Otra Primaveraz

No sabremos nada del marchamo íntimo y universal del hombre hasta que no desvelemos un misterio antiguo y elemental. A saber: ¿Por qué insistimos en enhebrar cada año poesía cursi de las margaritas, simbólico vegetal de las dudas y suspiros del acné enamorado, mientras, al mismo tiempo, pisoteamos diariamente miles de flores con la cruel indiferencia de una normalidad ahormada y brutal, residente en la suela del zapato?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar