Steve Jobs, que estás en los cielos

Por Jorge Izquierdo*. LQSomos.

«Gary Cooper, que estás en los cielos» es una película de 1980, Steve Jobs contaba por aquel entonces 26 años y ya era millonario gracias a la exitosa salida a bolsa de Apple. En la cinta, dirigida por Pilar Miró, nos encontramos con Andrea Soriano (interpretada por Mercedes Sampietro) una mujer que rozando los treinta ha obtenido ya un gran éxito en el terreno profesional. Sin embargo, el personaje de Andrea al igual que Steve Jobs siente que su vida personal ha sido un fracaso.

En las postrimerías del filme Andrea tiene que ser operada de urgencia y en esos momentos de angustia, reflexiona sobre su vida. El personaje de Andrea no puede evitar recordar el gran amor de su vida: Gary Cooper. Treinta años después me permito crear un hiper-desenlace vinculando la vida de Steve Jobs con el personaje de Andrea.

Este mes de octubre de 2021 se cumplen diez años de la cacareada vida y muerte de Steve Jobs y también casi veinticinco del fallecimiento de Pilar Miró. Andrea, claro está, es Pilar. “Gary Cooper que estás en los cielos” encierra una gran carga autobiográfica, Pilar Miró dirige una película personal. En el retrato de Andrea, esa mujer que se enfrenta de forma descarnada a sí misma, a los demás y a la vida, se encierran muchos rasgos de la vida de Pilar. Lejos de la ficción, ambos siguen unidos, hipervinculados, por el destino de la muerte temprana: Jobs y Miró abandonan este mundo prácticamente a la misma edad: cincuenta y siete años. También el mismo mes: octubre.

Enlace roto

Hasta aquí las coincidencias. El legado artístico de Pilar Miro está ahí, hace cuatro décadas esta mujer tuvo que enfrentarse a un tribunal Militar por rodar una película de ficción «El crimen de Cuenca» por citar un solo ejemplo de su obra. Y aunque se hable poco o mucho de ella, más bien poco, me atrevo a decir que su legado sobrepasará al de Steve Jobs que acabará siendo criticado y ridiculizado y con él, gran parte de estas dos décadas del siglo XXI. Dos décadas en las que se dopó a nuestros teléfonos con redes sociales convirtiendo a nuestros niños y jóvenes en mero cardumen.

La noche del aniversario de la muerte de Steve Jobs me puse «Gary Cooper que estás en los cielos». Mis hijos que no saben quién es Cooper, ni Miró, pero tampoco quién es Jobs, estaban enredados en sus manzanitas de segunda mano, pero hubo un momento que les llamó la atención y les hizo levantar la cabeza de sus pantallas. No diré cuál. Vean la película con sus hijos. O no. Pero hablemos con ellos, discutamos pero no les dejemos solos ante el peligro.

* Webmaster y parte del Colectivo LoQueSomos. Miembro de Wikimedia España
Más artículos del autor

Síguenos en redes sociales… Facebook: LoQueSomos Twitter: @LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar