Mortadelo on fire

Por Puño en Alto*. LQSomos.

La Sanlúcar del Santo Régimen, como todo peculiar régimen que se precie tiene su fauna característica propia que le aporta su singular naturaleza. En esta ocasión, vamos a fijarnos en un personaje que en gran medida ha colaborado en crearlo y que en su mantenimiento se ha ido mostrando indispensable, más que nada por lo que se supone debe saber que por su intrínseco valor.

Estuvo muchos años desde Urbanismo interviniendo en política, no precisamente en dicha materia, en la que no se le puede recordar una eficaz gestión en la ciudad en ninguna de sus facetas, sobre todo en materia tan sensible como la de la disciplina urbanísticas que la convirtió en una herramienta eficaz para desarrollar clientelismo. Muy fuerte e implacable con el débil, pero a su vez cobarde, sumisa y complaciente con el fuerte. El oscurantismo en su gestión fue tan oscura como su secular indumentaria, de tal manera que no pocos ya piden que es mejor dar carpetazo a esa gerencia por haberla convertido en lo más parecido a un antro en el que el latrocinio administrativo brilla y no, precisamente, por su ausencia, y que sus nuevos moradores no han sabido, no han podido, o no han querido revertir.

Sin pena ni gloria, ni falta que le hacía, tuvo que dejar esa responsabilidad, unos dicen que como supuesta exigencia del acuerdo de Gobierno de los naranjitos locales de la Sanlúcar del Santo Régimen, otros defienden que ya la situación era insostenible para sus intereses. Lo dejó, no sin antes, haciendo valer lo que sabe y calla, que le aseguraran un cómodo y mejor remunerado puesto al frente de ese hito histórico tan grande como va a ser el fracaso de su conmemoración. Como todo el mundo sabe y pueden comprobar, la conmemoración está siendo un mayúsculo fiasco en lo social y, sobre todo, en lo económico porque nada relevante más allá del escaparate y el postureo está suponiendo para la ciudad. Como símbolo del sonoro fracaso es que a fecha de hoy y a menos de cien días del comienzo de la conmemoración del hito histórico, la que dicen que será la sede central del mismo aún no se sabe si estará debidamente terminada y dotada de los recursos necesarios para tal fin.

Huyendo de la quema del fracaso y al parecer de nuevo haciendo ver su valía por lo que sabe y calla, consigue que le endiñen con otra espléndida soldada lo de la coordinación de la capitalidad y en eso está, dejando ver su inconfundible figura ahora con un complemento que le aleja de ser reconocida como blatodeo y si la acerca a ser reconocida como un grotesco Mortadelo con peluca, dicho sea de paso con todo el respeto que no se merece.

Y como un cualquier Mortadelo On Fire se pavonea por la ciudad en un estado pletórico, a veces acompañada de un buen número de arribistas y palmeros, cuando no del complaciente esmirriado como un perfecto Filemón, traicionándole el subconsciente al afirmar que bueno es eso lo de la capitalidad para el Santo Régimen. Ya ven, un personaje orillando lo siniestro que de la no disciplina urbanística se hizo fuerte, que la conmemoración la dejó hecha unos zorros y que ahora del sabor de vuelta a vuelta de la capitalidad ha encontrado su nuevo modus vivendi carpantista a costa de los demás.

* Puño en Alto es una ventana colectiva abierta, desde donde se reflexiona y analiza con actitud crítica la actualidad política y social, sin adscripción partidista, pero sí ideológica con un marcado e irrenunciable republicanismo.

Síguenos en redes sociales… Mastodon: @LQSomos@nobigtech.es Diaspora*: lqsomos@wk3.org Telegram: LoQueSomosWeb Twitter: @LQSomos Facebook: LoQueSomos Instagram: LoQueSomos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar