Soy hombre, y pido la palabra

Ernesto Rodrigo*. LQS. Agosto 2017

Ser mujer no es garantía de nada, como ser hombre tampoco lo es. Pero resulta que a la mujer se le rebaja por el simple hecho de serlo

Soy hombre, pero después de ser persona, y el orden aquí, si que altera el producto. Después de persona, me siento hombre y me siento bien formando parte de la biodiversidad. Soy hombre, y como hombre, detesto la cosificación que se construye de la mujer entre los hombres, muchos de los cuales tienen muy poco valor como personas. Insisto, primero persona, sin renunciar a toda esa riqueza que como personas, tenemos los hombres. Quizás sea eso lo que no me haga sentir mal, cuando se denuncia a los hombres en general, cuando no me doy por aludido por una denuncia descarnada contra el machismo, casi siempre justificada. Si las mujeres supieran lo que sabemos la mayoría de los hombres, lo que hay detrás de nuestros remilgos, de nuestro «buen trato», se echarían a llorar… para después coger el cuchillo. ¡Yo lo haría! porque desde pequeñito he visto y oído las mismas historias, las que son responsables de la violencia machista, las que son responsables directas o indirectamente de sus muertes, y ya estoy cansado. Si hemos avanzado algo, ha sido fundamentalmente por la lucha sin cuartel de muchas mujeres que han tenido y tienen, la suficiente dignidad como para no dejarse morir.

Ser mujer no es garantía de nada, como ser hombre tampoco lo es. Pero resulta que a la mujer se le rebaja por el simple hecho de serlo y no se le ve, ni se le deja ser, persona en demasiadas situaciones. Nosotros somos los que nos quedamos con la excepción, para confirmar, interesadamente, la regla. Hay hombres asesinados por mujeres, pero no somos los hombres a quienes nos matan casi a diario, porque son ellas las muertas y son demasiadas las que no vuelven a casa.

Siempre he pensado que el machismo, es uno de los instrumentos que el sistema construye y utiliza para que los hombres podamos descargar parte de la ira que nos produce este mal vivir, con alguien que no nos va a responder porque se le va a educar para eso. Es un importante recurso más para mantener el estado de cosas. Hay que ser digno y denunciar el maltrato, la injusticia, allá donde se produzca. Me crié en una familia numerosa, donde los hombres teníamos privilegios y las mujeres penitencias, hasta que una mujer -mi Madre- tuvo la valentía de hacerse su espacio como persona. Eso me ayudó a crecer como persona, a entender que nadie debe dejarse ningunear por nadie. Eso es lo que quiero para ellas: que tengan el derecho de vivir en paz.

Más artículos del autor

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

Kéfir de agua, un revitalizante refresco

Ernesto Rodrigo*. LQS. Agosto 2017

Bien fermentado, el Kéfir de Agua, es una deliciosa bebida gasificada de manera natural, con un rico sabor, que bien fresquito, puede poner en jaque a cualquier buena cerveza artesana

Un fermentado que podemos preparar en casa

El Kéfir de agua es hermano del de leche, solo que se desarrolla en otro medio, el agua, en vez de leche. Al igual que en la Levadura Madre que usamos para hacer nuestro Pan, en el Kéfir de agua dominan los lactobacilos que no son más que bacterias y levaduras lácticas (como las del yogur) que si las hacemos llegar a nuestro organismo -a través del estómago- nos aportarán un montón de beneficios como regenerar nuestra flora intestinal; nos remineralizan, aportándonos los minerales de la panela, frutas frescas y deshidratadas que los lactobacilos han absorbido en la fermentación; es una bebida baja en calorías y azúcar, ya que la fructosa y sacarosa que aporta la panela es usada como alimento por las levaduras de manera que si mantenemos al menos dos días fuera de la nevera y un tercero dentro -mejor dos-, la casi totalidad de los azúcares disueltos habrán sido absorbidos en la fermentación; una vez llegan a nuestro intestino, los lactobacilos liberan pequeñas cadenas de aminoácidos que son capaces de estimular el sistema inmunitario y estimular además, la mucosa intestinal con su inmunidad innata.

Estas son sólo algunas de sus bondades, pero tiene más, por lo que vale la pena dedicar unos pocos minutos a su cultivo en casa, tarea fácil y al alcance de tod@s.

Bien fermentado, el Kéfir de Agua, es una deliciosa bebida gasificada de manera natural, con un rico sabor, que bien fresquito, puede poner en jaque a cualquier buena cerveza artesana.

Lo primero es conseguir los nódulos que activaran la fermentación. Si conocéis a alguien que los tenga, que os pase unos pocos para empezar, porque luego se van multiplicando rápidamente. A mí, siempre me los han pasado, pero supongo que habrá alguna manera de cultivarlos desde cero… que desconozco. Es posible encontrarlos en algunos Herbolarios especializados en producto fresco ecológico y por último, también podéis comprarlos por internet.

El primer día, lavaremos los nódulos que hayamos conseguido y los meteremos en un tarro de cristal limpio. Los lavaremos ligeramente en un colador con agua de manantial, sin cloro, declorada o de botella, igual que pasa cuando hacemos el Pan Integral con Levadura Madre, para no matar muchas levaduras inútilmente que se alborotan sólo de pensar en el trabajo que les espera y que con el cloro morirían. No estarán solos en el tarro, porque enseguida les acompañará la Panela (dos cucharadas soperas colmadas por litro), unos trozos de limón fresco ecológico, pasas, orejones o higos (los negros le dan un punto rojizo precioso) y por último lo llenaremos de agua de manantial dejando un par de dedos de aire. Lo removemos, cerramos y dejamos encima del banco de la cocina.

A las pocas horas, ya es evidente la fermentación. Podremos ver como suben y bajan los nódulos, así como los trozos de frutas ecológicas deshidratadas llevadas en volandas por cantidades ingentes de pequeñas burbujitas que las envuelven. Así lo tendremos 48 horas, más o menos,  fuera de la nevera y podemos abrirlo para cotillear y oír el discreto burbujeo. Cuando veamos que empiezan a subir y a bajar los nódulos y trocitos de frutas, podemos jugar poniéndole por detrás una linterna potente y disfrutar del bello espectáculo.

Pasadas las 48 horas, meteremos el tarro en la nevera, donde igual que la levadura madre del Pan, continuará fermentando. Después de un día en la nevera -mejor dos-, ya podemos colarlo y llenar las botellas que guardaremos en la nevera listo para beber. Retiraremos la fruta, separaremos y lavaremos (ligera y suavemente) los nódulos, y ¡volvemos a empezar!.

Os aseguro que vale la pena y si no es por salud, hacerlo porque es algo que podéis hacer y que sustituye a cualquier refresco que saciará vuestra sed y que podréis ofrecerlo a quienes pasen por casa.
Eligiendo ingredientes de calidad, mimando el proceso y llevando salud a nuestra boca, nos mimamos a nosotr@s mism@s, al tiempo que recuperamos nuestra soberanía para decidir lo que comemos. ¡Buen provecho!

* Molino del Villar, Agricultura Sin Venenos y Energías Renovables
Más artículos del autor

También hablamos del Kéfir de leche, click aquí

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

Agricultura ecológica… y algo más

Ernesto Rodrigo*. LQS. Junio 2017

Se nos llevan la tierra para embolsarla y llenar grandes estanterías anónimas preñadas de claudicaciones ante las mal llamadas leyes del mercado

Hablar de agricultura ecológica, no es lo mismo que hablar de Agricultura local y sostenible, no es lo mismo que soberanía alimentaria, vida sana y justicia social. Una cosa es cumplir una normativa respecto a las técnicas de manejo de los cultivos sustituyendo los tratamientos convencionales de síntesis por otros no tóxicos, pero otra muy distinta, es hacerlo por el compromiso de elegir vida, defenderla valientemente, cosa que nada tiene que ver con quienes sólo ven en la producción eco, una forma de negocio, de gran negocio. Ese negocio es el que están haciendo las grandes superficies, el capitalismo verde, el que a zarpazos, está quitando el pan de la boca a muchos pequeños proyectos.

Un veterano proyecto valenciano con 19 años a sus espaldas, será otro de los que en breve cerrará sus puertas ante las dificultades de continuar. Se llama L’Hort de Carmen y dio sus primeros pasos recuperando unas tierras abandonadas en Alcácer, devolviéndoles la fertilidad con mucho trabajo, ilusión y responsabilidad, apostando no sólo por una agricultura sin venenos, sino por una agricultura justa y responsable en todos y cada unos de los procesos en los que han intervenido sus manos, donde las relaciones con las personas han sido un reflejo de las relaciones que han mantenido con cada puñado de tierra trabajada. No es justo, no. Se nos llevan la tierra para embolsarla y llenar grandes estanterías anónimas preñadas de claudicaciones ante las mal llamadas leyes del mercado. Casi dos décadas dedicadas pacientemente a enseñar a quienes consumen, que la calidad de los alimentos consiste en darnos salud, que no es sensato alimentarnos con venenos, que no es posible dar vida, matando vida, ahora se estampan contra el muro de la especulación y de la inconsciencia.

Nuestra elección a la hora de llenar la cesta, es la que marca la diferencia entre dar vida a estos insustituibles pequeños proyectos o a que muchos de ellos, se vean obligados a abandonar sus sueños. Tu compra para ellos es decisiva. Tu compra para las grandes superficies es una más, que se mezclará con las sucias monedas ganadas vendiendo basura. Basura que poner, basura que comer, basura para un mundo de basura, basura para seguir corriendo, no sea que paremos y nos planteemos por qué, por qué tenemos que abandonar nuestros sueños, por qué resignarse a acabar con el planeta, por qué des-cuidarnos?.

Brindo por la gente buena de L’Hort de Carmen! y os deseo, compañer@s, buen camino.

* Molino del Villar, Agricultura Sin Venenos y Energías Renovables
Más artículos del autor

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb

Nuestra alimentación NO se basa en la explotación

Ernesto Rodrigo. LQSomos. Septiembre 2016

Hace años, quien no comía alimentos de origen animal, era vegetarian@ y quien comía de origen animal sólo huevos y lácteos, pues ovo-lacteo-vegetarian@.

Más tarde, mucho más tarde, en el Estado Español se acuñó el término de «vegano» para describir a aquellas personas, que además de no comer ningún alimento de origen animal, por coherencia, tampoco se vestían ni usaban ningún elemento de origen animal, pero el veganismo, fue definido mucho antes y por primera vez en el año 1951 por Leslie Cross.

Hace 30 años, en el Estado Español era realmente difícil y complicado encontrar alimentos sin venenos de origen vegetal y mucho más, de origen animal, por lo que quien quería comer de otra manera y no apoyar con sus hábitos, al convencional sistema de explotación de recursos, animales (incluida la especie humana) y cultivos, debía recurrir a quien los producía directamente de la manera más respetuosa que se podía dar en aquel momento o autoproducirlos.

Gracias al trabajo que durante décadas hemos realizado quienes no hemos dejado de apostar por un Suelo Vivo como alternativa al sistema establecido, hoy es muy fácil llenar la cesta de alimentos ricos, sin venenos y sostenibles, ya sean de origen animal o vegetal.

Pero este consumismo voraz e inconsciente, que no es otra cosa que uno de los pilares de retroalimentación del sistema capitalista, puede convertir los alimentos ecológicos -como ya está ocurriendo- en meros productos de consumo, aislados totalmente de un comercio justo, consciente, responsable, de un consumo local y sostenible, por lo que cada vez es más fácil, encontrar grandes empresas convencionales, que ahora ven en el mercado ecológico… no más que un nicho de mercado del que sacar buenos beneficios, sin dejar por ello de envenenar la Tierra y a quienes la compartimos. Es algo tan mediocre como que quienes generan las guerras y su lucro con la fabricación y venta de armas, nos venden al mismo tiempo -como hemos visto en Barcelona- un mar de paz donde zambullirnos y purificarnos, utilizándonos para mantener y validar el estado de cosas tal y como nos las venden sin cuestionarnos nada.

Una cosa es llenar la barriga y otra muy distinta, nutrirse

Alimentarse de vegetales ecológicos, de proximidad, sí, de caras conocidas, o de pequeños proyectos, respetuosos y por ende libres de venenos y de sufrimientos, es posible y es una buena opción, más aún si tenemos en cuenta que una cosa es llenar la barriga y otra muy distinta, nutrirse. Pero alimentarse de alimentos vegetales preñados de tóxicos y de sufrimientos, no es una buena opción, por más que la vorágine de consumo nos lo venda como una evolución de la coherencia progresista. Nada más lejos.

La agricultura convencional continúa arrasando con el Planeta, y con quienes lo habitamos, reduciendo a la mínima expresión nuestra calidad de vida, esa que nos debería permitir disfrutar de todo con quienes nos rodean, sean de nuestra misma especie o de otra, corra por sus venas sangre o savia. La agricultura convencional no se diseñó después de la Segunda Guerra Mundial para acabar con el hambre como nos han inducido a creer, sino para convertir a la especie humana en una fuente inagotable de ingresos, envenenándola directamente de su medio ambiente o a través de los alimentos que consuma, abocándola inexorablemente al consumo masivo de fármacos para mantenerse en pie.

Se puede vivir de manera saludable sin consumir alimentos de origen animal -doy fe de ello- y realizar cualquier tipo de trabajo por duro que sea físicamente o por mucho que nos estruje el cerebro, siempre y cuando la mayoría de lo que llevemos a la mesa sea sin venenos, de agricultura biológica, siempre y cuando nos cuidemos, porque cuando mimamos y cuidamos el origen y calidad de lo que comemos, nos estamos mimando y cuidando a nosotr@s mism@s, pero de ninguna manera podemos alimentarnos de manera saludable si la base de nuestra alimentación está envenenada.

Cuando decidimos alimentarnos con alimentos sin tóxicos o con ellos, estamos eligiendo y apostando por mantener la vocación de la Tierra para seguir viva, o por aniquilarla.

* Molino del Villar, Agricultura Sin Venenos y Energías Renovables
Más artículos del autor

26J-Pacto de silencio

Pacto-de-silencio-loquesomosErnesto Rodrigo. LQSomos. Julio 2016

Pocos días antes de la jornada de reflexión, va a saltar el último gran escándalo de corrupción. Pero no era uno más. El mismísimo turbio, siniestro y fascista personaje del Ministro del Interior, protagonizaba este último episodio a escasos días de las votaciones.

El marco de la Campaña Electoral, en buena medida, fue el presente de corrupción y la futura lucha contra ella por quienes aspiraban a gobernar.
Estaba claro que este Sistema, estaba corrompido hasta la médula, y que en ningún caso, podía garantizar unos resultados objetivos, pues incluso la empresa de conteo electoral Indra, estaba manchada.

Así las cosas, a Unidos Podemos, no le quedaba otra que sacar a la gente a la calle para denunciar esta farsa de Gobierno, a sus elecciones carentes de garantías y a un corrupto Ministro, que pugnaba por el feudo de una importante Ciudad. Lo debería de haber hecho porque tenían más de cinco millones movilizados. Por responsabilidad, por respeto a la “democracia” y para demostrar a la sociedad, que la verdadera lucha contra la corrupción, empieza por no participar en una farsa, que en cualquier caso, sólo apuntala la impunidad, pues les otorga a esos delincuentes, los mismos derechos que han pisoteados, remitiendo además el mensaje, de que hagas lo que hagas da igual, pues el baño purificador de las urnas, todo lo perdona.

Por otra parte, un gesto democrático, valiente y responsable como ese, hubiera dado aliento a una parte de la abstención, quizás aburrida de vacías palabras y de grandes promesas de futuro.
Pero no fue así y se aceptó participar en su juego, carente de toda necesaria seriedad, ya muy perdida para entonces. Se aceptó continuar como si nada, enviando el mensaje de que ahora no, pero cuando gobernemos, lo cambiaremos todo y acabaremos con todo lo podrido.
No fue así. El escándalo de un Ministro de Interior corrupto ante la inminencia de unas votaciones, hubiera hecho tambalearse a cualquier Gobierno, porque pasar por alto tamaño ultraje democrático, es inadmisible para cualquier sociedad por poco digna que sea.

A penas si llenó los titulares y sirvió de arranque para los mítines en curso, pues este “detalle” no podía ensombrecer el normal desarrollo de la recta final de la campaña.

Nunca ha habido un precedente igual. Unidos Podemos debería haber sacado a la gente a la calle o al menos, pedir la abstención activa, porque esto, era ya demasiado para ser cómplices.
No lo hizo, no. El mensaje subliminal fue que en las urnas está el futuro, el cambio y la sanación de todo el pecado.

La guinda la ha puesto Iglesias, declarando que «un pucherazo electoral es impensable en un país España».

Pues se equivocan y mucho: lo llaman Democracia y no lo es
¡Que golpee y golpee hasta que nadie pueda hacerse sord@!

Más artículos del autor

Molino del Villar, Agricultura sin Venenos y Energías Renovables

Molino-del-Villar-LoQueSomos.jpgErnesto Rodrigo. LQSomos. Mayo 2016

Es lunes 16 de mayo y arrancamos la campaña de Financiación Colectiva o Micromecenazgo (Crowdfunding) con la plataforma Goteo, para conseguir hacer realidad el proyecto Pan Bio & Alojamiento Rural: El Granero del Molino del Villar

Este es un proyecto para transformar el antiguo granero del Horno, en un acogedor y eficiente Alojamiento Rural, y con él, conseguir la continuidad de esta nueva etapa de Molino del Villar, Agricultura Sin Venenos y Energías Renovables.

Son, 40 días son, 40 nada más, 40 para con-se-guir-lo

Tenemos 40 días para conseguir el mínimo del importe necesario para que la campaña tenga éxito. Si no fuera así, es decir, si en ese plazo no se alcanza el objetivo mínimo, no se os cobrará nada, ya que aunque hagáis la operación como en cualquier otro pago online, sólo si tiene éxito, se hará efectiva, y eso ocurrirá transcurridos los 40 días, si como esperamos tod@s, lo conseguimos.

Recompensas
Las recompensas, son el valor que recibirás a cambio de tu aportación, la complicidad colectiva de saber que has participado en algo justo, humano y sostenible. No son la preventa de un producto o servicio aunque recibirás el que elijas, sino una compensación y reconocimiento por el esfuerzo económico que cada persona que participa, realiza en la consecución de un proyecto solidario y colectivo.

Entre ellas, encontrarás seguro la que mejor encaje con tu momento y disponibilidad, pero recuerda que hasta dentro de 40 días no te la cobrarán. No hay mínimo ni máximo: toda piedra hace pared. Si lo que deseas es sólo ayudar al proyecto, también podrás hacerlo accediendo a la pestaña “cofinanciar este proyecto” o “cofinanciar”

ProcedimientoCrowdfunding-Molino-LoQueSomos
Lo primero es entrar en la página oficial de la plataforma Goteo donde se encuentra alojado el proyecto. Para ello, debes seguir el siguiente enlace:

https://www.goteo.org/project/pan-bio-alojamiento-rural

Una vez dentro, encontrarás el vídeo explicativo del proyecto del Granero que te invito a ver y a darle al “me gusta” si te agrada.

A la derecha del vídeo, aparece la evolución de la financiación del proyecto y de los días que restan para conseguirlo.

A continuación encontrarás toda la información detallada del proyecto en el que estás a punto de participar: Información general, Necesidades, Características básicas, Motivación y a quién va dirigido, Objetivos de la campaña de crowdfunding, Experiencia previa y equipo.

Por último, a la derecha de estos apartados encontrarás el detalle de las “recompensas” con las que podrás dar vida a este trabajo.

La primera semana es crucial
Si vas a participar, intenta hacerlo en la primera semana, ayuda mucho a que arranque la campaña.

Ayuda en la difusión
A cuanta más gente llegue esta información, tanto más posibilidades habrá de participación de personas interesadas en la iniciativa o que simplemente, puedan simpatizar con ella.

Puedes reenviar este correo, compartir en el Facebook o reenviar los WhatsApps que te lleguen.

Empieza la cuenta atrás y tu aportación, es mi permanencia.
Un abrazo y muchas gracias.

Buen Pan. Buenas Energías

Yo no me voy, yo me quedo aquí

Molino-del-Villar-LoQueSomos.jpgErnesto Rodrigo. LQSomos. Diciembre 2015

Me quedo, sí. Quieren echarme, quitarme el Pan de la boca, pero no me iré, yo me quedo aquí, peleando a un paso de mis sueños.

Llegué a estas tierras del Alto Mijares de Castellón, en el invierno de 1992, con un sueño bajo el brazo (Molino del Villar, Agricultura Sin Venenos y Energías Renovables), con un bebé que a la primavera nacería, y con su madre para compartirlos. Una mano delante y una mano detrás, con muchos amigos y amigas (conocid@s y desconocid@s), dispuest@s a empujar lo que entonces se conocía como “volver al campo”.

Horno Moruno. Artesa de madera. Manos para trabajar la masa integral, fermentada con levadura madre (lacto bacilos). Ganarnos el Pan, nuestro Pan de cada lunes, que este próximo año cumpliría 24.

Construir el Horno (la bóveda) y en torno a él, la primera fase del obrador. Acondicionar la casa, que vivía sin cristales. Sin baño, sin agua, sin luz eléctrica… Mucha obra, mucha leña y mucho huerto ecológico. Muchos kilómetros yendo a moler a Vistabella, que como José, ningún Molinero para hacerla 100% integral. Ferias Alternativas, cuando todavía lo eran. Criar dos hijos, que te recordaban que el día tiene 24 horas para ensancharlas. ¡Ay cuerpo!, cuerpecito mío, ¡qué caña te he metido! (La Bebé)

Años recuperando una Masía…desamparada, debajo de los últimos encajes de las faldas del Penyagolosa, donde la gente no marchó. La echaron el olvido y el abandono de tooodas las administraciones. Y detrás de esa gente luchadora, que cerró la última puerta abierta -la del Molino del Villar- llegamos nosotras, eligiendo apadrinar estas Montañas, sus cristalinas aguas, sus fértiles huertas, su dura roca, sus bandadas de abejarucos, sus tejones, sus buitres leonados, sus zorros, sus cabras montesas, sus verdes paisajes y a sus gentes. Gentes maltratadas, endurecidas, ásperas a veces, con las que tender puentes. Y la ciudad, de donde partimos, quedaba tranquilamente lejos, de donde no huimos, sino de donde recogimos lo aprendido y apostamos decididamente por recuperar otra manera más justa de relacionarse con el entorno, otra forma de trabajar más sana y de elaborar alimentos sin venenos, respetuosos con la Tierra y con las Personas, para demostrarnos que el futuro, empieza cuando abres los ojos por la mañana, cuando eres consciente de que hemos nacido para ser soberan@s y decidir lo que hacer, cómo hacerlo, dónde hacerlo y con quién. Casi nada, sólo han pasado 24 años.

Pero a veces, los sueños, son golpeados brutalmente y se rompen como cristales. Seguir cociendo buen pan con buenas energías para llevarlo a la mesa de otr@s, ya no va a poder ser posible en el Molino del Villar. Para las grandes empresas que fabrican lo que llaman “pan ecológico”, hacer buen pan, no es un negocio rentable, pues requiere tiempo y espacios de trabajo ocupados por más tiempo. Sustituyen la calidad nutritiva del buen Pan, por harinas refinadas que lo hacen más dócil y aparente, en vez de educar a los consumidores y consumidoras para que recuperen y se reencuentren con el verdadero sabor del Pan. En vez de levadura madre, utilizan levadura prensada o una mezcla de ambas y aditivos panarios… autorizados. Poco o nada fermentado, este tipo de sucedáneo -muy alejado del Pan Biológico y normalmente refinado- es poco saludable, por muy ecológicos que sean sus ingredientes, pues su gluten queda intacto y nuestro cuerpo, sin predigerirlo en una larga fermentación, no se maneja bien con él. Lo que sí que saben es sacar grandes beneficios, ofreciendo un producto a bajo coste, utilizando las mismas instalaciones con las que fabrican productos trastornados, fabricando “pan ecológico” cambiando únicamente los ingredientes, manteniendo la misma fermentación que con el pan basura. Y a l@s más pequeñ@s, nos matan, en un momento tan difícil como este, en el que el consumidor baja la guardia y le pesa el bolsillo vacío.

Así que, como much@s otr@s, bajamos la persiana. Pero seguiré aquí, compartiendo lo aprendido, con los Cursos de Pan Bio, con los Talleres de Construcción y Manejo de Hornos Morunos, con nuevos talleres de Energías Renovables y con el Turismo Rural Consciente y Responsable. Toca recomenzar, recoger lo aprendido, mejorarlo y tirar pa’lante.

Quieren echarme, quitarme el pan de la boca, pero no me iré, yo me quedo aquí, y os invito a descubrir este lugar, al que vale la pena llegar.

Molino del Villar, Agricultura Sin Venenos y Energías Renovables
Desde 1992 cociendo buen Pan, con Buenas Energías

Más artículos del autor

Molino del Villar
Y en facebbok

Y el pan, antes que trigo, es mano que siembra…

Pan-masa-madre-loquesomos-3Ernesto Rodrigo. LQSomos. Diciembre 2015

¡Qué lejos aquellos años en que éramos sobre todo productores y productoras!, cuando en nuestras casas -sí, en las nuestras- todo estaba al alcance de la mano y donde cada pequeña comunidad, se abastecía localmente, consumía y crecía, valorando cada pequeño rayo de luz sintetizado en cada pedacito de alimento, venerando a quien lo producía y aprovechándolo todo. Entonces, la calidad era la capacidad de los alimentos para entregar salud, y no sus formas engañosas, ni sus lazos de colores en que la hemos convertido.

Nos olvidamos de dónde venimos, y así nos va, con la salud y con todo lo demás. Hemos dejado de decidir cómo queremos que sean los alimentos que consumimos y ahora son las grandes empresas alimentarias las que a través de sus medios de manipulación, nos dicen lo que debemos y lo que no, lo que es prioritario y lo que no, lo que es calidad… y lo que no lo es.

¿Dónde queda nuestra Soberanía Alimentaria? Ahí anda, asfixiada en la basura, entre los envoltorios de lo que consumimos. Ya no hay nadie detrás de lo que llevamos a la mesa. Las caras, los nombres, toda esa cultura, se ha sustituido por una agria cultura que, implacablemente, nos presiona a través de una marca, de unas letras y de unos números que nos envenenan lentamente, que nos enferman lentamente, que nos matan lentamente, porque esta jauría de poderosos enfermos, ha hecho el negocio más grande que jamás hubiéramos pensado: ha convertido nuestras vidas en su negocio, porque alargar la vida hoy, es un tremendo negocio. Lejos de ensanchar la, de hacerla más dulce, más consciente, placentera y responsable, lo que han hecho -a nivel de salud- es meterla en un frasco de fármacos, meternos dentro… y cerrar el bote.

Envenenan nuestro medio ambiente produciendo tóxicamente lo que más tarde llevaremos a la mesa, haciéndonos olvidar que también nosotr@s somos medio ambiente, somos especie, somos Natura. Ingerimos esos tóxicos que irremediablemente nos enfermarán. Luego nos vende sus tóxicos fármacos no para curarnos, sino para alargar un estado, del que ya es muy difícil salir, escapar. Antes de que nos demos cuenta, habremos caído en una espiral de dependencia para mantenernos viv@s, porque esos fármacos, junto con los tóxicos acumulados a través de nuestra alimentación, para entonces, ya habrán atacado, deteriorado nuestros más importantes órganos vitales, y nuestra vida habrá encogido tanto, como para poder mezclarse entre las sucias monedas de los bolsillos de la sucia industria farmacéutica, que no es otra que la industria agro química que infecta la Tierra.

Uffff! Qué agobio!
Pero no todo está perdido. La agricultura biológica puede devolvernos todo lo que nos han quitado, aunque para ser just@s, tenemos que ser conscientes de lo que nos hemos dejado quitar. La Agricultura Biológica, no es sólo sustituir unos tratamientos por otros, es mucho más que eso, pues de lo contrario, más tarde o más temprano, volveremos a caer en las garras de las grandes empresas agro alimentarias, transformadas en capitalismo verde como ya está pasando. El consumo ecológico tiene que ser consciente y tiene que ser responsable, y no hay otra, o será un producto más de consumo.

Tenemos que aprender a diferenciar lo que significa apoyar a un pequeño productor, a apoyar a una gran superficie como Carrefour, o el Corte Inglés, o a una gran empresa panadera, que dedicada siempre a convencional, ahora ofrece pan ecológico. Nuestra compra a ell@s no les supone nada, pues venden ecológico sólo para tener aún más ganancias y para lavarse la cara. Para un pequeño productor o pequeña agricultora, nuestra cesta, puede significar mucho, muchísimo.

Ser consciente, es la elección responsable, aunque no sea la más cómoda. (también nos han sumergido en la vorágine de no tener tiempo y por eso parece que todo está justificado para conseguirlo).

Hay que consumir alimentos sanos, nutritivos, sin venenos y de proximidad, y seremos responsables de potenciar la Salud, devolver el equilibrio a la Tierra y de la pervivencia de la economía a pequeña escala. Son estas, razones suficientes, para empezar a dar pasos en esa dirección, por pequeños que sean.

Necesitamos recuperar nuestra Soberanía Alimentaria y necesitamos hacerlo ya.

Mañana, cuando vayas con tu cesta, piensa en ello. Piensa, pero sobre todo, actúa.

Molino del Villar, Diciembre de 2015

Más artículos del autor

Nota: El titulo de este artículo corresponde a una frase del “Canto a los caídos” del grupo musical Inti-Illimani

Indignarse no es suficiente

primavera-valenciana-loquesomosErnesto Rodrigo. LQSomos. Octubre 2015

Cavilación del que no fue un “Juicio de Faltas a policías por agresiones”

El juicio contra la policía por agresión y lesiones, ocasionadas en la encerrona de Zapadores en la Primavera Valenciana… no llegó a celebrarse, porque esta vez el Sistema, utilizó nuestros valores de solidaridad, apoyo mutuo y compromiso, contra nosotr@s.

Después de tres largos años y medio, por fin llegaba el momento con el que tantas veces había soñado: ¡verlos sentados en el banquillo de los acusados! Y los teníamos bien cogidos, con suficientes pruebas documentales irrefutables, por las que podían ser condenados… pero no fue así.

A las puertas de la sala, justo antes de entrar y dar comienzo la vista, el abogado del Estado… nos ofreció un trato: Si yo retiraba los cargos contra los dos policías que me agredieron y lesionaron, retiraban los cargos contra el resto de compañeros que iban a ser juzgados por “supuestas” agresiones y lesiones. Eso no me lo esperaba.

Esperaba el acoso del fiscal y del abogado del Estado tratando de justificar la actuación policial, por la supuesta ilegalidad de la concentración, pero no me podía haber imaginado que los tuviéramos tan pillados, que llegasen al extremo de retirar las denuncias contra cinco compañeros de calabozo a cambio de no verse sentados en el banquillo y probablemente condenados. Tenían miedo. Les daba igual retirar sus denuncias, pero una condena por agresiones y lesiones contra dos de los muchos policías que nos apalearon en la Primavera Valenciana, no querían verlo ¡ni en pintura!

Parte de los compañeros denunciados querían seguir adelante, pero aquellos que más faltas tenían, no.

¡Que mierda más grande! Estábamos todas las partes, incluso un pequeño grupo de apoyo, pero demasiado pequeño como para que los compañeros denunciados -dos de ellos por agresiones y lesiones- sacasen fuerzas para seguir con el juicio. Así que no tuve opción y retiré la denuncia para que mis compañeros -casi desconocidos- se vieran libres de cargos. Y me sentía fatal, y aún me siento fatal, porque por una vez íbamos a estampar a estos delincuentes de azul, contra el muro de la Justicia y yo decidí no hacerlo.

No deseo que nadie se vea en esa tesitura a contra reloj y tampoco pretendo que entendáis nada, tan solo comparto algo que no tenía que haber sucedido y que estoy convencido que si tan sólo un 1% de las más de 150.000 personas que tras cinco días de intolerable represión salimos a la calle para gritar ¡BASTA!, hubieran acompañado, es posible que las cosas hubieran sido de otra manera.

Y hoy la Justicia sigue ausente, quizás buscando un espacio donde caminar con dignidad, porque aquí, no se la defiende, y así nos va.

Aunque nos cubran de sal, de una manera u otra, seguiremos peleando, defendiendo, aquello por lo que existimos.

Ni olvido, ni perdón.

Más artículos del autor

Notas relacionadas:
#PrimaveraValenciana: Esta vez los acusados son ellos
Por estos golpes recibidos -nuestros golpes- pido castigo: Primavera Valenciana
Juicio a policías nacionales por agresiones
La Audiencia de Valencia reabre la causa contra 3 policías por la #PrimaveraValenciana

#PrimaveraValenciana: Esta vez los acusados son ellos

primavera-valenciana-juicio-loquesomosErnesto Rodrigo. LQSomos. Octubre 2015

Juicio de Faltas a policías por agresiones

Vamos a llamar a la puerta de varios números de la policía nacional y esta vez, son los ACUSADOS… Será el próximo martes 6 de Octubre a las 9’30h en la sala 15 (Planta B-Ciudad de la Justicia de Valencia).

Soy un trabajador autónomo, artesano del pan bio, auto-gestionado y activista. También soy padre. El viernes 17 de febrero de 2012 fui absurdamente golpeado y detenido por las fuerzas de inseguridad del Estado. Me encontraba en Zapadores pidiendo la libertad de los estudiantes golpeados y detenidos el día anterior. Era la Primavera Valenciana y los del traje azul, amparados en el anonimato de no llevar placa, salían de cacería. También mis hijos fueron perseguidos como alimañas y todavía se me arrugan las tripas recordando aquellos moratones que les cruzaban el cuerpo.
ernesto-primavera-valenciana-loquesomos
Quisieron juzgarme por resistencia a la Autoridad y desordenes públicos, pero al igual que otras causas, la mía, fue sobreseída.

Han tenido que pasar casi tres largos años y medio para que llegase este momento y sentarlos en el banquillo de los acusados.

A los de “Azul” se les imputan agresiones y demás faltas que tuvieron lugar en la encerrona de Zapadores, el viernes 17 de febrero de 2012, en el contexto de la brutal represión que sufrieron los estudiantes en Valencia, reprimieron a la Primavera Valenciana…

…Se les va a juzgar.

El simple hecho de que tengan que dar explicaciones, ya es un paso para que algún día, se depuren las verdaderas responsabilidades políticas y policiales.

Nuestros derechos han de protegerse por todas las Instituciones, iempre y en todo momento.

¡¡¡Seguimos y seguiremos!!! Ni olvido ni perdón!

Este martes, damos un paso hacia adelante.
¡Sin miedo por nuestras libertades!

¡Recuerda! martes 6 de Octubre a las 9’30h en la sala 15 (Planta B-Ciudad de la Justicia Valencia).

Más artículos del autor

Notas relacionadas:
Por estos golpes recibidos -nuestros golpes- pido castigo: Primavera Valenciana
Juicio a policías nacionales por agresiones
La Audiencia de Valencia reabre la causa contra 3 policías por la #PrimaveraValenciana