Trump: ¿Covid o jugada de trilero?

Acacio Puig. LQS. Octubre 2020

Me arriesgo a poner por escrito algo que se cuchichea en tertulias y mentideros porque la hipótesis de jugada propagandística electoral del energúmeno que ocupa la Casa Blanca no me parece en absoluto descartable.

La desastrosa trayectoria de este último Tío Sam sin perilla pero con peluquín, avala la hipótesis de la jugada en circunstancias en que su crack electoral ha sido evidente durante el último año: Avales a una policía racista e impune, negacionismo climático y pandémico, construcción artificial de los nuevos enemigos (China y los demócratas-subversivos), extensión descontrolada en USA del Covid y cifras escalofriantes de contagios y mortandad, superando los 210.000 muertos, paro galopante en una sociedad en que la precariedad y la obesidad de los pobres van de la mano, generalización de los sin techo…

Añadamos a ello las últimas noticias:

-Trump es un defraudador compulsivo. Como señalaban todos los medios o bien ha sido un cretino metido a hombre de negocios o sencillamente un ratero de altos vuelos, que durante más de una década no soltó una limosna al fisco.

-Ha impuesto una jueza reaccionaria recalcitrante en el Tribunal Supremo estadounidense, alguien que busca liquidar lo poco que existe en derechos de la mujer y atención sanitaria en nombre de las esencias de la “Gran Democracia Americana”.

-En su habitual estilo, Trump sustituyó completamente -durante el primer debate de campaña- la confrontación de proyectos políticos por el arrebatado insulto y la estrategia del matón de taberna que da patadas en la espinilla.

En semejante situación alegar contagio de covid y superarlo en unos días –eso si, atendido en un hospital militar (es decir de plena confianza y complicidad)- parece una cortina de humo que en sociedades del espectáculo como es mayoritariamente la estadounidense puede tener su efecto: “los supermanes como Trump son inmunes, el covid no es para tanto sobre todo, para el hombre blanco”… y finalmente ¡Aquí no pasa nada… todo va bien!
La prueba del algodón puede ser la cuarentena:

Si se le obliga a la cuarentena, Trump perderá actos de campaña, aunque la Fox y medios afines todopoderosos pueden rentabilizar el victimismo a que se agarrará el candidato republicano.

Si se le da rienda suelta y no se le impone cuarentena, Trump seguirá coceando las libertades, y presumiendo de hacer lo que le da la gana.

En ambos casos será difícil saber si el episodio ha sido de covid o jugada de trilero y eso es mala cosa en este fangoso panorama internacional.
Espero que Trump pierda las elecciones y mientras tanto, recomiendo la lectura de La rebelión de los jóvenes negros desafía al mortífero racismo y aspira al desmantelamiento del sistema, su autor es Franklin Dmitryev y se encuentra en el link Newsandletters.org/black-youth-lead-revolt-challenging-deadly-racism-aiming-to-dismantle-system/ ha sido traducido y publicado en castellano por el número 32 de la revista trasversales (septiembre de 2020)

* Acacio Puig, artista plástico. Militante de la izquierda revolucionaria, represaliado por el franquismo, activista memorialista de la asociación «En Medio de Abril». Miembro del Colectivo LoQueSomos

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar