Urgente: La llamada locomotora alemana descarrila

Por Simone Vögele. LQSomos.

El combustible de la locomotora alemana ha sido la explotación de la clase trabajadora y de los obreros inmigrantes, eso es necesario tenerlo muy presente.

La situación actual se caracteriza por enormes carencias energéticas producidas por el boicot a la energía rusa (Gas, Petróleo) y ya está teniendo efectos en la industria.

Por la crisis del Covid y las sanciones a Rusia, empresas dedicadas a la moda, como las marcas Adler y Orsay y de organización de eventos culturales (Star Events Hoch 3) han cerrado por insolventes, otras navieras y empresas de puertos están amenazadas (Bremen y Kiel servicios industriales) y sobre todo, los abastecedores de la nueva industria automovilística y de la automovilística clásica, enfrentan situaciones muy críticas.

Las empresas especializadas, pequeñas y medianas, de tipo familiar y de mucha tradición en Alemania, están en serio peligro de quiebra aunque son precisamente las que han creado los fundamentos del bienestar de la posguerra.

Con duras consecuencias en cuanto a despidos, que señalaba en un artículo anterior referido a las críticas de sectores de Die Linke a los efectos de las sanciones en Alemania y la UE. Más recientemente, un diputado de la AFD ha planteado el mismo problema en el Bundestag y el canciller Olaf Scholz se ha negado a responder, descalificando a ese diputado por ser miembro de un partido de extrema derecha. De modo que el canciller, ni responde a la extrema derecha ni a la extrema izquierda y se sitúa en un centro muy conservador y neoliberal, que no tiene respuestas a las preguntas importantes.

Cuando concluya el verano, llegara el invierno y los hogares de la población trabajadora tendrán serios problemas de calefacción, además de dificultades para desplazarse a sus centros de trabajo por escasez y altos precios de los combustibles.

Todo ello expresa una grave crisis social y exige soluciones propias del siglo 21 y no las falsas soluciones (tipo siglo 19) que algunos medios de comunicación están ya proponiendo como es “animar a la construcción tipo bricolaje de pequeñas estufas de leña y carbón para calentar las viviendas”.

Distintas asociaciones de agricultores anuncian sus dificultades para abastecer de alimento a la población alemana y denuncian que esa escasez no es producto de la guerra en Ucrania y tampoco es solucionable importando alimentos de grandes espacios productivos situados en el “mundo en desarrollo”, espacios que en la mayoría de los casos son explotados por capitalistas occidentales y desde luego por capital alemán.

El poder enfrenta la crisis con medidas represivas

La más significativa ha sido la anunciada por la ministra del interior Nancy Faeser (¡Socialista!) que propone la creación de círculos de denuncia (camuflados como “de asesoría”) que operen en espacios familiares, vecinales y laborales para que detecten y denuncien a aquellas personas a las que la ministra define como “radicales”. (Ya sabemos lo que el poder entiende por radical).

Mientras en algunos Länder los gobiernos, en previsión de disturbios sociales, ya piden el reforzamiento del cuerpo de Policía (Länders como Berlín y Brandemburgo) y el ministro de economía Habeck (Verde) anuncia que el 50% de la sociedad alemana va a ganar menos de lo que necesitarían gastar (como comenta la revista Focus en su portal online). El mismo ministro anuncia el quitar a la fuerza el gas a los hogares alemanes si gastan demasiado.
El exjefe de la empresa energética EON, Johannes Teyssen se dirigía a la prensa denunciando esa política como “gravemente peligrosa”.

El semáforo asume un alto riesgo

Al mismo tiempo las cajas de pensiones anuncian la subida de las cuotas y el recorte de servicios.

A día de hoy se extienden los registros domiciliarios de gente cuyo único delito es criticar públicamente la política oficial, como hace la artista Nina Maleika que tiene un blog llamado “Libertad, Paz y Autodeterminación” en el que comenta la política actual. Nina sufrió un registro de su casa en su ausencia, en búsqueda de un supuesto pasaporte de vacuna falsificado, que finalmente no se encontró (porque no existía).

La libertad de expresión se reduce -en temas conflictivos como Vacunas o Ucrania- a aquellas personas que coinciden con el relato oficial. Caso contrario, las disidencias se tratan como propias de gente de extrema derecha, negacionistas, personas de reputación dudosa o aliados a la política rusa.

A día de hoy, Alemania tiene un gobierno muy autoritario, que se desliza hacia posiciones abiertamente fascistizantes. Tras la 2ª Guerra Mundial la desnazificación puso el acento en el antisemitismo, pero otras políticas alentadas por EEUU que considero la RFA un muro frente a las ideas igualitarias, fueron políticas de derecha, de control social y claramente capitalistas y atlantistas.

Las políticas desarrolladas por la policía política Stasi en la antigua RDA, fueron estudiadas por Alemania occidental y luego incorporadas y desarrolladas como instrumentos de control de la población.

Ante todo ello, la apatía general se apodero de un sector amplio de la izquierda que no investiga los lazos de industria, capital y política, ni busca sus conexiones “siguiendo la pista del dinero”.

¿A quién pertenece la red de distribución de gas, los almacenes de gas y las refinerías en Alemania?

La refinería de Schwedt en Brandenburgo abastece un 95% del consumo de combustible en Berlín y Brandemburgo y es una empresa de capital mayoritario ruso (54,17%-Rosneft) capital alemán (37,5%-Shell Alemania) y de Eni Alemania (un 8,33%).

Las tres refinerías técnicamente más modernas, son de participación mayoritaria de capital ruso (de la empresa Rosneft).

Es más: El almacén más grande de gas está en Rheden, (Baja Sajonia), y pertenece a Gazprom -Germania. Originalmente fundado por Wintershall (empresa familiar Winters, alemana), luego vendido a BASF se ha vendido 2 meses después de la anexión de Crimea a un inversor, el oligarca ruso Mikhail Friedmann y según la emisora NDR (Norddeutscher Rundfunk), los depósitos que estaban casi semivacíos a principios de Julio, se llenaron otra vez a partir del 21 de julio con gas del gaseoducto Nordstream1.

Con esa venta, BASF adquirido derechos de extracción de materia prima en Siberia y logró que Gazprom se hiciera su socio en la búsqueda de crudo en el mar del norte.

¿Qué ha ocurrido -desde las sanciones- con esas empresas en que el capital ruso tiene tan fuerte presencia? No lo sabemos. Ni los políticos ni los medios de comunicación informan sobre ello.

La llamada “solución” del gobierno Biden -abastecer a Alemania con gas licuado estadounidense- supone:

1.Reemplazar el gas ruso por gas licuado estadounidense equivale a un crimen contra el medio ambiente por lo nocivo de su proceso de extracción.

2. Su transporte en barcos cruzando el Atlántico supone un alto riesgo para el medio ambiente

3. El coste del combustible para que esos barcos se muevan desde EEUU a Europa encarece el gas licuado considerablemente, en comparación con el precio del gas ruso.

4. Actualmente Alemania no dispone de infraestructuras portuarias para la descarga, almacenamiento y distribución de ese gas licuado. El canciller anunció la construcción de esas infraestructuras: un gasto evitable si se activase el servicio ruso.

El gobierno alemán (supuestamente socialista y supuestamente verde) opta así por la solución peor por sus consecuencias para el medio ambiente y para los consumidores (hogares y empresas).

Canallas e incapaces

El recorte bestial en educación y formación profesional en Alemania durante los últimos 20 años parece dar como resultado la producción de unos políticos ineptos en su campo (muchos nos preguntamos cómo han logrado su título universitario).

Sus discursos contradictorios, que parecen de unos locos balbuceando y hablando por hablar, hacen reír a cualquiera capaz de pensar racionalmente, junto a sus reacciones tan pobres en las ruedas de prensa. Todo ello parece indicar que son meros títeres de fuerzas ocultas.

Más artículos de la autora
Alemania – LoQueSomos

Síguenos en redes sociales… Mastodon: @LQSomos@nobigtech.es Diaspora*: lqsomos@wk3.org Telegram: LoQueSomosWeb Twitter: @LQSomos Facebook: LoQueSomos Instagram: LoQueSomos

2 comentarios en «Urgente: La llamada locomotora alemana descarrila»

  • el 25 julio, 2022 a las 20:52
    Enlace permanente

    me parece estupendo que recuerdes la historia de la socialdemocracia alemana a estas generaciones tan poco estudiosas y tan reaccionarias. Gracias. Resistiremos!

    Respuesta
  • el 25 julio, 2022 a las 16:53
    Enlace permanente

    Con nombre de pila tan poco teutón, cual reflejo de la alienante y avasalladora hegemonía cultural que impera en «Occidente», esa tal Nancy Faeser, titular, nos dicen, de la carera de Interior, me hace pensar que la susodicha militante socialdemócrata , ni ha leído ni le han hablado de Gustav Noske , su siniestro compañero en las filas del histórico SPD y que en los meses inmediatos al armisticio de noviembre de 1918 se empleo a fondo en la brutal represión contra comunistas y socialistas de izquierda, evidentemente con la aquiescencia y gratitud de quienes podemos suponer . Esos «círculos de denuncia», primero, se supone, para detectar y después para reprimir a los «radicales», no permiten augurar nada bueno. ¡ Ay la Historia !

    Respuesta

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar