El circo Borbón

Patxi Ibarrondo*. LQS. Diciembre 2020

En este viejo país, tan maltratado por la histeria de su historia, estamos instalados en un «delirium tremens». Ahora han salido del armario de alcanfor unos forofos de Franco.

Amenazan fuerte. Fusilamientos goyescos. Los energúmenos apelan al rey. El rey no se pronuncia. El padre del rey, su antecesor en la jefatura del Estado, se dio un autogolpe militar, que se resume con las siglas 23-F.

Se vio obligado a abdicar por el escándalo de sus cacerías y otras incontinencias.

A partir de ese momento de abdicación, se ha pateado el Código Penal en su exclusivo beneficio económico.

Sin embargo, el Emérito con sueldo oficial tiene una especie de bula «eludefiscales».

A pesar de sus tropelías, nadie osa sentarle en el banquillo de los acusados.

Se quiebra así un principio básico de una democracia: Todos somos iguales ante la ley y la justicia.

El Emérito opta por poner pies en polvorosa.

El ex rey está en rebeldía, o sea, en busca y captura como un delincuente cualquiera.

Lo inverosímil del caso es que el rey actual del escombro español es el hijo primogénito (por ser varón) del fugado. Le llaman Felipe VI. El que se la envaina. El protagonista de un silencio cínico que lo cubre todo con una gruesa alfombra palaciega.

– Ilustración de J.Kalvellido

Más artículos del autor
* LQSomos en Red

Síguenos en Facebook: LoQueSomos Twitter@LQSomos Telegram: LoQueSomosWeb Instagram: LoQueSomos

Deja un comentario

Nos obligan a molestarte con las "galletitas informáticas". Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar