¿Más coroneles para África?

Por Guadi Calvo*. LQSomos.

Burkina Faso acaba de vivir su octavo golpe de estado desde su independencia en 1960, lo que agrega todavía más inestabilidad, ya no solo al país sino a toda la región, conmocionada por golpes de estados y cambios de estrategias en la lucha contra los grupos fundamentalistas, los que han sumido al centro del Sahel, en una guerra de múltiples frentes.

Pese a que en Ucrania el mundo puede estar jugándose su existencia, los militares burkineses parecen tener otras urgencias y en un infatigable Déjà vu

Se confirmó, que entre el domingo 23 y el lunes 24, un grupo de militares, liderados por el teniente coronel Paul-Henri Sandaogo Damiba, nucleados en el hasta ahora desconocido Movimiento Patriótico de Salvaguardia y Restauración (MPSR), finalmente derrocaron al presidente Roch Kaboré, quien presentó su renuncia manuscrita el lunes por la noche, confirmando lo que se había murmurado durante toda la semana anterior. Lo que había llevado al gobierno depuesto a detener a once oficiales, entre ellos, el veterano coronel Emmanuel Zoungrana, comandante de cuerpo del regimiento de infantería del comando 12, quien estuvo a cargo de la lucha contra los terroristas en el sector occidental. Mientras los rumores se confirmaban el pasado lunes 24 se conoció oficialmente la destitución de Kaboré, quién había sido reelegido en las elecciones de 2020 con el 58 por ciento de los votos. Habiendo llegado al poder, en 2015, tras el derrocamiento en 2014 de Blaise Compaoré, en el poder desde 1991 y quien está siendo juzgado, en ausencia, por el asesinato de Thomas Sankara en 1987, el líder de la revolución burkinesa. El magnicida, alcanzó a huir a Costa de Marfil, con la ayuda de la inteligencia francesa.

Con los siempre clásicos gestos que preanuncian la inminencia del golpe militar, el domingo por la noche, en Uagadugú la capital del país, se escucharon disparos en cercanías del palacio presidencial, en cuarteles militares de la capital y según algunas fuentes también en las bases militares de Kaya y Ouahigouya, en el norte del país. El servicio de internet y telefonía móvil fue interrumpido, al tiempo que algunas versiones decían que Kaboré, ya había sido recluido en una dependencia militar, mientras el edificio de la televisión estatal, había sido tomado por los golpistas. Cientos de ciudadanos, desafiando, el toque de queda impuesto, por Kaboré el mismo domingo, salieron a apoyar la asonada y comenzaron a acercarse a la Place de la Nation, en el centro de la Uagadugú, mientras que de pronto empezó a incendiarse la sede del Movimiento del Pueblo para el Progreso, el partido del ahora ex presidente.

El golpe, del mismo modo que en Mali, se produjo por el descontento de las fuerzas de seguridad, por la incapacidad de los gobiernos en la lucha contra el terrorismo, en el caso particular de Burkina Faso, fue impulsado por el contundente fracaso político militar del gobierno en su lucha contra la insurgencia rigorista que desde 2016, se ha filtrado en el país desde Mali, lo que han provocado miles de muertos y 1.6 millones de desplazados, al tiempo que el país se convirtió en un puente de las khatibas muyahidines hacia Costa de Marfil y Ghana, donde ya han logrado instalarse.

Previó al golpe los integrantes del MPSR, habían pedido al presidente la renuncia de los jefes del ejército y mayor presupuesto para la guerra contra los grupos wahabitas, tributarios de al-Qaeda como el Jama’at Nasr al-Islam wal Muslimīn (JNIM) o Frente de Apoyo para el Islam y los Musulmanes y al Daesh o Estado Islámico en el Gran Sáhara, que prácticamente se han adueñado del norte de Burkina Faso y las áreas que comparte con Mali y Níger, obligando a los aldeanos a vivir bajo las estrictas normas de la sharia.

Entre 2015 y 2018, los terroristas habían concentrado sus acciones contra diferentes objetivos Uagadugú: hoteles, bares, restaurantes y edificios públicos, pero a partir de 2019, sus operaciones de mayor escala las realizaron con khatibas móviles en las áreas rurales del norte y este del país. Produciendo ataques incluso contra bases militares, como la de Koutougou, en agosto de 2019, donde murieron dos docenas de soldados. Lo que generó, prácticamente la paralización de todas las actividades, el cierre de la mayoría de las escuelas y el éxodo de miles de pequeños productores. A partir del 2020 comenzó a funcionar una fuerza paramilitar, Voluntarios para la Defensa de la Patria, un grupo civil auxiliar del ejército que terminó siendo rechazada por la población ya que sus miembros extorsionaban y robaban a quienes tenían la obligación de proteger.

Según algunos analistas, lo que finalmente habría precipitado el golpe fue, el último gran ataque que se produjo el pasado noviembre, contra la comisaría de Inata, en la provincia norteña Soum, donde fueron asesinados 54 policías. (Ver: Burkina Faso, especulaciones sobre el terror). A lo que hay que sumarle el ataque al pueblo de Solhan, provincia de Yagha, en el norte del país, en la noche del viernes cuatro al sábado cinco de junio del año pasado que dejó al menos 160 civiles muertos convirtiéndose en el hecho más sangriento desde que comenzó la actividad terrorista en Burkina Faso, realizada por una khatiba de más de cien militantes.

Se ha conocido que tras la concreción del golpe, el MPSR, además de ungir como nuevo presidente al coronel Sandaogo Damiba, ha suspende la Constitución, de disolver la estructura del anterior gobierno, al igual que Asamblea Nacional, ordenó el cierre de fronteras aéreas y terrestres hasta nuevo aviso y estableció un toque de queda desde las 9 de la noche a las cinco de la mañana. Al tiempo que anunciaron que presentarán, a la brevedad, cronograma para el retorno del orden constitucional.

Caminos que se cruzan

Se conoció que el líder del MPSR, el coronel Sandaogo, en su momento había propuesto en dos oportunidades, al ahora derrocado presidente, pedir la asistencia de la compañía militar rusa Wagner, que, tras el fracaso de Francia, está a cargo de la lucha contra los grupos rigoristas en Mali, en colaboración con el ejército liderado por el actual presidente el coronel Assimi Goita, por lo que se cree que ahora, ya que aquellas propuestas fueron rechazadas, sea inminente la llegada de los rusos a Burkina Faso. Un dato nada menor, no solo en la guerra contra el terrorismo en el Sahel, que esta pasado por uno de sus momentos más críticos y en plena expansión de las khatibas, sino en vista de la peligrosa situación en Ucrania. Por lo que en África se incrementaron los, hasta ahora, disimulados choques entre Washington y sus subordinados de París y Londres tanto con Rusia, que de alguna manera está tomando un fuerte protagonismo en el continente junto con China, que viene haciendo multimillonarias inversiones en muchos países africanos.

Burkina Faso, al igual que Mali y Níger, están en un punto de extrema debilidad frente a la incontenible andanada de los grupos wahabitas, cuyas operaciones durante 2021, se incrementaron en un setenta por ciento, de 1180 acciones a 2005. El Sahel se ha convertido el foco más activo de los cinco con que cuenta en África el terrorismo “islámico” los otros cuatro son el Magreb, Somalia, Mozambique y la cuenca del lago Chad (Nigeria, Camerún, Chad y sureste de Níger), al tiempo que en los últimos meses se ha verificado también un importante incremento de las acciones de los grupos integristas que operan en República Democrática del Congo, Uganda y Burundi.
Específicamente en el Sahel central (Burkina Faso, Mali y Níger), donde han operado con mayor intensidad fuerzas militares de occidente, particularmente Francia y Estados Unidos, las consecuencia de la actividad terrorista han producido el desplazamiento de más de 2.4 millones de personas (sólo en Burkina 1.6 millones), incluidos, más de 190 mil refugiados y 2.2 millones de desplazados internos.
En gran parte de continente la grave crisis de seguridad está haciendo trastabillar a los gobiernos “democráticos”, a lo que hay que sumarles: las crónicas crisis políticas, económicas, la pandemia del Covid-19 y epidemias como el Cólera, SIDA, EBOLA y hasta el 2020, poliomielitis en Nigeria.

Esta situación es la que ha dado contexto para lo que a lo largo del año pasado se hayan producido en el continente, seis golpes de estado: Chad, Mali, Guinea y Sudán, en dos intentos, al que hay que sumarle el fallido en Níger, mientras que desde 2011 al 2020, se habían producido sólo cinco. A los que se suma Burkina Faso, antes de que termine el primer mes del año.

Esta multiplicación de movimientos militares, da un entorno estremecedor para la “Democracia”, africana y que según se ve en vastas regiones del mundo, parece ser un sistema que se ha ido degradando, al punto de convertirlo en inútil, quizás por los mismos países que tanto la promocionan. Mal al que los coroneles africanos parecen estar dando una respuesta.

Burkina Faso – LoQueSomos

* Escritor y periodista argentino. Publicado en Línea Internacional

Síguenos en redes sociales… Mastodon: @LQSomos@nobigtech.es Diaspora*: lqsomos@wk3.org Telegram: LoQueSomosWeb Twitter: @LQSomos Facebook: LoQueSomos Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar