Preguntas

El Financiero de El Garaje. LQSomos. Mayo 2014

En Noviembre pasado decíamos en la nota Declaración Histórica: China ya no quiere más dólares. Y, entonces, se preguntarán, ¿quién va a comprar la deuda de EEUU?

En Febrero, en China vende bonos USA,decíamos: China, como otros, intenta salirse de la trampa USA que consiste en tener que utilizar obligatoriamente dólares para comprar materias primas y comerciar entre países.

El histórico acuerdo gasístico Rusia-China (400 mil millones de dólares a lo largo de 30 años) y las recientes declaraciones del Presidente Xi Jinping a favor de una alianza de seguridad incluyendo a Rusia e Irán supone un exponencial aumento de las amenazas contra el dólar y una contestación cada día más abierta de la hegemonía USA.

En ese contexto,resulta sorprendente que un pequeño país como Bélgica (de un PIB que no llega a 500 mil millones de euros, la mitad que el Reino de España) haya comprado recientemente (en los últimos cinco meses) bonos USA por más de 200 mil millones de dólares.

¿Quién utiliza a Bélgica?Porque que las compras se hayan realizado con sede en Bélgica no quiere decir que hayan sido por cuenta de ese estado.

Y aquí empiezan las preguntas.

En Bélgica tiene su sede la organización Euroclear. La cual, manejada por los principales bancos centrales, facilita la colocación y los intercambios (por cientos de miles de millones de dólares) de bonos. Digamos que, íntimamente ligada al Fondo Monetario Internacional,administra fondos por unos 2,5 billones de dólares.

Parece una buena pista. No podemos saber realmente quién y para qué está operando desde Bélgica. No podemos más que seguir preguntándonos cosas y hacer suposiciones.

Por ejemplo, ya que el FMI controla desde 1969 los Derechos Especiales de Giro, de alguna forma una moneda internacional de reserva definida en base a una cesta de divisas (al principio se definían con relación al oro), cabe preguntarse si el FMI tiene algún interés concreto en estas últimas compras.

Y, ya puestos, ¿se dirigirían estos movimientos hacia la consolidación de esos Derechos Especiales de Giro como moneda internacional? Hay quien dice que así es.

¿Sustituiría esta moneda (u otra derivada de ella) al dólar? ¿Se acabaría así con la –relativa– independencia monetaria de los países (y de algunas zonas, eurolandia, por ejemplo)? ¿Se provocaría por esta vía las quitas que la impagable montaña de deuda hacen inevitables? ¿Se lograría así la tan deseada –por algunos– concentración de poder monetario a nivel mundial?

Y todo esto nos lleva a tres preguntas más. Bastante inquietantes, por cierto.

En primer lugar, teniendo en cuenta que el colapso de la burbuja de la deuda USA parece cuestión de tiempo, ¿no estarán ya esas élites que gobiernan el mundo sentando las bases del sistema que reemplazará al petrodólar?

En segundo lugar, esas mismas élites que dicen trabajar porsalvar dicho sistema, superar la crisis, etc., etc., ¿no estarán ya decididas a hacerlo estallar, provocando una demolición controlada, aunque eso sí, de consecuencias devastadoras para los trabajadores (y las clases medias) de Estados Unidos, Europa y el mundo en general?

En tercer lugar, suponiendo que así sea, ¿qué pretexto utilizarán para su demolición? No hay que olvidar que estamos hablando de la sustitución del sistema de Bretton Woods, aquel que nació tras (o gracias a) la Segunda Guerra Mundial.

Otros artículos del autor

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar