Colita, mirada sin tiempo

Estrechas calles adoquinadas, hombres con sombrero, caballos y carros de arrabal, puestos callejeros de mercados sin nombre, viejos seiscientos, gitanos bailando y riéndose de la vida y sus desdichas, payos encorbatados soñando con las turistas que invadían nuestras playas

Leer más