Palabra de BOE, palabra del señor

dios-en-el-BOE-LoQueSomosLilith Rojo. LQSomos. Marzo 2015

Después de las tablas de la ley en forma de piedra, llegaron las de papel del BOE, Boleto Oficialísimo de España.

Los católicos de este reino terrenal de nombre España están de enhorabuena, pues cuentan con un nuevo certificado para acreditar el retraso científico en el que viven los que gustan de interpretaciones, que no dejan resquicio alguno para que las neuronas respiren. En la asfixia complaciente del dios creador de todas las cosas, hasta de los drones que quitan la vida del mundo, un dios vago, que se echó a dormir el séptimo día excusándose en el libre albedrío y en el principio de no injerencia (él debió inventar también el cinismo), sus corderos y sus lobos devoradores de corderos son felices. Se dedicó a contemplar la muerte libre, la enfermedad libre, la falta de educación libre (nadie tira piedras sobre su propio chiringuito), hasta el desahucio y el despido libre. Todo un liberal este tipo ubicuo. Una deidad que se comporta como un padre desnaturalizado y sádico, que solo está dispuesto a dar su gracia de forma caprichosa a sus ejemplares más fuertes. En sus teorías, eso debe ser la meritocracia, que explica que el hijo tonto del rico triunfe porque ha ido a un colegio que solo pueden pagar los de su clase y el hijo listo del pobre fracase cuando desaparecen las becas. La pirámide que ha funcionado toda la vida, el señor capitalista en el vértice, l@s parias parad@s en la base y el ojo de dios suspendido contemplando su obra. Vaya, que dios es un neoliberal ultracatólico, por lo menos el de la COPE.

Menos mal que dios, para las ateas como yo, no existe, lógico, eso sí que nos acerca más a la felicidad, la de quienes se saben capaces de cuestionar los dogmas. Y seguramente este dios tampoco sea en el que quieren creer muchos cristianos, pues pueden tener mucha fe, pero no ciega, sorda, muda y totalmente manipulada.

Quizá el tema de dios en el BOE, como consagrado creador de todo ser viviente y del universo conocido y hasta del ignoto, parezca un chascarrillo del gracejo español y como una anécdota traguemos con ello pensando que hay cosas más importantes de las que ocuparse. ¿Y lo les pregunto? ¿Hay algo más importante que la educación de nuestros hijos, que sus valores y que crezcan con una mente abierta para ser los librepensadores del futuro? ¿Es que queremos pasar nuestra vejez obligados a rezar por nuestras nietas y nietos, bajo la pena, que seguro la habrá, de ser multado por hereje?

La división Estado-Iglesia, aquí, es una quimera y será un imposible con medidas tan retrógradas, cavernarias y nacionalcatólicas como éstas. Lo que se escribe en el BOE en el BOE queda, es como Santa Rita, no la del caloret del invierno de sus corrupciones. El pobre BOE en estos últimos tiempos ha sufrido maltrato, se han llenado sus páginas de vergüenza, de oprobio, de injusticia, como no esperábamos ver, y para guinda la cruz que nos ha caído encima. El día que una nueva ley venga a corregir ésta, si es que la cordura existe, quedará para la historia que en el estado español dios fue reconocido por la administración en el siglo XXI.LoQueSomos-catequesis-regresaa-las-escuelas

Esta semana me hizo gracia cómo desde Catalunya la señora Irene Rigau, Conseller d’Educació, dijo que la única escuela pública declarada como laica era la catalana. Eso es algo que nos honra, pensando en que la Iglesia del principado es más progresista y serían críticos ante tal exclusiva: “dios nos ha creado y si no lo aceptamos no seremos felices”, pecó de inocente. Quién con alzacuellos y en nómina de la Conferencia va a resistirse a esta golosina, pues la delegación catalana de la COPE dijo que le parecía la hostia, no sabemos si consagrada. Aunque a los obispos la LOMCE todavía les parece poca cosa, unas migajas para que olviden el aborto y otras cuestiones que pueden restar votos a los populares, si a ellos les da por salir con la cruz a tomar las calles y cerrar España.

Muchos dirán, cómo sois los anticlericales, si la religión no es obligatoria. Los niños que tengan padres valientes y conscientes podrán optar por otra asignatura. Eso sí, no sumará para el currículum, como sí lo hace la religión, que sirve también para la petición de becas y que seguramente no debe ser muy compleja de aprobar, si estás dispuesto a recitar todo lo que te pidan. Pero cuántos padres hay que tengan la laicidad en la educación como un requisito indispensable. Hay padres no creyentes que para que sus hijos gocen de educación de más calidad o no compartan aula con hijos de la emigración son capaces de llevar a sus hijos a colegios religiosos subvencionados. Colegios que pagamos todos en detrimento de la escuela pública, laica, de calidad y gratuita, que tendría que ser prioritaria para todas y todos. En realidad son minoría los que no están dispuestos a pasar por el aro del aura santa. O sea, que la mayoría de l@s niñ@s pueden acabar en masa en las manos de los que llevan moldeando cerebros y sobando cuerpos de manera secular. Tened en cuenta que el ateo -según el BOE- no tendrá salvación, pero si militas en religiones, aunque no sean la verdadera, puede que tengas alguna opción de que se apiaden de ti y vayas a algún suburbio del Paraíso.

Como mujer, que siempre sale malparada en esto de las grandes sectas monoteístas, me parece espeluznante que tengamos que celebrar el 8 de marzo con semejante lastre. Si nadie lo remedia pronto se celebrará el día de la mujer reproductora, cuidadora y doméstica, porque para la Santa Madre Iglesia ese es nuestro rol… no es un trabajo sino lo que dios tenía previsto para nosotras, máxime ahora que el PP va a crear tantos millones de puestos de trabajo que cada súbdito tendrá 3 ó 4… eso sí, a 1 euro la hora.

Es gravísima esta involución que se está santificando en el BOE. Si Paco levantara la cabeza, moriría de emoción y devoción al contemplar que en su España, la de Arriba, la democracia jamás cuajó.

Más artículos de la autora

* LQSomos en Red

Nota relacionada: La catequesis regresa a las escuelas

2 comentarios sobre “Palabra de BOE, palabra del señor

  • el 11 marzo, 2015 a las 09:42
    Permalink

    Lo peor aún, es que los partidos políticos que aspiran al poder siguen siendo ultra católicos o «integradores» y lo que se necesita es ruptura total entre iglesia y estado. Y eso no significa menospreciar, ni prohibir, es simplemente poner a la religión en su lugar.

    Respuesta
  • el 11 marzo, 2015 a las 09:31
    Permalink

    El retraso de este pais es inmenso gracias al fanatismo cristiano que nos acompaña en nuestra historia. El único tiempo de ruptura fue la II República… Y así termino como sabemos. Ahora un paso mas de integrismo, en el siglo XXI ¡increible! pero cierto.

    Respuesta

Deja un comentario