Prohibido el baño en las playas de Israel

Nònimo Lustre. LQS. Mayo 2019

El título de este poste es una licencia porque las playas israelitas no van a ser prohibidas, precisamente ahora que les llegan las sardinitas y los marrajos de Eurovisión. Aunque luego lo veremos, esas playas no pueden ser tan asesinas como para ser valladas, minadas y prohibidas -¿o sí?

Pueden ser asesinos los bañistas y hasta los pescadores pero ni siquiera una raya o pastinaca de retorcido aguijón podría ser empapelada por homicidio pues sólo los humanos estamos capacitados para matar de verdad. Ya pueden maldecir a las playas normandas de Omaha & Co; yo sigo en mis trece, las minas antipersona, caballos de frisia, casamatas y otros artilugios homicidas no son culpable de que unos dizque “aliados” generales con mando en plaza decidieran asesinar a una montaña de sus soldaditos para ocultar que los rusos estaban a 150 kms. de Berlín -los generalitos querían salir en la Historia, esa fue la razón de la matanza, la propia y la ajena.

Este largo exordio parece una perogrullada, ¿no? Sin embargo, he comenzado por él porque, como veremos más adelante, las matanzas que Israel perpetra contra los niños que juegan en las playas de Gaza -únicas que tiene Palestina-, han sido manipuladas mediáticamente hasta el punto de que hoy parece que esos niños mueren de insolación, de corte de digestión o por profesar la fe mahomética -razones más que suficientes para que la Marina de Guerra israelí se lave las manos y se vaya de rositas. Ya sé que las playas israelitas están hiperprotegidas pero están tan cerca de las gazatíes que bien pudieran ocurrir lamentables accidentes. ¿O es que el Tsahal o la IDF -ejército sionista- no comete errores al localizar sus dianas? Yavé, Dios y Alá no lo permitan.

Pero el caso es que los organismos mediáticos de la Unión Europea (UE), entes vaporosos situados políticamente todavía más a la derecha que la ya de por sí muy extremista de derechas UE, ha decidido que el sábado próximo se celebre en Tel Aviv la Eurovision Song Contest. Este certamen, no sólo está controlado, decidido y dirigido por la política europea sino que, además, en los últimos años ha cambiado su estilo de festival a circo. La razón es evidente: las (infames) canciones se parecían tanto las unas a las otras que la única manera de no aburrir al público zoquete ha sido montar un circo particular para cada una dellas. Y el cambio les ha salido bien. Incluso los que somos inmunes a la música enlatada, podemos ahora fijarnos en la escenografía y olvidarnos de ese tun tun tun electrónico que podría tocar un niño y cantar una niña -o viceversa.

Este circo eurovisivo se celebra en Israel porque el anterior fue ganado en Lisboa 2018 por Netta Barzilai, una marinera de la Heul Ha’Yam (HHY), la Navy israelita y segurísimo que a los sionistas no les molestará que la llame ‘Navy’. Por ello, hoy me limitaré a loar los fechos y fazañas de esa marinería -las masacres de la IDF en general, quedan para otro día. Pero ni siquiera me referiré a los abordajes y asesinatos en aguas internacionales que la HHY ha perpetrado -seguro que Netta participó en algunos, era su oficio- sino solamente a sus ataques contra las playas palestinas. Más limitación, imposible.

La HHY atacando a los pocos pescadores gazatíes que todavía se arriesgan a ser acribillados desd barcos de guerra

Para la HHY, hundir barcas de pescadores es juego de niños -de sus niños. No podía conformarse con ello así que, cuando les entre el antojo, ataca a peces más gordos. Por ejemplo, cuando avistó al barco de pasajeros Mavi Marmara de la Flotilla de la Libertad (aguas internacionales, 31.mayo.2010) Como los sionistas tienen mala vista y peor memoria, años después resulta que todavía no han decidido si fue un error de localización o que fueron atacados por los 632 miembros de esa Florilla. En esta operación de blanqueo, Israel ha contado con la inestimable ayuda de Reuters -la más sionista de todas las agencias- quien manipuló unas imágenes para hacernos creer que los pasajeros del Mavi Marmara habían atacado con cuchillos a los tiernos marineritos compañeros de Netta que les estaban abordando -repito, en aguas internacionales. Extrañamente, la HHY asesinó a nueve despiadados pasajeros -sin duda, terroristas en potencia- e hirió a docenas… sin sufrir por su parte ni un solo herido leve.

Pero estábamos hablando de la peligrosidad de las playas palestinas. Contra los bañistas, el HHY ha cometido tantas iniquidades que mejor comenzamos con un “primer incidente”: en 2006, bombardeó la playa de Beit Lahiya exterminando en el acto a toda la familia gazatí Ghali pues fueron destrozados tanto los padres como sus cinco hijos. La matanza fue tan desmedida que -además de recurrir al consabido “error”- el IDF todavía la achaca unas veces a la artillería terrestre y otras a la artillería naval.

A punto de ser-asesinados por la HHY

Sea como decidan los marineritos de la HHY o los gerifaltes de Tel Aviv -ya saben, un barrio de Washington-, la Navy sionista continuó haciendo de las suyas de manera que sólo gracias a la casualidad de que un periodista extranjero grabó los hechos, el mundo supo que, a las 15,30 hrs. del 16.julio.2014, la HHY destrozó literalmente a los cuatro niños Baker -entre 9 y 11 años-. Y, repito, lo supimos porque los niños estaban jugando en una playa cercana al hotel Al Deira, base conocida de la prensa foránea y un periodista grabó los asesinatos.

Esta masacre fue conocida por el mundo por casualidad. Pero en realidad a la HHY le importa muy poco que se conozcan sus crímenes

Gracias a esta matanza, enlazamos con el principio de este poste y ratificamos que los niños palestinos no mueren de insolación en las playas. Pero, ¿por qué insisto en esta perogrullada? Porque, en esta ocasión, la HHY se lavó las manos -y el hocico- para evadir la evidencia de que fué esta Navy la que bombardeó la playa desde la tranquilidad de uno de sus barcos de guerra. Ahora bien, como su versión era inverosímil -no así la grabación de una tele francesa-, los sionistas han ido fabricando poco a poco la Versión Dron -es decir, la que más garantiza el anonimato y la impunidad de los asesinos. Ahora nos cuentan esta milonga:

Cuatro niños gazatíes y todavía estamos esperando una narrativa objetiva de petición deperdón ni hablemos

“El operador de un dron israelí Hermes 500 observó desde el centro de operaciones aéreas de Palmachin, al sur de Tel Aviv, que una figura humana salía de los restos de un contenedor que había sido atacado por la aviación el día anterior al despertar sospechas de que se trataba de un depósito de armas de Hamás. Un segundo aparato no tripulado, esta vez artillado, entró en acción para disparar un misil contra el niño que se había acercado al contenedor. El resto de los chicos echaron a correr mientras eran perseguidos… el operador del dron pidió aclaraciones sobre los límites de “la zona de guerra de la playa” en la que podía abrir fuego. Al no recibir respuesta, lanzó medio minuto después el misil que causó la muerte de los cuatro niños.”

Lo de siempre: un milico que no ve bien la pantalla y que ni siquiera sabe distinguir si una playa es civil o militar, unos mandos que han salido a fumar y unos niños gazatíes que corren, ergo algo esconden. Resumen: las playas mediterráneas son muy peligrosas. Tanto que las israelíes deberían estar prohibidas no vaya a confundirse el fantasmático “Operador de Dron” y suelte un misil contra los admiradores del Eurovi-sionismo.

Más artículos del autor

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario