The Beatles y ‘Revolver’: reedición del clásico psicodélico

Por Mariano Muniesa. LQSomos.

‘Revolver’ anunció la metamorfosis de los Beatles de la grandeza a la inmortalidad. Se tomaron un descanso, reflexionaron y produjeron uno de los álbumes más atrevidos de la historia

Un álbum que cambió la historia

La historia del rock sigue alimentando un mercado, una demanda y una industria desde hace ya 20 años cuestionada y en un supuesto proceso de reconversión y transformación que nunca acaba de producirse, en parte por la vertiginosa velocidad que tanto el avance tecnológico como de las comunicaciones afectan a los hábitos de consumo, la respuesta a una oferta de ocio y cultura mucho más diversificada y en la actualidad, la crisis económica derivada de la pandemia y de la reestructuración total que todas las economías europeas están viviendo por la guerra en Ucrania. Pero sin embargo, las grandes multinacionales siguen sacando productos que sin dirigirse ya al público masivo, sino al coleccionista o al comprador de alto poder adquisitivo, funcionan comercialmente y nos permiten además a los críticos y comentaristas musicales conocer fragmentos de una historia de la que solamente habíamos oído hablar.

Iron Maiden, Kiss, Queen, Guns N’Roses… son solamente alguna de las reediciones aniversario que se han puesto ya en circulación o lo harán en breve de grandes clásicos de su discografía acompañados de libros de fotos, memorabilia variada y grabaciones inéditas. Ahora, Apple Corps Ltd./Capitol/Ume, siguiendo el ritmo de reediciones Deluxe que han ido llegando al mercado en los últimos años, “Sgt. Pepper” en 2017, “The Beatles” en 2018, “Abbey Road” en 2019 y “Let It Be” y la miniserie “Get Back” el año pasado, relanza ‘Revolver’ . Nuevamente y como se puede apreciar al escuchar el álbum, ciertamente la mejoría del sonido no es solamente un reclamo comercial; la tecnología implementada para el documental de Peter Jackson estrenado el año pasado ofrece una nueva dimensión sonora de lo que los Beatles eran capaces de hacer en un estudio de grabación en 1966.

La edición Super Deluxe de ‘Revolver’ puesta a la venta a finales de octubre reúne un total de 63 canciones que incluyen el álbum original en estéreo, mono y Dolby Atmos, así como diferentes “outtakes” de las diferentes sesiones de grabación del álbum repratidas en 5 CDs, 4 LPs de vinilo y un vinilo de 7 pulgadas con “Paperback Writer” en la cara A y “Rain” en la cara B, reproducción de un single de la época aunque las canciones no entraron en el álbum. Un lujoso libro de fotografías del grupo acompañados de diferentes textos de Paul McCartney y otros personajes anexionados a la historia de los Beatles de aquel periodo, como el historiador del rock Kevin Howlett, Giles Martin, hijo del productor George Martin o el ilustrador Klaus Voorman completa el “box-set” de esta ambiciosa y cuidada reedición.

La valoración y la concepción crítica con respecto a la carrera discográfica de los Beatles ha cambiado a lo largo del tiempo desde que se separaron. Si una vez “Sargeant Pepper’s Lonely Hearts Club Band” fue identificado como su obra maestra definitiva, la evaluación en general actual coloca a su predecesor ‘Revolver’, el álbum que hoy nos ocupa, en esa estimada posición. Y no es demasiado difícil entender por qué; “Revolver” fue un trabajo totalmente innovador cuando se lanzó en agosto de 1966, su impacto se sintió de inmediato en toda la música popular, pero su verdadera influencia solo se apreció en las décadas siguientes. “Sargeant Pepper’s…” fue un hito en la cultura pop, pero ‘Revolver’ apretó el gatillo para que toda aquella explosión fuera posible y sucediera. Más de medio siglo después, todavía suena como un disco hecho por quienes estaban organizando una revolución mientras todos los demás todavía se estaban poniendo al día con el antiguo régimen.

Cuando salió ‘Revolver’ los Beatles habían estado lanzando dos álbumes al año, haciendo giras por todo el mundo y filmando películas. Habían sido tres años agotadores de trabajo interminable, y aunque ninguno de ellos tenía más de 25 años cuando grabaron este disco, obviamente estaban listos para enfocar su música como creadores adultos y experimentados. Ciertamente, comenzaron a madurar su sonido en “Rubber Soul” de 1965 con la ayuda de la marihuana, que alimentó la creatividad de McCartney durante años según propia confesión, pero ahora es cuando el grupo finalmente se tomó el tiempo necesario para liberarse de su pasado.

Cuando finalmente volvieron a reunirse en Abbey Road, lo primero que grabaron curiosamente fue el baño de ácido de Lennon “Tomorrow Never Knows”, entonces conocido como “Mark I”. Los beatlemaníacos ya escucharon la primera toma de la canción en “Anthology 2”, que también se incluye aquí, pero en este contexto, es impresionante cómo la melodía, con su cadencia y su inquietante musicalidad, ya muestra otros Beatles. Amén de que las letras de Lennon, una especie de ensoñación arrancada de la interpretación de Timothy Leary del Libro Tibetano de los muertos, todavía suenan siniestras, aunque atractivas.

Con casi 60 años de retrospectiva y varias tomas descartadas muy reveladoras en esta edición, está claro que ‘Revolver’ podría haber sido simplemente un buen álbum en lugar de un clásico de clásicos si no lo hubieran refinado en la manera en la que lo hicieron. Si McCartney no hubiera explorado su interés por Karlheinz Stockhausen y John Cage, los Beatles nunca se habrían convertido en la banda de rock experimental más exitosa de los años 60. Si Lennon no hubiera tomado ácido con Peter Fonda en el 65, es posible que nunca hubiera fusionado el rock con el amor de Harrison por la música india en “Love To You”. Si George Martin no hubiera insistido en que “Eleanor Rigby” fuera grabado como él pensaba, podría haber sonado almibarada como una canción de Sinatra. Y nada de eso sucedió gracias a la libertad creativa que aprehendieron de aquellos primeros días del Swinging London y la contracultura, así como por la ausencia total de cortapisas de cualquier clase que rodeó toda la elaboración de ‘Revolver’.

Las “outtakes” dejan testimonios que son pura historia de la música. En una toma de “She Said She Said”, la última canción que grabaron para el álbum, alguien mantiene la moral alta diciendo: “Vamos, vamos. ¡Última pista, última pista, última pista!”.

Se apresuraron a terminar para poder llegar a Estados Unidos a la que sería su última gira y al pelotón de fusilamiento mediático por la afirmación de Lennon de que eran más populares que Jesucristo, cuando de hecho, en este punto, la Beatlemanía se había convertido en su propia religión.

‘Revolver’ anunció la metamorfosis de los Beatles de la grandeza a la inmortalidad. Se tomaron un descanso, reflexionaron y produjeron uno de los álbumes más atrevidos de la historia. Para 1966, los Beatles no solo habían liderado la invasión británica, sino que con ‘Revolver’ ganaron la guerra.

Pero Dylan tenía razón: no había nada hermoso al respecto.

Más artículos del autor

Síguenos en redes sociales… Mastodon: @LQSomos@nobigtech.es Diaspora*: lqsomos@wk3.org Telegram: LoQueSomosWeb Twitter: @LQSomos Facebook: LoQueSomos Instagram: LoQueSomos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar