Situaciones

El derecho a la autodeterminación, colectiva y personal, es humano y legítimo por demás. Inalienable. Pero siempre resulta preciso huir como de la quema de venenosas demagogias, derivadas del oportunismo sin escrúpulos y con nada claros designios. El comercio y sus mercaderes tienen mil caras y no todas bien visibles. Al fondo de todo, no hay que olvidar una perpetua realidad de explotadores y explotados. Avanzar hacia la libertad y la justicia no es regresar a la religiosa caverna del ensimismamiento. Vivimos en y con nuestro pueblo, pero vivimos igualmente en el mundo y en el universo.

* Director del desaparecido semanario "La Realidad"

Más artículos del autor

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar