Un día para la historia

15 de octubre – Unidos por un cambio globalHoy 15 de Octubre, es uno de esos días que pasarán a la Historia, porque por primera vez la humanidad ha sabido organizarse de abajo a arriba de modo ordenado pacífico e inteligentemente a nivel mundial para protestar contra los tiranos, al margen de las ancestrales pretensiones de los pastores religiosos, de los caudillos políticos, de los paternalismos empresariales y cualquier otro enfoque dirigista proveniente de una determinada casta moral, vanguardia intelectual o élite socioeconómica que han dividido más que unido su vital empuje hacia la realización suprema de su existencia, por encima de fronteras, razas, colores, dioses y marcas comerciales que diluyen nuestra común Naturaleza en aras de una superflua pluralidad engañosa, al objeto de mantenernos como extraños para nuestro más solícito borreguil Gobierno, enfrentados en inusitada competencia por ser más que nosotros mismos al desgañitarnos por superar al semejante, al colega, al vecino, al hermano, al amigo e incluso a nosotros mismos, persiguiendo ser mejores que buenos, quimera de una libertad basada en una falsa elección entre tu Ser y el de los demás, cuando todos participamos de la Unidad, no habiendo mayor libertad, que asumir la libre determinación de nuestra entidad social.

Hoy 15 de Octubre, usted puede elegir entre quedarse en su casita, viendo pasar la Historia junto a su ventana y mirarla después por el televisor, o sumarse a la Primera protesta Internacional contra la Tiranía que jamás antes se haya convocado de manera autónoma por la propia ciudadanía haciendo correr sencillamente el boca a boca por medio de correos electrónicos, sin necesidad de siglas, subvenciones, ruedas de prensa, anuncios en medios, ni resto de parafernalia propia de los Partidos Políticos, sindicatos y Oenegés cuyo gasto supera con creces lo decente, de ponerse en claro la relación precio calidad de lo que anuncian y consiguen con sus campañas.

Hoy tenemos la posibilidad de participar en la Historia y demostrarnos a nosotros mismos que ¡Sí! que nosotros no hubiéramos agachado el pulgar en el circo romano que ni siquiera hubiéramos acudido a tan siniestro divertimento; que ¡Sí! que es verdad que nosotros hubiéramos prescindido de esclavos en nuestras plantaciones, que de haberlos tenido, los hubiéramos libertado a la primera ocasión y que hubiéramos ayudado a escapar a los esclavos de plantaciones vecinas; que ¡Sí! que nosotros nunca hubiéramos sido nazis y jamás perseguiríamos a los judíos y gitanos, ¡al contrario! les hubiéramos escondido en nuestras casas aún a riesgo de nuestras propias vidas y seguramente hubiéramos formado parte de la Resistencia; que ¡Sí! que también hubiéramos luchado por la independencia de América, contra el despotismo y el Antiguo Régimen en Francia, a favor del sufragio de las mujeres, contra el racismo en Sudáfrica y hasta al frente de una barricada durante el Mayo del 68…Porque de no acudir hoy a una de esas 1.000 manifestaciones que se han organizado en el correspondiente millar de ciudades repartidas en más de 80 países, usted ya no podrá posicionarse, ni siquiera en la imaginación, en el bando de quienes en su momento, cuando tocaba, se opusieron contra el Mal.

Sin embargo, ello no obsta, para que pueda continuar contándose entre los afligidos, explotados, perseguidos…porque como muy bien dijera Julio Anguita “ Es más cómodo, someterse a luchar” Pero dicha comodidad inmediata, se me antoja algo incómoda cuando según pasen los años, el momento que ahora acontece sea rememorado por las generaciones futuras como un “hito de la humanidad” y usted deba tragar saliva cuando sus nietos le interroguen sobre el particular y deba escoger de nuevo entre la incómoda verdad, que eligió ser espectador y que otros se arriesgasen por usted, o de nuevo la cómoda falsedad en la que ha vivido toda la vida, que fue un momento glorioso, muy emocionante en el que usted, poco menos que jugó un papel crucial desde bastidores.

Más artículos del autor

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar