Los esclavos de un Mundial manchado con sangre

Las muertes de los esclavos modernos nos ha recordado, visceralmente, la intensa fragilidad de la vida. Esa indiferencia desapacible, ese rencor de clase que se proyecta sobre el prójimo

Leer más

Boxeo: Hassan Nourdine ¡Gano dos veces!

Hassan Nourdine es un boxeador italiano de origen marroquí que trabaja en el turno de noche en una fábrica, el destino quiso que fuera el oponente de Michele Broili, un energúmeno que practica el boxeo y tiene su cuerpo cubierto de tatuajes nazis

Leer más

Diez años de sanción para el judoca Fethi Mourine

La sanción de diez años a Fethi Nourine y a su entrenador es una probada vergüenza de carácter vengativo. Es criminalizar la denuncia de la ocupación ilegal de Palestina, que con su gesto el judoca argelino visibilizó

Leer más

La mafia boxística argentina

Es un fenómeno cultural tan grande en el boxeo Carlos Monzón como Borges en literatura. Monzón no ha sido nuestro único campeón mundial. Desde Pascualito Pérez tenemos hasta el presente la friolera de 58 campeones mundiales

Leer más

¿Ídolo o mercancía? Lionel Messi

Gana el más fuerte, y el más fuerte -o el mejor- es el que más gana, aunque a la inmensa mayoría de los jugadores de fútbol del planeta apenas les quede la ilusión de formar parte de una élite a la que pocos llegan

Leer más

Cuba: ¿Por qué defender el deporte de la Revolución?

Cuando se pregunten por qué un cubano dice en un Ring Patria o Muerte, por qué se le dedican medallas a Fidel, o por qué un padre de pueblo humilde cuelga junto a la foto del Comandante, agradecido, los títulos de su hijo…

Leer más

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar