Daniel de Cullá. LQS. Marzo 2018 Hoy me voy afijar con mi lira buena o mala, preciosa, que, por gracia innata y autodidacta alumbra mi entendimiento, en escritores y poetas con vitola y sin vitola, que se presentan en alternancia de generaciones, y no dicen nada, ya que la gran mayoría de ellos son triponides y mierdusos, pues su lengua no produce milagro alguno y su huerto productivo no está más que en las aguas profundas o en cloacas. El manubrio o la torrija brillan por su ausencia, mientras, en cambio, en los oradores políticos, estos se presentan como órganos…
Continuar leyendo