Sumar, ¿el qué y cómo?

Por Luis Mariscal. LQsomos.

En respuesta al artículo de opinión: SUMAR será la gran coalición electoral progresista o ganará la derecha

 

El mito de Sísifo, ensayo filosófico de Camus, sirve para explicar el comportamiento de la izquierda de este país. Con mucho esfuerzo, tesón, desgarros y no pocas traiciones, se construye una propuesta de izquierdas. La propuesta logra formar parte, por primera vez en la reciente historia de España, de un gobierno de la nación. Las leyes que emanan de dicho gobierno comienzan a afianzar derechos que parecían imposibles hasta ese momento. Todo parece indicar que la coalición de izquierdas está funcionando razonablemente bien, y que convendría profundizar en su consolidación y ampliación.

Pero hete aquí que, llegados a la cima de la montaña, despeñamos por la ladera opuesta el enorme peñasco formado por los logros conseguidos. Y vuelta a empezar. Camus hablaba del suicidio como solución a este ciclo absurdo de la vida. En este caso podemos hablar del suicidio en términos políticos. Es decir, abandonamos aquello que ha sido útil, lo disolvemos, lo ignoramos… para sustituirlo por un experimento social y político novedoso, incierto, indefinido, arriesgado… y volvemos a subir por la ladera de nuevo.

Desde un punto de vista racional, lo que le ocurre a la izquierda española no tiene explicación. Lo que funciona no hay que cambiarlo. Sólo si lo analizamos desde un enfoque humano encontramos alguna justificación. Los egos de los líderes de la izquierda provocan su disgregación y la formación de pequeños reinos de taifas territoriales, donde piensan que estarán a salvo de la hegemonía de cualquier Napoleón de turno de la izquierda. Contra eso es difícil luchar. Pero lo más grave del momento actual es que esta disgregación progresista se quiere reconducir con una especie de Madre Teresa, enviada por los dioses, con carné del PCE, que viene a reunificar las tribus de la izquierda. Esto ocurre, a costa de la reputación de la coalición que ha cosechado éxitos notables dentro del gobierno de la nación.

Como Moisés, la enviada subirá a su monte Sinaí particular a escuchar la palabra de Dios. Luego bajará para explicar los mandamientos que ha recibido de su proceso de escucha, y todos la seguirán. Bueno, la historia bíblica nos cuenta que Moisés se encontró una revuelta cuando regresó con los mandamientos bajo el brazo. Un becerro de oro se interpuso entre sus planes y los de su tribu que, hartos de esperar, se arrojaron en los brazos de otro dios pagano. La abstención por el hartazgo de una izquierda cainita o el voto a la ultraderecha como forma de castigo a dicha izquierda, es el nuevo becerro de oro que puede estar fundiéndose en estos momentos. Darse a la vida contemplativa cuando todo arde a tu alrededor, puede ser el suicidio del que hablaba Camus.

Y de continuación, respondiendo a a la nota: Declaración de guerra

La gestión para alcanzar una candidatura de consenso entre las izquierdas de cara a las elecciones andaluzas fue un desastre y pocos lo ponen en duda. IU se lanzó a la tarea en solitario, obviando la coalición UP a nivel nacional y buscando el apoyo de partidos minoritarios, en lugar de ir de la mano de Podemos que hubiera sido lo lógico. Si Podemos no hubiera intentado el acercamiento, a pesar de esta actitud prepotente y despreciativa de IU, podríamos haber visto ministros de Podemos apoyando a su candidato y a Yolanda Díaz al del PCE. Todo un espectáculo de folclore andaluz. Para más desprecio, IU se presenta ante Podemos de la mano de Errejón, causante en parte de la división de Podemos. Sospechar de una venganza, es confesar que hubo agravio y que no se resolvió adecuadamente. Pero la venganza vino por sí sola: Podemos consiguió 3 diputados e IU sólo 1. Eso sí, se le regaló a Errejón un sillón en el parlamento andaluz que ni en sus mejores sueños hubiera esperado. El PCE está sufriendo un espejismo, y es que piensa que con Yolanda Díaz y Alberto Garzón, ya no necesitan de Podemos y pueden volar solos, sin lastres. Ya las andaluzas se han encargado de evaporar un poco ese sueño. Podemos ha dado vida al PCE cuando éste estaba bajo mínimos. La generosidad de Podemos con el PCE ha ido más allá de lo razonable, en opinión de muchos votantes de UP. Los votos de UP no son del PCE, en su mayoría, ya lo hemos visto.

Con todo esto, Pablo Iglesias cometió dos errores, en mi humilde opinión. Primero, dar tanta cancha al PCE y segundo, delegar, al marcharse, todo el poder de UP en Yolanda Díaz (de nuevo el PCE). Es Yolanda una persona competente y capaz, no creo que nadie lo ponga en duda. Pero tiene más de visionaria que de realista. No se puede entregar todo el poder de una coalición que forma parte de un gobierno a alguien que manifiesta su deseo de «ponerse a escuchar» y después ya se verá. La realidad se mueve a una velocidad vertiginosa y la acción política es necesaria ya, en este momento. No te puedes dar a la vida contemplativa cuando todo arde a tu alrededor. Puedes iniciar un proceso paralelo, buscar un nuevo modelo de sociedad a medio y largo plazo, buscar sinergias, dinámicas, en fin… hacer una tesis doctoral. Pero no puedes abandonar el ahora.

Hace bien Podemos en reforzarse de cara a las próximas convocatorias electorales, porque Yolanda ha dicho que su marca SUMAR no será elegible hasta dentro de un tiempo. ¿Qué hacemos mientras? Podemos, y el PCE si quiere, deben visibilizarse, comunicar sus éxitos, proyectar una imagen de partido de izquierdas con posibilidades de gobernar, y no seguir a la sombra de Yolanda y de su proyecto futurista.

Por cierto, ¿van a empezar ya IU y Podemos a formar una candidatura seria para las municipales? ¿O lo van a dejar para semanas antes de la convocatoria electoral? Yo creo que una vez que pasa el estrés electoral, nadie tiene ganas de trabajar por el siguiente llamamiento, pero eso sí, nos echarán de nuevo la culpa a los abstencionistas de todos los males.

Síguenos en redes sociales… Mastodon: @LQSomos@nobigtech.es Diaspora*: lqsomos@wk3.org Telegram: LoQueSomosWeb Twitter: @LQSomos Facebook: LoQueSomos Instagram: LoQueSomos

Un comentario en «Sumar, ¿el qué y cómo?»

  • el 4 agosto, 2022 a las 11:55
    Enlace permanente

    Sean cuales sean los errores y dislates egocéntricos e institucionalistas de los partidos que nos resultan más próximos (o menos lejanos) a la estrategia tendente a «cambiar el mundo de base», quienes defendemos la misma deberíamos ser «pragmáticos en lo institucional y radicales en lo social y en la laboriosa construcción de la autoorganización desde abajo».
    Por tanto, tirar la toalla recurriendo a la abstención como castigo, no creo que nos interese nada, porque no nos sirve de nada y no permite avances de ningún tipo.
    Sobrevolar lo que existe para volver a «construir algo nuevo» resulta menos eficaz que recomponer la unidad sobre la base de la autocrítica razonada de lo que se hizo mal-fatal…para rectificar.
    Sobran pues ilusiones y fantasías y falta trabajo meticuloso en construcción y en debate «democrático-socialista-plural».

    Es desesperante que no se sepa sacar lecciones de lo que ocurre y se rectifiquen los rumbos erróneos -y creo que eso no es solo enfermedad de la izquierda española sino de toda la izquierda europea.
    Veamos como opera Nupes en Francia y esperamos que sus derivas institucionalistas (que las habrá) se corrijan fortaleciendo acción social y autoorganización social desde abajo.
    Y sí, de acuerdo : es hora de preparar las próximas elecciones municipales.

    Respuesta

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar