Las palabras no son inocentes

Las personas son un elemento de la ecuación que incomoda al estado español. Las personas que quieren decidir sobre su propia forma de gobierno apuntan de forma directa a la idea de democracia que es, precisamente, aquello que el gobierno español dice que está amenazada. Conjurar esta contradicción empuja al estado a convertir a esas personas en cosas manipuladas

Leer más