4 – 6 de enero: correspondencia de cuarentena

Luz Modroño*- Enriqueta de la Cruz*. LQS. Enero 2021

Entrega 28 de este hilo de la correspondencia entre Luz y Enriqueta, un hilo epistolar rojo, republicano, que es de hablar claro. Volcando ahí de forma personal sus observaciones, inquietudes, deseos de colaborar con lo que saben hacer, aquí nos comparten este mundo epistolar creado entre ellas dos

VOZ DE ENRIQUETA
4 de enero

Buenas a primeros ya de enero de otro año que deseo sea mejor.

Empiezo apabullada por las sinrazones que se publican y con las que pretenden distraernos. Sigue el rollo de los militares fachas y ahora los obispos quieren solo el pudridero de sus cementerios oponiéndose, como si fueran ellos los que mandan en nuestra muerte también, a las incineraciones, actos de recuerdo posmorten fuera de las iglesias y ni siquiera dejan que las cenizas se queden en las casas. ¡Pero qué chalados! Yo me esparciré por donde me dé la gana, por decirlo suave.

Parece que nos han leído y se encabronan.
No, es por lo de la muerte digna.

Yo he aprovechado estos días el sol y las ganas de no cruzarme con nadie -y menos con obispos- para adentrarme en las Alpujarras que miran a Almería, aún granaínas. Y fui al pueblo del hispanista Brenan (donde vivió varios años, vaya), que siendo muy bueno por su Laberinto español, preñó a una moza en Yeguen y la lío un poco, como típico señorito. Es un pueblo encantador, perdido del mundo aún hoy, con sus paseos llenos de chorros de agua, fuentes y demás, totalmente rural. Se caen las naranjas al suelo, se ven los pocos chumbos que no están enfermos, se divisan las montañas y montes preciosos, se respira que da gusto. Y bueno, cada día me enamoro más de esta tierra aunque tengo ganas de ir a Madrid y verte y ver a mi gente.

Y por otra parte, en ningún mundo se está libre de envidiosos, intolerantes, fascistas y asesinos porque nunca olvidar que fue en Granada y por la mano de algunos de sus hijos donde se asesinó la palabra, la poesía, a Lorca. Y lo dice magníficamente la autora Antonina Rodrigo, que la madre del poeta renunció a pisar más por aquí.

Claro, yo en mis caminos busco a gente muy distinta a esos asesinos. Y voy echando miguitas mágicas de otras tendencias positivas. Tenemos que desandar los caminos del odio y la podredumbre y revitalizar el mundo.

Y qué bien que aún queden sitios donde no te dé ni la tentación de leer sandeces.
Mi profesión está muerta matá. Ni investiga, ni nada: todo opinión y desinformación, salvo excepciones que con unos cuantos dedos de una mano, bastan. Qué pena. Yo lo sufro horrores y es que estamos en otra guerra fría cultural, política, militar… Ay. Decía Nietzsche que política y cultura son agua y aceite, incluso Estado y cultura y que cuando una caía en picado la otra florecía. Pues, como la política está para echarla a los cerdos, espero que el pensamiento cultural renazca desde este lodo pa ranas.

Ahora quieren meter en la cárcel al rapero Hasel con tres acusaciones; por currar y decir lo que quiera. No meten en la cárcel al monarca, por oprimirnos malamente y dejarnos sin blanca. Y en el mundo, Assange ya ves, en vez de hacerle un monumento como el de La Libertad. Pero, claro, ahora ni se sale en masa como antes ni se escribe. Digo a un amigo que por qué no hay movilizaciones por el rapero; ahora. Me contesta que las hubo y cayeron en saco roto y que la lucha continúa. Debe andar en alguna cueva profunda… En fin… Es que donde tienen que caer algunas cosas que crean los sacos rotos es en la cesta de las cabezas cabroncetas.

Desde luego, peor no podemos ir. También es casualidad que redescubriendo a Nietzsche, del que se han dicho las mayores burradas, achacándole ser el inspirador del nazismo (qué poco se leen los originales y qué arteramente se nos da todo torcido para confundirnos…), pues que me encuentre con cuánto se empeñó uno de mis autores preferidos (Mann don Tomás, el de la Montaña Mágica) en aclararlo. Y a estas cosas me dedico porque dimito de seguir atendiendo bobadas y una vez desintoxicada de la Navidad que te encuentra aunque sobrevivas a base solo de caminatas y tres mandarinas, pues renazco a interesarme de otras cosas que quiero compartir. Estoy en un programa llamado El Llavero, difundiendo literatura, porque es muy bueno. Me borro de leer nada de medios que censuran o están con tal o cual opción, tanto que renuncian a escuchar las razones de los otros. Sigo mi lucha republicana por honor y vergüenza y paso de los cómplices lavarégimen, y de los malísimos asuntos que quieren complicarnos absolutamente.

Pido al año reflexión y acción hasta lograr que la gente tenga en la mano sus derechos reconocidos y fuerza para conquistar tantos que faltan por reconocer; se eviten las guerras y haya paz. Por cierto, vi Diamantes de sangre que sobre el periodismo de lloro y mojigatería y el otro bueno que va a la raíz de las cosas, dice mucho y sobre el negocio con personas y las hipocresías y alimentos que hay a esto, también.

Y por último: la vacuna. Desde la Coordinadora anti privatización de la Sanidad se difunde este análisis que dejo en el enlace: http://loquesomos.org/pfizer-biontech-acerca-de-la-vacuna/

Son consideraciones importantes y que comparto, pero falta a la opinión pública información de primera mano, científica, que nos explique bien y claro qué pasa, centrándose en estas vacunas, los riesgos y con conocimiento profundo de las mismas y creo que hay que buscar a los expertos y dar a conocer qué dicen, es imprescindible cuando se va a imponer la vacunación de una forma u otra y cuando siguen actuando con nuestras vidas. Hay que actuar en estas cosas, no ser de esos que aplican el protocolo y punto, de esos ovejunos que admiten cualquier cosa (hasta a los negacionistas). Y lejos de la política que lo impregna todo con sus intereses.

Amiga: Abrazo, feliz año, rebeldía, alegría, salud y conocimiento.

VOZ DE LUZ
6 de enero

Se tambalea la democracia, Enriqueta? El sistema menos imperfecto de cuántos el ser humano ha inventado para intentar convivir en estas jaulas de grillos que son nuestras sociedades tiene los días contados? Se veía venir, no obstante. Las amenzas de Trump, su discurso incendiario, sus bravuras, su poco comedimiento y, sobre todo, esa negativa, esa enfermiza incapacidad para asumir que ha perdido. Aún recuerdo el día que ganó. El mundo se asustó. Es un ser poco previsible, lleno de un discurso intransigente, misógino, racista, bélico… y todo cabía esperar. Afortunadamente, no le dio tiempo. Otros cuatro años hubieran sido terribles. Pero, convencido de su poder había sido incapaz de prever la derrota. Es el primer presidente americano que no repite legislatura.

Pero lo ocurrido no es sino la manifestación de un bipartidismo declinante y caduco que lleva años forjándose. No olvidemos los escándalos protagonizados por la Casa Blanca (Nixon), el asesinato de Kennedy, las intervenciones –léase, golpes de Estado en tierras ajenas- en terceros países, de largo y vergonzoso listado y con graves consecuencias tanto para el propio país, no olvidemos el atentado de las Torres Gemelas, como para los países intervenidos y ahí no podemos olvidar las guerras que EEUU tiene abiertas contra una importante parte del mundo desde Afganistán a Siria. Todo ello ha ido propiciando y a lo largo de los años una confusión terrible entre legalidad y legitimidad que está en el fondo de ese ataque furioso y descontrolado de una población altalmente vulnerable, como se ha visto. La inmadurez de la sociedad americana parece endémica. Una país con más armas que habitantes. Y cuando las armas están en manos de gente poco madura y de comportamiento visceral todo cabe esperar. En definitiva, EEUU padece desde hace años, una profunda crisis a todos los niveles, económico, social, gubernamental, democrático… Se veía venir, pues, Enriqueta. Era previsible que algo así pudiera estallar cualquier día entre ellos mismos. El problema ahora es prever cual será el próximo escenario. La cita es el 20 de enero. Pero, ¿acabará todo ahí?

Es difícil contestar hoy a esto. Lo ocurrido en EEUU no permite adelantar respuesta alguna. Hechos extremadamente graves saldados con la muerte de cuatro personas y varias decenas de heridos han puesto en jaque no solo a este país sino al mundo occidental al completo. Ya nada volverá a ser como antes por mucho que, para salvarnos, intentemos en unos días reducirlo a un hecho aislado. No lo ha sido. Por el contrario, ha sido la culminación de una política representada en este ser visionario y demente que es Trump y una democracia enferma, en la que la diferencia con el otro partido son cada vez menores. Un ser, no obstante, votado por varios miles de personas. Y ahí está, en mi opinión, el meollo del asunto. Un ejército de votantes le han apoyado con su voto, y refrendado sus actos demenciales. Un ser que es un espejo para muchos otros líderes que actúan impunemente, creando crispación permanente, llamando a la violencia, entorpeciendo la propia gobernanza del país en el que actúan.

El asalto al Capitolio, es el hecho más grave, políticamente hablando, que ha ocurrido en las democracias actuales. Terrorismo en estado puro. Un golpe de Estado impulsado por un demente incapaz de comprender el significado semántico de una palabra. Sobre estos hechos, solo cabe la actuación rápida y contundente de la justicia. La ciudadanía, incluso una parte de los propios han condenado los hechos. Si la justicia no actúa, y es muy preocupante ver la lentitud con la que la policía actuó dentro del Capitolio, la democracia habrá recibido el mayor golpe nunca asestado.

Muy grave el asunto, Enriqueta. Mucho en juego. EEUU no es una pequeña República habanera (en las, por otra parte, tanto intervinieron), es el centro del mundo occidental, una imagen en la que se siguen mirando el resto de países. Este golpe de Estado en el corazón de EEUU, pretendiendo cambiar los resultados electorales, es, por otra parte, el resultado de una tolerancia mal entendida y sobre lo que ya hemos hablado en alguna ocasión: las organizaciones parafascistas no tienen cabida en una democracia, simplemente porque la ponen en peligro constantemente, porque la sitúan en jaque permanente. En el fascismo no cabe nadie, por definición es excluyente, no caben ni sus propios simpatizantes.

La reacción en España de VOX y algunos representantes del PP, nada menos que su secretario de organización, debería alertarnos y ponernos sobre aviso. Nuestra democracia, que ya no es tan joven, está siempre en la mira de los que no entienden eso del respeto a las mayorías y de que la convivencia ha de pasar, necesariamente, por el asumir la voz de las urnas. A ver si creen que cuando en las urnas salen ellos vencedores nos gusta a nosotros. El Congreso debería tomar buena nota de ello.

No nos falta a los españoles memoria de sus consecuencias. El triunfo de la polarización lo ha llamado Fernando Berlín. El fascismo trabaja agazapado y crece dentro de las sociedades cómo una ponzoña extremadamente peligrosa de tal manera que, cuando se quiere reaccionar, ya es tarde. El asalto violento al Capitolio ha fracasado pero ahí queda, cómo una semilla escondida y latente. La distopía está servida. El asalto ha fracasado está vez. Trump pide a sus seguidores que estén quietos hasta el 20 de enero. Y la pregunta que me hago es inevitable ¿Qué más tiene qué pasar? ¿Qué pasará ese día? La única respuesta para parar la inevitable inquietud sería que este tipo impresentable fuera destituido y encarcelado. Pero me temo que no se va a hacer ni una cosa ni la otra y no podemos ignorar que haya el 20 de enero, Trump sigue siendo el Presidente de los EEUU de América.

Y los militronchos que alentaron el golpe de estado en forma de “defensa” -cuan viejas y rancias resultan esas palabras- de nuevo se dirigen al rey y de nuevo -cómo Trump ha hecho continuamente- de nuevo siguen con declaraciones, ahora afirmando que su actuación ha sido amparada en la libertad de expresión. Cuánto cinismo, cuánta burla hacia la democracia encierran esas palabras, Enriqueta. Se burlan de nosotras y seguimos sin responder. Es un error no contemplar esto con la seriedad que requiere cómo lo es todo el cúmulo de chistes que giran en torno a ello quitando relevancia e importancia al asunto pero dejándolo ahí. No me gustan esos chistes y no me gusta la trivialización de esas situaciones. Me parece extremadamente peligroso porque detrás está la familiarización y la relatividad del ataque, la edulcuración de un peligro latente. Las palabras no son nunca inocentes, querida Enriqueta.

En otro orden de cosas, ya han comenzado las vacunas. Con desigual fortuna y mayor vergüenza. En Madrid, sido se declara incapaz de su gestión y propone su externalidades. Un paso más para la privatización de la sanidad madrileña. Un paso más hasta que lo consiga.. y me pregunto si no estarán ya marcados los plazos. Y si estos plazos no serán antes de que su legislatura termine. Una observación mínima pero detallada no deja lugar a dudas. Y de nuevo vuelvo a preguntarme por qué no nos defendemos. Y temer que, cuando lo hagamos, ya será tarde.

La vacuna contra el covid es una vacuna solidaria, administrada a cargo del Estado. Salvo en Madrid, ya ves. Donde se aprovecha el mínimo resquicio para el enriquecimiento. Si la vacuna es gratuita decimos que no podemos gestionar su administración y, en vez de dimitir por incompetencia, privatizo. Ahí lo dejo. Me llegan noticias de las broncas permanentes en la Asamblea. Pero ¿de qué sirven si son mayoría y va a aprobarse lo que quieran?

Y me veo obligada a volver a alzar mi grito contra la violencia y los asesinatos contra mujeres. Una pandemia para la que parece no haber vacuna pero una pandemia que no deja de matar. Qué ocurre para que esta lacra tan grave siga así, no hay miedo? No hay espanto? Nos imaginamos que en lugar de ser mujeres fueran bomberos o jueces? Más de mil quinientas mujeres asesinadas. Si más de mil quinientos jueces hubieran sido asesinados, ¿qué pasaría? Es cierto que se ha avanzado, que se siguen elaborando leyes y que las últimas llegarán pronto al Parlamento para defender a las mujeres y sus hijos de la VG (Violencia de Género) pero echo de menos medida contra los asesinos.

Y, en esta línea, debemos felicitarnos por el éxito en Argentina del derecho al aborto. Después de una larga y dura guerra de las mujeres allí, por fin, lo han conseguido. Día de fiesta y felicitaciones para todas. Porque el avance en cualquier lugar del mundo de nuestros derechos es un triunfo más para todas. El feminismo tiene esa magia exclusiva.

Escribo esto con los hechos recientes, temiendo que, cuando vea la luz ya habrán ocurrido muchas cosas, ya podremos tener una visión más amplia y general sobre estos hechos tan profundamente inquietantes.

Ver las entregas anteriores, Correspondencia de Cuarentena, clic aquí

* Las autoras de la correspondencia:

Luz Madroño es profesora de Historia en Secundaria, es doctora en Psicología, psicóloga, por tanto, que también que en estos momentos echa una mano al que puede y necesita; es activista social, trabaja por los derechos humanos a pie de obra y recientemente ha llegado de Lesbos, en ese lugar donde los refugiados se debaten entre el vivir o vivir, porque hay que sobrevivir, porque llegaron de un infierno para meterse en otro, pero no se rinden. También Luz está vinculada a la UNESCO desde su presidencia del Centro en Madrid, donde organiza estupendas jornadas. Feminista, mujer de mundo, honesta… Y mucho más.

Enriqueta de la Cruz, es escritora y periodista. Cinco novelas publicadas enraizadas en Memoria Histórica, presente y nuestro futuro. La última: Despertando a Lenin, de reciente aparición y dos libros de conversaciones con el republicano y ex presidente del Ateneo Científico, Literario y Artístico de Madrid, César Navarro, psiquiatra, humanista, políglota y sobre todo, buena y culta persona. La última, Tiempos de plomo y ceniza, acaba de salir de imprenta. Colaboradora en LoQueSomos y otras Web alternativas, enormes grupos de gente imprescindible, a la que admiro por ser luchadora, comprometida.

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar