318 muertos y el cuento de la Transición Española

318 muertos y el cuento de la Transición Española

Por Javier Sáenz Munilla*

“Un libro imprescindible para recuperar las huellas de l@s represaliad@s durante la Transición”. Pablo Iglesias.
En la solapa de Imborrables. Las víctimas de la Transición (1976-1983). Luis Puicercús. Muñoz Moya Editores

Vuelve Luis Puicercús, Putxi, con un nuevo libro, y van 11, el cuarto que entra a fondo como los anteriores en el arduo tema de la memoria histórica y, de nuevo, sobre la base de una amplia y detallada documentación y un aporte valioso: La Transición fue, también, sangre del pueblo. Nada menos que 318 muertos que Putxi cita uno a uno, cuenta cada caso y, en la mayoría incluye su fotografía.

“Después de la Transición nos contaron la milonga de que había sido ejemplar, modélica y pacífica. La realidad fue otra distinta. Porque la historia oficial de la Transición la escriben los vencedores. Pero existe otra historia que está llena de mentiras, guerra sucia, corrupción y crímenes de Estado. Y esos crímenes los pagan los trabajadores, el pueblo, con sus vidas. Y ellos son los protagonistas de este trabajo. Mi obsesión era poner los nombres, las caras a las víctimas abandonadas de la Transición”.

Luis Puigcercús insiste varias veces en esta entrevista en que a esas víctimas se les debe un homenaje público y que “Imborrables” es su colaboración a ese homenaje colectivo que reclama.

Putxi se estrenó en el terreno de la memoria histórica con “Propaganda Ilegal”, en el que relataba su experiencia de lucha en el PCE-ML/FRAP y su paso por la cárcel de Carabanchel y otros penales. 10 años después, en 2022 salió “Presos del franquismo”,  que tuvo una segunda edición en la que incluyó una lista de nada menos que 14.000 presos y presas del tardofranquismo.

“Desde que entré en la cárcel me propuse no olvidar lo que estaba viviendo y por eso recopilé y escribí ese Propaganda Ilegal y como tenía mucha documentación, trabajé el libro en el que documenté los 14.000 casos. Un trabajo que debía haber sido financiado, investigado por el Estado y que hice yo y ese trabajo que abarcó hasta el 76, me llevó a trabajar en este Imborrables, que va del 77 al 83. El título indica mi interés y mi deber de contribuir a que esos nombres que yo cito, esas personas no deben ser olvidadas, esos nombres no se deben borrar. Y la portada del libro creo que lo deja bien claro.

“Imborrables” contiene, además de los nombres de las víctimas, una detallada lista de las organizaciones criminales que durante esos años, junto a las fuerzas policiales, provocaron al menos 318 muertos.

“Básicamente los autores de esos 318 crímenes fueron las fuerzas de seguridad del Estado, la policía, y los grupos paramilitares, fascistas, llámese como se les llame. Muchos de esos crímenes se produjeron en manifestaciones; dispararon a matar. Al aire, decían. A matar. Y los paramilitares en connivencia con el Estado.

Y luego hay un aspecto de la represión que yo señalo y son las víctimas del gatillo fácil, un término que se acuñó por esos años. ¡Lo fácil que lo tenía la policía para disparar! Cosas tan sencillas como que te daban el alto en un control y, sin que parases aun, te mataban. Y en estas 318 muertes no hay sólo gentes de izquierdas, de militantes. También incluyo a los asesinados por robar un coche, raterillos, gente que mataron ya en la cárcel. Hay un caso curioso, de un preso que dijeron que se suicidó bebiendo salfumán. Claro: ¿cómo consiguió el salfumán? Son asesinatos puros y duros y hay unos cuantos”.

Putxi incluye en los 318 crímenes los casos de miembros de ETA y de los GRAPO, ultimados por las fuerzas de seguridad, que en otros recuentos no aparecen. Y hay un capítulo dedicado a los casos dudosos, una docena, que en otros recuentos figuran como víctimas de la represión y que el autor, después de contrastar fuentes, prefiere difundir otras versiones que hablan de accidentes o de suicidios.

‘Imborrables’ incluye además una serie de artículos en los que personas vinculadas a la lucha por la memoria histórica aportan también sus conocimientos sobre otros aspectos de la Transición, como el uso habitual de la tortura o la gran operación de blanqueo del franquismo. Y el autor señala claramente con una sucinta biografía de cada uno de ellos a los altos responsable de la guerra sucia: Fraga, Martín Villa, Ibáñez Freire, Juan José Rosón o José Barrionuevo.

Relata Putxi cómo, con la publicación de uno de sus libros le llegó la oferta de una subvención oficial, que rechazó. “Es la gente la que subvenciona mis libros, comprando los libros. Las subvenciones no son gratis, tienen precio. Yo no quiero subvenciones. Yo escribo para llegar a la gente. Comencé a militar en el 68 y sigo militando. No en un partido. Milito haciendo libros.”

* Miembro del Colectivo LoQueSomos. En Twitter: @pepitorias
Más artículos del autor

Comparte este artículo, tus amig@s lo leerán gratis…
Mastodon: @LQSomos@nobigtech.es Telegram: LoQueSomosWeb
Twitter: @LQSomos Facebook: LoQueSomos Instagram: LoQueSomos

LQSomos

2 thoughts on “318 muertos y el cuento de la Transición Española

  1. Un error más que lamentable, muy triste: en la página 272. La foto no corresponde con José Vicente Casabán Sena… le de la foto es José Ignacio Fernández Guaza, el asesino confeso de Arturo Ruiz, un criminal fascista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.