan en medio de tinieblas,
mientras fuera, aquí mismo,
se cansan los labios, se rompen las vertebras.
Mientras fuera, aquí mismo,
la justicia es arrastrada entre cadáveres,
mientras fuera, aquí mismo,
los nombres pesan,
el tiro es fácil,
los cráneos se afeitan.
No entiendo, no.
No entiendo la poesía de espejismos,
de andares suaves y buenos modales.
Maldita poesía pura
que no afila sus palabras,
que no las mancha.
Maldita poesía
hecha con bostezos en serie,
que nunca vive a la intemperie.

Maldita poesía que insiste con su voz tibia
en mostrarnos un mundo
donde nada es amargo,
donde siempre es domingo,
donde todo es fecundo.
Maldita esta poesía
sin llagas y sin pulso”

(Maldita poesía pura)

– Blog de poemas de Silvia Delgado Fuertes: Si vis pacem

Silvia Delgado en LQSomos

* Más artículos del autor

Twitter: @IkaiAlo

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar