Otra Primaveraz

No sabremos nada del marchamo íntimo y universal del hombre hasta que no desvelemos un misterio antiguo y elemental. A saber: ¿Por qué insistimos en enhebrar cada año poesía cursi de las margaritas, simbólico vegetal de las dudas y suspiros del acné enamorado, mientras, al mismo tiempo, pisoteamos diariamente miles de flores con la cruel indiferencia de una normalidad ahormada y brutal, residente en la suela del zapato?

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar