Madrid, villa antipersona

Salir a pasear por Madrid en verano es desolador: caminar atravesando tórridas esplanadas de granito, esperar el autobús achicharrándote bajo el solazo de agosto, ni una fuente para beber, ni un baño para orinar. Cualquier actividad que no lucre a alguien, carece de interés

Leer más

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar