¡Circulen! aquí no pasa nada

No pasa nada

Por Lilith Rojo*. LQSomos.

Es este un reino, de mucho cuento, en el que no dejan de sucederse hechos delictivos y luctuosos a toda máquina de triturar derechos, sin consecuencia alguna. En cualquier otro lugar tanto acontecer de sísmica vergüenza haría temblar sus cimientos, hasta en aquellos que son objeto de la sorna de racistas y xenófobos, esos que se congratulan de su historia de colonización y muerte, los patriotas de la solución rojigualda como principio y final. Pero Spain is different, ya lo dijo en 1960 Fraga, un fascista que ha pasado a la historia como buen demócrata, como tantos otros fascistas, pura marca España.

Cada día se producen varias noticias terremoto con epicentro en la corrupción nacional ante la percepción general de normalidad, gracias a la desinformación de los medios de comunicación, que mantienen narcotizada a las masas en la calma chicha de sus sofás. Noticias que podrían generar artículos de profundidad capaces de hacer tambalear la decadente y carcomida estructura democrática del estado español, si fueran difundidos en pie de igualdad con las noticias a favor de obra del sistema. En el falso estado aconfesional español los milagros solo existen para los que siempre se sentaron con puro y copa en los sillones del casino. Aquí ya ni notamos las ondas de choque de la doctrina del shock a la que estamos sometidos. Los felices infelices son mecidos por las olas de mentira y tergiversación, acunados por los cantos de sirena de los altavoces mediáticos. Da igual lo que se destape, da igual la gravedad del asunto, todo tiene bastarda justificación, que los salve del hundimiento. Sin pecar de inocente optimista diría que tiempo atrás las noticias que nos asaltan hoy hubieran escandalizado bastante más al personal, igual hasta se hubiera salido a la calle para algo más que tomar una cerveza en una terraza. Quizá solo sirviera para paliar los daños estéticos del desastre, pero al menos salvaría la cara de la inexistente ética actual.

Si tiramos de la hemeroteca de estos últimos meses podemos constatar que el nivel de inmundicia, inversamente proporcional al nivel de los embalses vaciados por los ladrones de las hidroeléctricas, podría haber ahogado a todos los estamentos del estado, si no tuvieran una capacidad heredada, desde más allá de la dictadura, para flotar sobre cualquier densidad. Aquí la escandalera se ha convertido en un factor episódico, carne de tira cómica crítica, en un calcetín agujereado de tanto darle la vuelta. El estado español podría protagonizar un anuncio institucional de papel de cocina absorbente bajo el eslogan lo resiste todo, sin, por una vez, faltar a la verdad.

Todo esto bajo el signo del gobierno más progresista de la historia comandado por los que permitieron, que en lo sustancial, nada cambiara durante cuarenta años. Un gobierno que sigue apuntalando un sistema mortalmente enfermo, prolongando nuestra agonía.

Mientras la película “Prebendas, mentiras y cintas de audio” busca colocarse en la lista de las más taquilleras sin lograrlo, se ha dejado tirados a los saharauis, se ha vuelto a matar en la frontera entre congratulaciones presidenciales, se ha organizado una cumbre de tambores de guerra mancillando al Gernika, se ha incrementado el gasto militar en medio de una inflación galopante, mientras se incrementan los beneficios de quienes nos estrangulan impunemente.

El Roto

Impunidad de bancos, de empresas energéticas, de empresarios de comisión y pelotazo, de jueces facilitadores y prevaricadores, de policías que trabajan reciclando la basura de los de arriba convirtiendo la democracia en un vertedero donde enterrar a los de abajo, incluso a aquellos que aplauden a quienes les sepultan en la mierda. Mientras tanto el taquillazo del año sigue siendo el drama protagonizado por el bufón de la corte yanqui “Intereses de guerra: ellos la hacen, tú la pagas”, una cínica excusa para justificar la involución y vasallaje de Europa. Pero según la progresía debemos perdonar estos pecados porque la alternativa es un viaje al centro del insaciable agujero negro del fascismo tras una victoria nada lejana de PP y VOX. Diferentes perros con el mismo collar, que el capitalismo neoliberal ha sacado a pasear por una Europa felpudo del patio trasero occidental de Estados Unidos.

Quemados ante el suma y sigue de tanta noticia de extrema gravedad, que no logra cambiar absolutamente nada. Sofocados por la falta de ética y dignidad de las instituciones del estado. Abrasados por la explosión del oscuro sol de la corrupción que lo invade todo. Inflamados ante tantas mentiras que nos escupen a la cara para explicarnos que llueve. Somos muchas y muchos los que corremos el riesgo de arder involuntariamente por combustión espontánea. Solo espero que nuestro fuego sea capaz de encender la mecha mojada por un estado indecente, que arrasa con libertades y derechos entre amenazas, golpes y multas. Y mientras los termómetros atmosféricos suben por culpa del cabreo de un planeta tan maltratado como sus moradores, el líder sindical de cabecera del socio mayoritario del gobierno nos invita a disfrutar del verano, se le olvidó añadir aquellos que puedan. En la fábula del capital nos quieren hormigas a su servicio al tiempo que cigarras despreocupadas a su conveniencia, cigarras que, de seguir cantando las trovas mentirosas del amo, morirán a las puertas del invierno sin alcanzar palacio alguno.

Más artículos de la autora

Síguenos en redes sociales… Mastodon: @LQSomos@nobigtech.es Diaspora*: lqsomos@wk3.org Telegram: LoQueSomosWeb Twitter: @LQSomos Facebook: LoQueSomos Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar