Otra calle desborbonizada

Ellos han adaptado a su caso el viejo refrán castellano “Ladran, luego cabalgamos”, al más actual de “Ladran, luego reinamos”, y por reinar tienen a su servicio a los militares, policías, magistrados, jueces, fiscales, carceleros, cardenales y obispos.

Leer más

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar