Ni iguales ni parecidos

Ni iguales ni parecidos. Ni ante el espejo, ni ante la ley, ni ante la justicia, ni ante el tendero de la esquina somos iguales. Spain is different y los españoles también. Un señor, por estar casado con la hija del Rey, pudo meterse en un patatal societario que le reportó  beneficios estratosféricos porque todas las puertas se le abrían sin apenas tocar el timbre. ¡Ábrete Sésamo! Una señora, su señora,  la hija del Rey, invirtió 1.500 euros en uno de los tinglados y recibió 500.000 de beneficios, que retiró sin enterarse de nada, por lo que no es pertinente ni su inculpación ni su declaración.

Era propietaria del 50% de algunos de los tinglados, se sentaba en el consejo de administración de otros y tenía entre sus responsabilidades la de levantar actas, pero no hay indicios probatorios de que tuviera algo que ver con todo aquello. La mejor prueba es que su esposo, en sus declaraciones ante el juez, la desvincula por completo. ¿Iba a  mentir Urdangarin en algo así?

Si la memoria no me falla, identifico al juez Castro con un funcionario de prisiones al que conocí en la prisión de Córdoba, mientras preparaba judicatura. Era un hombre formal, algo pijolatis, aficionado a los coches y buen dialéctico, con el que tomé muchos “medios”. A veces más de la cuenta. Si no me muestro muy seguro es porque al que yo conocí no le hubiera convencido nadie del desapego e ignorancia de la señora de Urdangarin, copropietaria también de un palacete “principesco”, pagado con las ganancias de las diversas sociedades del marido.

Parece probado que la señora esposa sabía que su marido ganaba mucho, muchísimo dinero, pero, como es habitual, nunca preguntó nada. Tampoco debió enterarse que su señor padre sí se había enterado de algo y que por eso tuvieron que irse precipitadamente a Washington… Debió de creer que era para que los niños perfeccionaran el inglés.

Después de leer la declaración completa de Urdangarin, sí he entendido la ignorancia de la infanta, porque si él no sabía nada, de nada, de nada… ¿qué podía saber ella? Todo se coció en la cabeza de un exprofesor del duque, Diego Torres, que era el que manejaba los hilos del entramado en el que Urdangarin era una víctima más, que así es como él se considera.

Urdangarin veía, eso sí, que las cuentas corrientes corrían más de lo corriente, pero como es un gran despistado, que tiene su cabeza ocupada en asuntos de mayor calibre, nunca se le ocurrió preguntarle a su socio de dónde venía tanta pasta. Y tan gansa. Ni él se lo preguntó a su socio ni su esposa se lo preguntó a él.  Ellos están en otra cosa, ellos son así.

Bueno, pues resulta que el juez Castro considera que  no procede imputar a la infanta, porque entiende que no hay indicios probatorios de que estuviera al tanto de los negocios de su marido, pero, al mismo tiempo, rechaza la ignorancia de Urdangarin y no se cree que fuera un mero asesor deportivo. Por cierto, la esposa de Diego Torres, que no figura para nada, sí está imputada. ¿Todos iguales? Ustedes mismos.

* Extremadura Progresista

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar